Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Expertos y autoridades descartan muerte del Ahuehuete de Reforma en CDMX

Factores externos como estrés y la llegada de la temporada de otoño e invierno causaron un retraso en el brote de hojas nuevas, por lo que se espera que esto ocurra hasta el primer trimestre de 2023.
dom 04 diciembre 2022 11:49 AM
Ahuehuete-Paseo-De-La-reforma
El ahuehuete ha lucido de diferentes maneras desde que arribó a la capital mexicana. Primero verde; ahora, seco.

A casi seis meses de la plantación del ahuehuete de Paseo de la Reforma en la exglorieta La Palma, la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) y un experto arborista consultado por Expansión Política descartaron la muerte del ejemplar, a pesar de su apariencia de sequedad en las ramas, ya que se mantiene en proceso de adaptación y enraizamiento.

Publicidad

El choque de una camioneta contra el nuevo habitante del Paseo de la Reforma a unos días de su plantación, las manifestaciones por parte de organizaciones que pedían que este espacio se convirtiera en un memorial para las víctimas de desaparición, la detección de tres hongos, así como la llegada del otoño e invierno, retrasaron el brote de hojas nuevas.

Tanto el funcionario de Sedema, como el especialista, coincidieron en que el ahuehuete concentra sus energías en generar raíces nuevas y que será a finales de marzo cuando broten nuevas hojas.

El árbol no ha muerto

Tras darse a conocer imágenes en redes sociales del ahuehuete de 20 años de edad proveniente de un vivero de Nuevo León, el cual da una impresión de haber muerto, Isidro Recillas Silva, subdirector de Diseño y Evaluación de Proyectos de Sedema, explicó que el ejemplar llegó al otoño sin haberse adaptado al 100%.

Dijo que es un proceso natural que en esta temporada, todos los árboles tiren sus hojas, por lo que estiman que durante el invierno el árbol se mantenga concentrado en generar nuevas raíces.

Negó que pese a su estado físico, el árbol haya muerto, ya que constantemente se verifica la elasticidad de las ramas y el estado de salud de las raíces.

“Si el árbol estuviera seco, el tronco se cuartearía, ¿no? Y el tallo está bien, entonces son signos de que el árbol está ahí, está vivo, en proceso de adaptación, entonces el árbol solito se regula y tira el follaje, pero una vez bien establecido, lo repone de manera inmediata”, señaló.

El funcionario resaltó que el ahuehuete es una especie que se puede adaptar al suelo y a las condiciones del Paseo de la Reforma y muestra de ello son los 24 ahuehuetes plantados alrededor de la Diana Cazadora, los cuales están fuertes y sanos.

Sin embargo consideró que hubo factores externos que no ayudaron a que el ahuehuete se adaptará en los primeros seis meses de su plantación.

“Nosotros hacemos estudios constantes en ramas y raíces y te puedo decir que (el árbol) está vivo, el retraso en el follaje es algo que no nos gusta, la gente lo ve de lejos y es su impresión, pero nosotros que lo vemos y estudiamos seguimos dando tratamientos”, afirmó.

Isidro Recillas Silva dijo que durante los primeros meses se realizó un riego de hasta 600 litros de agua diarios, que junto con la temporada de lluvia ayudaron a mantener hidratado el árbol, ahora solo se riega dos veces a la semana con cerca de 200 litros de agua.

 

Un paciente con pronóstico reservado

Edgar Ojeda, ingeniero en restauración forestal por la Universidad Autónoma de Chapingo y arborista certificado, dijo que uno de los signos que le causó preocupación es que las hojas nuevas del ahuehuete que se dieron entre agosto y septiembre pasado, rápidamente se secaron y ello fue ocasionado por tres hongos denominados Rhizoctonia sp, Verticillium sp, Fusarium Solani, que fueron detectados en las raíces.

“Estos hongos se desarrollan, viven y se sienten cómodos en medios con mucha humedad, pueden vivir sin oxígeno, no sabemos de dónde llegó esa infección o quizá el suelo ya estaba enfermo”, dijo.

Dijo que una de las sugerencias que hizo al equipo de Sedema, fue el realizar zanjas para retirar el exceso de humedad y hacer todo lo posible por vitaminar al ahuehuete.

“El pronóstico es reservado, el árbol es como un paciente que está luchando por su vida, está en una etapa en tratamiento y vale la pena seguir ayudando”, dijo.

Edgar Ojeda coincidió en que se verán nuevas hojas en el ahuehuete para finales de marzo de 2023, cuando la temperatura cambie y haya mejores condiciones para su desarrollo.

Recomendó a las autoridades no pensar en replantar el ahuehuete o sustituirlo, por presiones sociales o políticas.

 
Newsletter
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad