Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cuauhtémoc, Benito Juárez y GAM lideran quejas por fiestas en la pandemia

Expertos advierten que de realizarse fiestas decembrinas, se podría rebasar la capacidad hospitalaria en enero. El gobierno capitalino señala que el 60% de los casos tiene como antecedente una fiesta.
vie 18 diciembre 2020 05:30 AM
(Obligatorio)
El periodo de fiestas decembrinas mantiene en alerta al gobierno federal y capitalino ante el repunte de contagios de COVID-19 que han provocado un alza de ingresos de personas enfermas que han saturado hospitales.

Las fiestas y reuniones por Navidad y Año Nuevo podrían provocar que la Ciudad de México comience el 2021 con el colapso de los hospitales, ante el incremento de contagios y pacientes de COVID-19.

La Procuraduría Social (Prosoc) ha recibido durante la pandemia 1,672 quejas por fiestas realizadas durante la pandemia de COVID-19 en la Ciudad de México, lo que representa el 48% del total de las llamadas que ha recibido la dependencia desde el 31 de marzo hasta el 4 de diciembre.

Publicidad

Cuatro alcaldías se encuentran a la cabeza en los reportes de fiestas durante la emergencia sanitaria: lidera Cuauhtémoc con 11.9%, sigue Benito Juárez con el 11.1%, después Gustavo A. Madero con 8.3% e Iztapalapa en cuarto lugar con el 8.1%.

El 60% de los contagios actuales tiene a este tipo de eventos como un antecedente, según explicó la secretaria de Salud, Oliva López, el pasado 16 de diciembre.

La Ciudad de México vive su momento más crítico en la pandemia, al registrar 4,854 pacientes en los hospitales de la capital hasta el 17 de diciembre, rebasando por 301 pacientes el máximo anterior registrado el 22 de mayo.

Pese a que el Gobierno local suspendió todos los eventos masivos desde el 31 de marzo, las fiestas escapan a esta restricción al tratarse de eventos particulares que las personas deciden hacer en sus departamentos, edificios o casas.

Uno de los esfuerzos más recientes en este sentido se ha hecho a través de la Procuraduría Social, que anunció que se aplicarán multas de hasta 17,000 pesos por quejas por fiestas o por impedir que las autoridades ingresen a disuadir alguna.

A ello se suma, la aplicación de la "ley seca" escalonada que se acordó aplicar los fines de semana en las 16 alcaldías, desde hace un mes.

Con la decisión de no aplicar medidas más duras, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, ha apelado a la responsabilidad de los capitalinos.

“Una buena parte del problema que estamos teniendo hoy se vivió entre otras cosas por el incremento de las fiestas y de la disminución de las medidas sanitarias de parte de la población.

“Más allá de las medidas que se tomen como Gobierno se requiere necesariamente de la concientización y la responsabilidad ciudadana”, dijo en conferencia el miércoles pasado.

Dos días antes, la mandataria también apuntó a las fiestas y reuniones para justificar que no se obligará a los ciudadanos a usar cubrebocas, como lo han anunciado varios estados que legislaron para imponer multas y detenciones.

“Nosotros no lo vamos a hacer, pero pueden algunos gobiernos decidir que van a multar a una persona por no llevar cubrebocas en la calle y después se realiza una fiesta de Navidad con 100 personas y es ahí donde hay los contagios", señaló.

La última iniciativa del Gobierno de la Ciudad de México para evitar la reuniones, posadas y fiestas en esta época decembrina fue un mensaje que empezó a llegar a los celulares de los capitalinos la mañana de este jueves:

"Estamos en Alerta COVID19. Tenemos 78% de ocupación hospitalaria. NO FIESTAS, NO REUNIONES FAMILIARES".

"No hagan fiestas", pide Sheinbaum | #EnSegundos

Publicidad

¿Por qué las fiestas representan un alto riesgo de contagio?

Una fiesta es un espacio cerrado, donde amigos y familiares se juntan, dejan el uso de cubrebocas, ríen y se abrazan representa el entorno perfecto para la transmisión del virus SARS-CoV-2.

Rafael Bojalil Parra, académico de la UAM, explica que si bien el mecanismo más conocido de contagio es el contacto con gotas de saliva de una persona contagiada por estornudar o toser, representa un riesgo mayor las microgotas invisibles a la vista conocidas como aerosoles.

“Si tenemos reuniones en espacios cerrados, en esta temporada en las noches sobre todo que hace más frío y no se abren las ventanas, estas pequeñas gotas que forman aerosoles se pueden mantener en el aire por muchas horas", comenta.

“Estas gotas pueden entrar por nariz y boca pero también pueden entrar por los ojos; hay que recordar que los ojos drenan hacia la parte de atrás de la nariz, por eso cuando lloramos se nos afloja la nariz”, detalla Bojalil en entrevista con Expansión Política.

Estas microgotas pueden mantenerse en el aire de una habitación hasta 16 horas, señala el doctor en investigación biomédica por la UNAM.

El académico sostiene que a nivel internacional se ha detectado que los contagios en grandes cantidades de personas han ocurrido en eventos religiosos, conciertos, eventos culturales y fiestas.

En esta época queremos ir a ver a los papás, a los abuelos, a los tíos y los vamos a poner en peligro de muerte, no es cualquier cosa. Siempre es mejor esperar para ver a los que queremos que no volverlos a ver nunca".
Rafael Bojalil Parra, académico de la UAM y especialista en inmunología

Los próximos días serán decisivos, pues el académico advierte que de mantenerse la tendencia en el crecimiento de los contagios y hospitalizaciones en enero ya no habrá camas suficientes para las personas cuya enfermedad se agrave.

“Si se hacen muchas fiestas de Navidad y Año Nuevo para mediados de enero no va a haber suficientes camas en la Ciudad de México. Hoy por hoy la mayoría de los hospitales que se dedican a atender pacientes con COVID están saturados”, advierte Bojalil Parra.

Fiestas y compras de fin de año disparan contagios COVID en México

Publicidad

Por su parte Alejandro Macías Hernández, especialista en infectología de la UNAM, sostiene que las fiestas representan lo que se conoce como episodios de súper diseminación, en los que un solo contagio –incluso de una persona sin síntomas- puede multiplicarse en minutos.

“Cuando empezó la pandemia se pensó que había personas súper diseminadoras que liberaban una gran cantidad de virus e infectaban a muchos más. Después fue claro que no hay personas súper diseminadoras, sino episodios súper diseminadores que son básicamente espacios cerrados, mal ventilados, donde se reúne mucha gente y al menos una persona lleva el virus.

“No es necesario que vayan muchos enfermos, uno sólo puede infectar a decenas de personas aunque no tenga contacto directo con ellos, simple y sencillamente con que estén respirando el mismo aire”, expone el integrante de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus de la UNAM.

De acuerdo con los estudios de brotes, se pueden infectar decenas de personas en un sólo evento, por eso es tan importante que no se hagan fiestas".
Alejandro Macías, integrante de la Comisión Universitaria para la Atención del COVID-19 de la UNAM

Incluso si se intentara realizar una reunión con medidas de prevención como la distancia de al menos 1.5 metros entre personas, uso de cubrebocas y en un espacio abierto, Macías considera el aspecto social de la convivencia como uno de los riesgos.

“Se cae en un exceso de confianza donde la gente piensa que porque todos son amigos, todos son familiares, todos se ven bien y no va a pasar nada", afirma.

“Ese es el gran error, porque la enorme mayoría de los casos (de contagio) ocurren en esas circunstancias de reuniones familiares o con amigos donde resulta que alguien tenía el virus y no lo sabía”, indica Macías.

El especialista considera que pese a arrastrar más de ocho meses de pandemia, es vital que los habitantes cuiden y sean responsables de su comportamiento ya que los hospitales de la ciudad se encuentran muy cerca de su límite.

“Sí sería un impacto que afectaría la operación de los hospitales, que ya por si en este momento se encuentran al límite de sus capacidades muchos de ellos.Los hospitales ya se encuentran en una situación difícil en este momento, si se incrementan los casos hay un riesgo de que colapse la atención hospitalaria”, señala.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad