Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Elecciones en Hidalgo: el reto de vencer el abstencionismo

Entre la falta de propuestas de los partidos, el nulo respeto de los protocolos sanitarios en campañas y el hartazgo hacia la clase política, saldrán a votar este domingo los hidalguenses.
dom 18 octubre 2020 06:30 AM
elecciones hidalgo
Este 18 de octubre, aparecerán los nombres de 51 candidatos independientes que obtuvieron su aprobación.

En medio de la emergencia sanitaria del coronavirus COVID-19 que afecta al país, en el estado de Hidalgo se elegirán este domingo a presidentes municipales de 84 ayuntamientos, un proceso que tiene el reto de vencer el abstencionismo.

Este proceso electoral ha estado marcado no solo por el contagio de cinco candidatos de SARS-CoV-2 y la muerte de uno, sino también por la falta de propuestas, el nulo respeto de los protocolos sanitarios durante las campañas, el hartazgo hacia los políticos y el desgaste del electorado, coinciden los politólogos e investigadores Alfredo Alcalá Montaño y Sarkis Mikel Jeitani Jeitani.

Publicidad

“Ninguno de los partidos cuidó los reglamentos de salud, todos salieron a la calle, no respetaron ni sanas distancia, ni el uso de cubrebocas, por eso la gente está molesta”, señala Jeitani Jeitani, presidente del Colegio Libre de Hidalgo.

En tanto Alcalá Montaño, presidente del Colegio de Ciencia Política y Sociales de Hidalgo, recalca que se necesitaba lo mejor de la clase política en Hidalgo con campañas novedosas, que se utilizara la tecnología y las redes sociales para hacer llegar las propuestas a la gente.

Lo único que tuvimos fueron las campañas tradicionales de siempre sin siquiera cuidar los protocolos sanitarios”.
Alcalá Montaño.

Montaño insiste en que a pesar de que el proceso electoral duró casi 150 días, debido a la emergencia sanitaria, desde el inicio de la contienda hubo irresponsabilidad de los partidos en el registro de las planillas ante el Instituto Estatal Electoral de Hidalgo (IEEH), las cuales estuvieron llenas de cambios a última hora e impugnaciones.

Publicidad

El abstencionismo, el reto a vencer

Ambos investigadores coinciden en que el mayor reto en este proceso electoral será vencer el abstencionismo.

El mayor reto en estas elecciones es salir a votar, a favor, en contra, o contra todo”
Jaitiani Jeitani.

Álcala Montaño expresa que será precisamente este factor, el que influirá tanto en la conformación del mapa político de la entidad como en las posibilidades que tengan los partidos locales de mantener sus registros.

“Entre más vote la población, menos peso tendrá el voto duro o las estructuras partidarias, entre menos vote la población, mayor peso tendrá el voto duro y esto se verá reflejado en los resultados de este 18 de octubre”, indica.

Resalta que el porcentaje de participación ciudadana en ese proceso electoral será algo "atípico" pues por primera vez se ejercerá el voto en una elección “solitaria”, es decir, por un solo cargo.

“Sin pandemia en una elección local solitaria la participación no rebasa el 40%, en esta situación, siendo hasta positivo, puede ser un resultado similar”, estimó.

El presidente del Colegio de Ciencia Política y Sociales de Hidalgo indica que debido a que desde hace 10 años la entidad ha tenido procesos electorales cada año, hay un "desgaste" de la ciudadanía por lo que seguramente habrá un mayor abstencionismo.

Publicidad

¿Quien será el ganador de las elecciones?

Alcalá Montaño advirte que si la participación ciudadana en estas elecciones no es mayor al 50%, "nadie gana y la democracia pierde", por lo que para el 15 de diciembre, Hidalgo podrían tener presidentes municipales poco legitimados por la ciudadanía, lo cual afectará la gobernabilidad.

Jeitani Jeitani destaca a su vez que este domingo, la mayor participación electoral se concentrará en los municipios pequeños donde el ambiente político “se calienta más” para elegir al candidato cercano a la ciudadanía.

Mientras que en las ciudades grandes como Pachuca, Tula o Tulancingo habrá un mayor abstencionismo, pues “la gente ya no cree en ningún partido y menos en Morena”.

En 2018, Morena logró la mayoría en el Congreso local y aunque la entidad ha sido considerada como un bastión del PRI, debido a que siempre ha gobernado este partido a nivel estatal, en lo que respecta a los ayuntamientos ambos analistas estiman que quedarán distribuidos entre las distintas fuerzas políticas.

Este jueves, Alejandro Moreno, presidente del PRI, expresó que tenía la certeza de que con la fuerza de la militancia y la confianza de los hidalguenses este 18 de octubre el tricolor ganaría las elecciones, pero a decir del analista Alcalá Montaño no va a haber "ni carro completo ni hegemonías", más bien, una competencia derivada del bajo nivel de participación.

Respecto a lo que sucederá con Morena en estas elecciones, Jeitani Jeitani considera que casi es nula la posibilidad de que gane el mayor número de ayuntamientos.

“Los conflictos internos de Morena demostraron que son oportunistas, políticos relegados de otros partidos que se sumaron a este proyecto para seguir cumpliendo con su ambición personal del poder y no para servir”, recalca el analista.

Señala que aunque un 42% de los hidalguenses diga que nunca votaría por el PRI, es muy posible que sea este partido el que gane una mayoría de ayuntamiento, por arriba de Morena.

En tanto que los partidos pequeños o candidatos independientes podrían llevarse la “sorpresa” de ganar en dos o tres municipios pequeños, explicó Jeitani Jeitani.

¿Qué representará este proceso electoral frente al 2021?

Aunque por ahora estas elecciones de ayuntamiento no plantean un reto directo para el gobierno de Omar Fayad Menes, Jeitani Jeitani considera que sí pueden pintar el panorama del siguiente proceso electoral cuando el estado renueve al Congreso local y elige a diputados federales.

“Estas elecciones serán un modelo del que los partidos políticos puedan aprender para corregir...este será un paso hacia el 2021”. expresó.

El analista sostiene que si Morena queda en segundo lugar este 2021, el próximo año la gente tenderá a irse con el ganador y ya no votará por Morena y sus candidatos pueden dejar de tener aceptación como ocurrió este año.

En tanto, Alcalá Montaño resalta que el reto será hasta 2022 cuando sea elegido el nuevo gobernador de la entidad, pues destacó que a pesar de que en 2018 un partido de oposición fue mayoría en el Congreso local y parecía que iba a ser algo interesante, esto no ocurrió.

“El Congreso local no ha sido realmente un contrapeso al Poder Ejecutivo, las dinámicas parecen ser los residuos de un sistema político autoritario en Hidalgo, todavía se resiente; el Congreso no ha sido un verdadero contrapeso y eso no es sano”, recalcó.

Por ello asevera que Hidalgo atraviesa no solo por una crisis de partido sino también hay una crisis de confianza hacia los partidos.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad