Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Paseo de la Reforma: un nuevo territorio en disputa por colectivos sociales

Colectivos feministas se han apropiado del lugar donde la jefa de Gobierno planeaba colocar a 'La joven de Amajac'; ahora familiares de desaparecidos quieren intervenir 'la Glorieta de la Palma'.
dom 22 mayo 2022 11:59 PM
Madres y familiares de personas desaparecidas, integrantes de colectivas feministas y mujeres sustituyeron la Antimonumenta en la Glorieta de las Mujeres que Luchan
Madres y familiares de personas desaparecidas, integrantes de colectivas feministas y mujeres sustituyeron la Antimonumenta en la Glorieta de las Mujeres que Luchan, el 5 de marzo de 2022.

La avenida Paseo de la Reforma se ha convertido vive una nueva disputa entre el Gobierno de la Ciudad de México, encabezado por Claudia Sheinbuam, y colectivos que buscan tener un espacio que dé visibilidad a sus demandas de justicia, por ejemplo, en las desapariciones de personas así como de violencia contra las mujeres.

La exglorieta a Colón es muestra de ello: la jefa de Gobierno anunció que es este espacio donde antes se encontraba la figura de Cristobal Colón –símbolo de exterminio y esclavismo, según la propia mandataria– se colocaría la estatua de una mujer indígena.

Publicidad

El primer proyecto llamado ‘Tlalli’ fue rechazado por críticas sobre el artista asignado, Pedro Reyes, un hombre no indígena; Sheinbaum relanzó la idea con una réplica de ‘La joven de Amajac’, escultura prehispánica en Veracruz en 2021 que representa a una joven mujer gobernante.

Mientras el Gobierno capitalino cambiaba de proyecto, colectivos de mujeres tomaron el espacio vacío para colocar la silueta de una mujer con el puño en alto en color violeta, símbolo del feminismo, y renombraron el sitio como Glorieta de las Mujeres que Luchan el 25 de septiembre de 2021.

En la Glorieta de la Palma, donde fue retirado el ejemplar de la especie que dio nombre al sitio debido a su muerte por un hongo, sucedió que mientras el Gobierno capitalino realizaba una consulta virtual de un par de semanas para elegir el nuevo árbol a plantar, el mismo día en que se darían a conocer los resultados de los votos por internet que colectivos y familiares de personas desaparecidas se apropiaron del espacio.

Con los rostros y nombres de personas desaparecidas a lo largo del país, acompañadas de mensajes como ‘¿quién te buscará cuando ya no esté?’, llamaron a este espacio Glorieta de las y los Desaparecidos el 8 de mayo pasado.

Publicidad

A diferencia de la Glorieta de las Mujeres que Luchan, donde se ha dejado la Antimonumenta colocada, el gobierno capitalino retiró al día siguiente las imágenes de mujeres, niños y hombres desaparecidos y en su lugar colocó vallas. El 15 de mayo los mismos colectivos convirtieron las vallas en un mural para regresar los rostros de sus seres queridos desaparecidos a Paseo de la Reforma.

Colectivas de personas desaparecidas colocaron fotos con los rostros de sus seres queridos en las vallas que colocó el gobierno capitalino alrededor de la Glorieta de la Palma, para impedir que se apropien de este espacio, el cual fue renombrado por ellos como La Glorieta de las y los Desaparecidos.
Colectivos renombraron a la Glorieta de la Palma como Glorieta de las y los Desaparecidos, esto luego de que el gobierno capitalino retira la instalación que habían colocado en el lugar hace ocho días. Los familiares hicieron pintas y pegaron rostros de personas no localizadas, el 15 de mayo de 2022.

Sergio Beltrán-García, arquitecto y activista, cuyo trabajo se enfoca en la construcción de verdad, justicia y memoria, indica que grupos de la sociedad civil han buscado apropiarse de estos espacios en una de las principales avenidas de la ciudad –y el país– como una forma de resistencia simbólica.

“Casi todos los antimonumentos son casos abiertos, casos que no se han resuelto a entera satisfacción de quienes padecieron esa violencia, ya sea directa o indirectamente. Entonces lo que estamos viendo son muestras de esa necesidad de reparación, tanto material como simbólica, y las vemos en el espacio público”, dice en entrevista con Expansión Política.

Detalla que la justicia material implica la investigación y judicialización de casos de violaciones a derechos humanos, así como compensaciones y cambios legislativos o de gobierno para garantizar la no repetición; en tanto, la justicia simbólica se relaciona con las disculpas públicas, ceremonias y espacios de memoria como son los memoriales y los antimonumentos.

Publicidad

Esta sitiación en Paseo de la Reforma es diferente a otras expresiones sociales, pues mientras que el gobierno actual –tanto federal como a nivel ciudad– ha respaldado causas que también tienen antimonumentos, como los 43 de Ayotzinapa y la Guardería ABC, ahora ha existido una resistencia hacia la Glorieta de las Mujeres que Luchan y la Glorieta de las y los Desaparecidos.

“A diferencia de otros antimonumentos, la Antimonumenta (o Glorieta de la Mujeres que Luchan) primero atenta contra una intención de Gobierno, se confronta discretamente con un plan que estaba gestándose que era ‘La joven de Amajac’. Este no es nada más un espacio simbólico, es de organización y de acción y se activa constantemente; la Antimonumenta convoca a la organización y a tomar acción.

Madres y familiares de personas desaparecidas, integrantes de colectivas feministas y mujeres sustituyeron la Antimonumenta en la Glorieta de las Mujeres que Luchan
Madres y familiares de personas desaparecidas, integrantes de colectivas feministas y mujeres sustituyeron la Antimonumenta en la Glorieta de las Mujeres que Luchan. Desde temprano realizaron una ayuda comunitaria e instalaron un tendedero de deudores alimentarios.

“Las antimonumentas recuerdan a diario al Estado cómo falla en su deber a la protección de la vida de las mujeres y el de los desaparecidos es un poco similar”, señala Beltrán-García.

Gustavo López Montiel, profesor en la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tec de Monterrey, considera que en estos casos proyectos con los que la jefa de Gobierno ha buscado dejar su huella en Paseo de la Reforma con símbolos de reivindicación a las mujeres, en especial las mujeres indígenas.

Publicidad

“La jefa de Gobierno busca construir una narrativa, una narrativa en donde ella se apega a la reivindicación de los derechos de las mujeres, las condiciones de igualdad, para poder soportar esa narrativa necesita al final de cuentas demostrarlo”, comenta.

En el caso de la Glorieta de las Mujeres que Luchan, para el experto el costo de retirar la Antimonumenta sería una confrontación con los grupos feministas mientras Sheinbaum se menciona como una de las favoritas hacia la sucesión presidencial en 2024.

“Es un espacio que para evitar confrontación con los grupos feministas no van a mover o tratar de recuperar ese espacio”, indica.

En tanto en la Glorieta de las y los Desaparecidos, la resistencia de la mandataria se debe a que esto pondría atención sobre un problema que tiene mayor visibilidad en otros estados como Sonora o Chihuahua, pero no en la capital; además es a mitad del gobierno de López Obrador cuando se ha alcanzado la cifra de 100,000 personas desaparecidas.

“También dentro de las luchas los gobernantes –la jefa de Gobierno incluida- tiene filias y fobias. Mantener ese espacio como uno que reivindicaría a los grupos y familias de personas desaparecidas obviamente hace visible el tema en la Ciudad de México”, agrega López Montiel.

Mientras no hay fecha para saber si seguirá en pie la colocación de ‘La mujer de Amajac’ o permanecerá como la Glorieta de las Mujeres que Luchan, se prevé que el 5 de junio se plante el ahuehuete en la Glorieta de la Palma, donde familiares de víctimas han pedido diálogo con el Gobierno capitalino para que se respete la colocación de fotos y nombres de personas desaparecidas.

Publicidad
Publicidad