Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los jóvenes concentran el 70% de los despidos por COVID-19

Organizaciones de la sociedad civil expusieron que durante la pandemia a los jóvenes están padeciendo la mayor carga de despidos.
mié 17 junio 2020 12:43 PM
Jóvenes COVID
De los empleos formales registrados ante el IMSS que se perdieron en marzo, el 70% fue de jóvenes de hasta 29 años de edad.

Siete de cada 10 personas que perdieron sus empleos formales por la crisis sanitaria eran jóvenes. Así lo señalaron organizaciones de la Alianza Jóvenes con Trabajo Digno, quienes afirmaron que antes de la epidemia la situación era complicada para este grupo de población, pero ahora, con el COVID-19, la brecha se hizo más grande.

Los expertos reconocieron que Jóvenes Construyendo el Futuro es un paso para la inclusión económica de este grupo, pero no es suficiente ante el reto de crear al menos un millón 200,000 empleos cada año, que son los que aproximadamente se necesitan.

Publicidad

Andrea Méndez, directora de Fundación Forge, explicó que la inclusión de los jóvenes en la economía es indispensable para detonar crecimiento, superar la pobreza y romper la espiral de criminalidad y violencia; sin embargo, fue a los jóvenes a los primeros que corrieron durante la pandemia.

De acuerdo con datos citados por el colectivo en conferencia de prensa virtual, de los empleos formales registrados ante el IMSS que se perdieron en marzo, el 70% fue de jóvenes de hasta 29 años de edad. Si bien la tasa de desempleo a nivel nacional se elevó a 34% en abril, para los jóvenes fue de 41%, mientras que para los no jóvenes (30-64 años) se registró en 28%.

Daniela Dorantes, directora de Servicios a la Juventud (SERAJ), comentó que cargar mayor costo de la crisis para las y los jóvenes compromete negativamente el futuro y el presente, pues incluso antes del COVID-19 y de la crisis económica que derivó, la mayoría de las y los jóvenes que trabajaban carecían de salario suficiente, de contrato estable y de afiliación sindical.

De acuerdo con datos del Observatorio de Trabajo Digno de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, antes del golpe económico derivado por el COVID-19, 9.4 millones de jóvenes ocupados (67%) carecían de ingreso suficiente para cubrir el costo de la canasta básica de una familia de dos personas; otros 9 millones (61%) carecían de afiliación a la seguridad social por su trabajo, y 7.5 millones (63%) con empleo asalariado, no contaba con contrato estable, entre otras situaciones de precariedad.

Publicidad

Insuficiente, Jóvenes Construyendo el Futuro

Para paliar la crisis de empleo por el COVID-19, el presiente Andrés Manuel López Obrador prometió la creación de dos millones de empleos, entre los que se incluyen las becas de Jóvenes Construyendo el Futuro.

María Ayala, de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, expuso que si bien es un primer paso porque apoya a jóvenes sin empleo y fuera de la escuela no es suficiente para la cubrir los 1.2 millones de empleos que se requieren cada año, y que con la epidemia de COVID-19 se incrementará la demanda.

El programa como política de empleabilidad para jóvenes es positivo; pero de ninguna manera es suficiente ante el reto inmenso de crear al menos un millón 200,000 empleos cada año.
Rogelio Gómez Hermosillo, Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

Para atender la situación, Tere Lanzagorta, directora de YouthBuild México, señaló una serie de medidas para abrir oportunidades y lograr la inclusión económica de los millones de jóvenes que hoy están excluidos, entre ellas el Ingreso Vital.

“Apoyamos a las organizaciones civiles y legisladoras que proponen crear un ingreso vital, de emergencia y temporal para quienes perdieron sus ingresos en esta crisis. Millones de jóvenes podrían evitar los riesgos derivados de esta etapa de desempleo si reciben un apoyo temporal mientras pueden regresar a trabajar”, aseguró.

Publicidad

Asimismo, comentó que se suman a la propuesta de académicos, sociedad civil y organismos empresariales para que se otorgue un subsidio parcial a las empresas para evitar despidos, así como enfocar mejor el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro para que llegue a jóvenes con mayores obstáculos y que la formación que reciben sea relevante para conseguir un trabajo y lograr su inclusión económica.

La especialista hizo un llamado a las empresas y entidades empleadoras para no cerrar oportunidades para la inserción laboral de jóvenes y que se abran a la energía, al talento y al potencial de este grupo, y que cumplan con los derechos laborales ofrezcan mejores condiciones de trabajo.

Rogelio Gómez Hermosillo, de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, recordó que estamos viviendo tiempos difíciles y grandes incertidumbres y que habrá dificultades económicas para las que se van a requerir nuevos y mayores esfuerzos para crecer y generar empleos en México y en el mundo.

"Sin embargo, no podemos dejar de lado principios y certezas que eran ya vigentes, y que ahora se vuelven más urgentes aún por la crisis. No podemos olvidar que la inclusión económica de jóvenes es condición indispensable para un crecimiento sostenible y con equidad", dijo.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad