Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El Grupo Plural renuncia a recursos y comisiones, pero mantiene voto "rebelde"

Parte de los senadores que esperan la anuencia para formalizar una nueva bancada se distinguió en la pasada legislatura por votar en contra de las propuestas del presidente López Obrador.
jue 07 octubre 2021 06:00 AM
ARTE-POLITICA-votorebelde2.jpg
La Jucopo de la cámara alta debe resolver en estos días si avala la legalidad de un nuevo grupo parlamentario, integrado por cinco senadores, unos opuestos a las reformas impulsadas por el Ejecutivo federal.

La reforma secundaria en materia eléctrica, el juicio a expresidentes, la creación del padrón de usuarios de telefonía celular o la ampliación del periodo de la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) son temas en los que el coordinador del Grupo Plural de senadores, Germán Martínez Cázares, marcó distancia con Morena desde 2019.

La Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado tiene pendiente resolver sobre la petición de formalizar la creación del Grupo Parlamentario Plural, de cinco senadores, bajo la dirección de Martínez Cázares.

Publicidad

Pero, con o sin aval oficial, él ya está fuera de Morena y como coordinador del bloque multipartidista continuará marcando su distancia de las propuestas del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Desde que regresó al Senado en mayo de 2019, tras renunciar al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que dejó en medio de críticas al exsecretario de Hacienda, Carlos Urzúa Martínez, asumió una postura ”rebelde” en la bancada de Morena, lo que no le impide la cercanía con el coordinador Ricardo Monreal.

Pero sus votos en el Senado dan cuenta de su distanciamiento con propuestas presidenciales.

La situación de la senadora Nancy de la Sierra, quien ha decidido dejar la bancada del Partido del Trabajo (PT) desde hace meses, es similar.

Ambos han votado junto con el Partido Acción Nacional (PAN) y en contra de Morena, las propuestas del Ejecutivo; por ejemplo, sobre el fuero presidencial, con la cual se posibilita que el presidente de la República pueda ser juzgado incluso en el periodo de su mandato o bien, las reformas a la Ley de la Industria Eléctrica para fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por encima de productores privados de energía.

Los otros rebeldes

El grupo lo completan el panista Gustavo Madero Muñoz, quien se ha rebelado y votado por fuera de la línea del PAN. Por ejemplo, sobre la revocación de mandato, asunto que el blanquiazul votó a favor, tras negociar y lograr cambios a la propuesta original, en la que Morena, PT y el Partido Encuentro Social (PES) cedieron sobre la pregunta a realizar en ese proceso, el cómputo de votos y las garantías de presupuesto al Instituto Nacional Electoral.

Publicidad

Madero desconoció los avances y mantuvo su voto en contra, con el de Emilio Álvarez Icaza, legislador sin partido y el cuarto integrante del llamado “Grupo Plural”. Fueron los dos únicos en contra en el caso de revocación de mandato.

Así, el nuevo grupo de senadores bien podría llamarse grupo rebelde, pues desde hace meses los senadores Germán Martínez y Nancy de la Sierra ya se habían desmarcado de la bancada de Morena, y el senador Álvarez Icaza –sin partido- siempre vota independiente y con la oposición.

En tanto, la quinta integrante, la senadora Alejandra León Gastélum, sí se ha mantenido cercana a los votos morenistas.

Pero las diferencias con ese partido –gracias al cual ganó el escaño-- comenzaron desde 2019 con sus duras críticas al gobernador de Baja California, el morenista Jaime Bonilla, por su reiterado intento de extensión de mandato.

El distanciamiento se recrudeció tras quedar fuera de la candidatura al gobierno municipal de Mexicali, en abril pasado, por lo que renunció a Morena y se fue al PT por “las porquerías y traiciones” del partido guinda, con el que, sin embargo, ha votado todo.

Publicidad

La voz y el voto se mantendrán

En aras de que el órgano de dirección del Senado, la Junta de Coordinación Política (Jucopo), acepte la conformación del Grupo Plural, Germán Martínez renunció a presidir la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado, y en su lugar quedó el morenista Eduardo Ramírez Aguilar.

Madero dejará la de Economía y De la Sierra, la Comisión Especial para el seguimiento a la implementación de la agenda 2030 en México.

Los llamados "senadores rebeldes" han ofrecido no requerir subvenciones ni oficinas o personal extra para operar como bancada.

Te recomendamos: Oposición se debilita en el Senado ante cambios en bancadas

Pero la propuesta es “la enchilada completa”, sin recursos pero con voz y voto en la Jucopo y como grupo parlamentario, advierte Martínez Cázares.

“Sobre todo no renunciamos a tener voz, es lo que más nos interesa, que tenga voz el Grupo Plural” con lo que podría participar en las rondas de discusión de iniciativas o para fijar posicionamientos en comparecencias.

Hoy Álvarez Icaza ya consiguió, tras pelear tiempo al inicio de la legislatura, en 2018, que como senador sin partido se le permitieran 3 minutos en tribuna cuando a cada bancada se le dan 5, y participación en las rondas de debate.

De oficializarse el Grupo Plural, éste accedería a igual tiempo como el de una bancada y a participar en la Jucopo, órgano de dirección del Senado.

Pero persiste la resistencia del PAN, del PRD (que tiene tres senadores), del PT (que perdería dos senadoras y se quedaría con cuatro) y del PES que carece de registro como partido, por lo que todo se encamina a una suerte de reconocimiento como “asociación parlamentaria”, sin voto en la Jucopo.

Por ahora, dada la falta de acuerdos, los cambios no se han concretado, ni se han hecho oficiales las renuncias a sus bancadas de origen: Martínez a la de Morena, Madero a la del PAN y De la Sierra y De León Gastélum a la del PT.

Oposición con cautela

Sin embargo, aun sin separación formal de por medio, Martínez Cázares ha sido un opositor en Morena. No se ha confrontado verbalmente ni con sus (ex)compañeros de bancada, ni con el presidente López Obrador. Por eso, pese a sus votos y posturas más de la mano del PAN, en abstención para no votar en contra, o ausentándose de votaciones polémicas, no se le ha acusado de “traición”.

El 21 de septiembre del año pasado, anunció que se abstendría de votar la propuesta del Ejecutivo para activar el procedimiento de una consulta popular sobre “juicio a expresidentes”, por ineficaz, con lo que expresó su rechazo al proceso y la pregunta, en ese entonces directamente encaminada en contra de cinco expresidentes.

Aunque hizo patente su apoyo al presidente, rechazó ser el conducto para su voz, en contra de sus convicciones jurídicas, y en rechazo a “practicar la ventriloquía política”.

Lee además: El Senado analiza vías para permitir que se cree nueva bancada

Días después, en noviembre de 2020, Germán Martínez encabezó la rebelión de senadores de oposición, durante la votación del paquete económico 2021, al demandar atribuciones y recursos al Instituto de Salud para el Bienestar para fondear el IMSS Bienestar, pero Morena evadió el tema.

El 26 de noviembre, Nancy de la Sierra, Álvarez Icaza y Madero, junto con el PAN, votaron en contra de reformas sobre el fuero presidencial mediante los cuales el jefe del Ejecutivo puede ser juzgado incluso durante su mandato.

Martínez Cázares y León Gastélum votaron junto con la mayoría morenista. Pero el 9 de diciembre, en contra de la postura de Morena a favor, Martínez Cázares se abstuvo en la votación de reformas la Ley del Banco de México, en materia de Captación de Divisas.

Los riesgos de esas reformas fueron expuestas al Senado por el Banco de México, que advirtió afectaciones a su autonomía, a la lucha contra el lavado de dinero, además de “comprometer la disponibilidad de los activos internacionales en reserva”.

Ya en enero de este 2021, el senador Martínez Cázares retomó el caso del Insabi que quedó pendiente en noviembre, y pidió “que se dejen de politiquerías adentro y afuera de la 4T” para que reviviera su propuesta, ahora lanzada como iniciativa de ley.

El 18 de febrero, se sumó a la oposición y a voces –pocas- dentro de Morena, en contra de la candidatura de Félix Salgado Macedonio al gobierno de Guerrero y le demandó “rompe el pacto del patriarcado” para ser investigado ante un presunto caso de abuso sexual.

Salgado Macedonio no renunció, pero perdió en tribunales, meses más tarde, la postulación. Al siguiente mes, el 2 de marzo, Martínez Cázares votó en contra de las reformas a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), al igual que De la Sierra.

Y en abril, se convirtió en parte del bloque de senadores de oposición que interpusieron ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación un recurso de inconstitucionalidad para denunciar que esa Ley atenta contra el libre mercado, va contra el Tratado Comercial México, Estados Unidos y Canadá y el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, además de afectar la autonomía de los órganos reguladores.

El 13 de ese mes, el legislador prefirió ausentarse de la votación de enmiendas a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión para crear el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, mientras la senadora De la Sierra votó en contra, de la mano del PAN.

Dos días después, el 15 de abril en que se votó la llamada “Ley Zaldívar”, reforma a la ley Orgánica del poder Judicial y régimen transitorio que amplió dos años la presidencia del ministro Arturo Zaldívar, el expanista Martínez Cázares fue de los más críticos, y llamó a Morena al voto en contra de la “maniobra anticonstitucional”.

Pese a las críticas, hizo el vacío y no estuvo durante la votación. Álvarez Icaza y Madero votaron en contra, y De la Sierra y León Gastélum a favor, con el bloque morenista.

El freno a la racha de votaciones contrarias a sus bancadas de origen solo fue posible por el segundo periodo de receso de la 64 Legislatura, de mayo a agosto pasados, en que sesionó la Comisión Permanente, de la que ninguno de los cinco fue integrante.

Publicidad
Publicidad