Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La crisis fronteriza obliga a cientos de haitianos a solicitar asilo en la CDMX

A partir de este lunes 20 de septiembre, se registró un incremento en el flujo de migrantes en las instalaciones de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, en la Ciudad de México.
jue 23 septiembre 2021 02:52 PM
Haitianos llegaron a la Comar en la Ciudad de México
De acuerdo con la Comar, cada día se pueden ingresar hasta 500 solicitudes de refugio.

Más de 300 ciudadanos haitianos se concentraron este jueves en las instalaciones de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), en la colonia Juárez de la Ciudad de México, para ingresar una solicitud de asilo por motivos humanitarios.

De acuerdo con autoridades de la Comar en la capital, a partir de este lunes 20 de septiembre se registró un incremento en el flujo de migrantes a esta dependencia, debido a la saturación de solicitudes, falta de respuesta en la frontera sur y la retención de más de 13,000 migrantes en la frontera entre Texas y Ciudad Acuña, Coahuila.

Publicidad

Para ser de los primeros en ingresar su solicitud de refugio este jueves, algunos haitianos llegaron desde las 6 de la mañana al número 49 de la calle Versalles.

Comenzaron a formarse sobre la banqueta, y hasta las 9 de la mañana que inicia sus operaciones la Comar, la fila se extendió por cerca de 200 metros, entre pocos o nulos protocolos sanitarios.

Al abrir las cortinas del edificio, los oficiales de seguridad federal colocaron unifilas en las entradas para hacer una especie de filtro con el que solo ellos y personal de apoyo del organismo podían dar acceso a los solicitantes.

Con carpetas en mano, pluma y copias de documentos de identidad, los migrantes haitianos comenzaron a ingresar al edificio, poco después de las 9 de la mañana, en grupos de 10 personas. La mayoría acudieron acompañados con menores de edad.

Entre ellos estaba John Klenat, de 28 años, quien viajó por más de dos meses desde Haití, Honduras, Guatemala y la Ciudad de México, pero su sueño por llegar a Estados Unidos se vio truncado por la crisis que se vive en la frontera norte y por ello decidió no seguir avanzando.

En su solicitud, está la esperanza de tener un documento que lo acredite como refugiado en este país y poder comenzar a vivir el “sueño mexicano”

Durante esta travesía, John ha tenido que pasar hambre, dolor, cansancio y también rechazo.

“Nos dicen; puro negro llega acá y andan molestando a uno, qué hay demasiada gente, tratando mal, por el color creo que nos tratan así, creo sí, racismo” explicó.

Desde hace una semana llegó a la capital del país y durante estos días, dos los ha pasado en la calle, hasta que halló un pequeño cuarto en una vecindad del centro histórico, donde duerme con cinco haitianos más.

“Pido dinero en la calle, recojo basura, le ayudo a las personas a cargar cosas, así me gano un poco de dinero, hay personas que me regalan comida, refresco y así voy a vivir hasta que me den solución”, afirmó.

 

No queda más que esperar y agradecer

Joseline, también ciudadana haitiana, vivió cuatro años en Chile, donde obtuvo visas temporales con las que pudo obtener empleo, pero tras una modificación a la ley migratoria de ese país ya no pudo solicitar una renovación de su documentación y su estatus cambió a ilegal.

Su objetivo nunca ha sido llegar a Estados Unidos porque considera que no tiene oportunidad de cruzar la frontera, pues para ello se requiere dinero, algo que no tiene.

Su sueño no es tener dinero, sino estudiar en México para convertirse en enfermera y ayudar a sus connacionales.

“Por eso estoy buscando, no una vida mejor, con mi voluntad propia, quiero ser una buena enfermera, ir a la escuela para aprender español y ser enfermera de calidad, esa oportunidad no la tuve en Chile y menos en mi país, allá (en Haití) no hay oportunidad para los pobres, yo soy pobre y no puedo tener una vida mejor”

Joseline señaló que mientras no tenga un documento que la avale como refugiada, no le queda más que respetar las reglas, ser una buena ciudadana y agradecer a las autoridades mexicanas de no perseguirla como ha ocurrido en otros países.

Autoridades de Comar explicaron que cada día pueden ingresar hasta 500 solicitudes de refugio, sin embargo la respuesta puede tardar días, semanas o meses Y solo son citadas 20 personas o familias para dar resolución su trámite.

 
Publicidad
Publicidad