Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

De nuevos partidos y gatopardismo

La creación de nuevos partidos es un derecho constitucional, pero eso no significa que sea la vía idónea para lo que comentócratas y supuestos analistas han argumentado.
lun 08 julio 2024 06:05 AM
marea rosa
La SSC-CDMX informó que la movilización que se llevó a cabo en el Zócalo de la CDMX, tuvo un aforo de 95,000 personas.

A partir de los contundentes resultados electorales del pasado 2 de junio, varias voces, incluidos algunos de los comentócratas más errados en el proceso previo, han llamado a que se haga un nuevo partido para hacer frente a la 4T, retomando lo “logrado” por grupos ciudadanos y Xóchitl.

Esta semana, a esta idea fantasiosa de un nuevo partido de “ciudadanos” se sumó ya el Frente Cívico Nacional, anunciando en una reunión, a la que estuvieron convidados Xóchitl y Taboada, que comenzarán el proceso para buscar el registro de un nuevo partido.

Publicidad

Es muy atractiva, para ciertos grupos, la idea de crear un nuevo partido. Sin embargo, habría que evaluar bien cuál sería el objetivo, si realmente es lo que se requiere y, en su caso, qué legitimaría realmente a un nuevo partido y con qué tipo de personajes podría hacerse.

Por supuesto la creación de nuevos partidos es un derecho constitucional, pero eso no significa que sea la vía idónea para lo que comentócratas y supuestos analistas han argumentado.

Hay muchas cosas que reflexionar antes de pensar en si se requiere o no un nuevo partido político en México. Lo primero que se debe analizar a profundidad es la realidad social del país, los errores propios, y por qué el 2 de junio se tuvieron los resultados que se tuvieron.

Es fundamental comprender por qué tantos ciudadanos ven en la 4T la mejor opción para gobernarlos, en qué se identifican tanto con esta opción, y por qué la oposición en su conjunto no resulta, desde 2018, una opción viable para lo que buscan.

A poco más de un mes de la elección, no parece que ni en la oposición, ni en la comentocracia que tanto la impulsó en esta elección, estén haciendo una pausa para entender el contexto que los llevó a la derrota.

Queda claro que no se está dando una reflexión, más bien se están profundizando las premisas erradas, y viscerales, que se argumentaron antes de la elección. Un nuevo partido que no entienda la realidad es un partido que solo replicaría errores, a costa del erario.

El hilo común de los partidos creados en los últimos 20 a 30 años en México es precisamente el objetivo de obtener prerrogativas, pero de poco o nada han servido en mejorar las políticas públicas. Han sido negocios de grupos. ¿Por qué un partido nuevo sería distinto?

Esto nos lleva a un segundo elemento a considerar en la creación de un nuevo partido, que es la pregunta clave de ¿quiénes impulsan este nuevo partido? Esto es fundamental para identificar si será un partido enfocado en el país, o en los personajes del grupo que lo promueve.

Hasta el momento, muchas de las voces que han clamado por un nuevo partido argumentan que debería liderarlo la fallida excandidata Xóchitl, perdedora por un margen histórico, argumentando el apoyo que logró reunir. Es decir, esa caída de votantes de sus partidos que la llevó a sacar la menor votación histórica de ambos, combinados.

¿En qué mundo una persona que nunca tuvo la capacidad de acercarse a los diferentes grupos sociales y que no supo entender las necesidades sociales y convencer que su proyecto las atendía sería una buena opción para crear un nuevo partido?

Por otro lado, están las supuestas organizaciones ciudadanas que conformaron Unidos por México y la autollamada Marea Rosa, el Frente Cívico entre ellos. Organizaciones lideradas por expolíticos obsoletos, o pseudo empresarios que por años han perseguido poder político sin lograrlo.

Muchos personajes del Frente Cívico se volcaron tanto en la alianza como en los supuestos grupos ciudadanos porque ya no conseguían posiciones en sus institutos políticos, no por un objetivo real de democratización como lo trataron de hacer creer.

Ver en las filas de Unidos y del Frente Cívico a personajes políticos que fueron altamente cuestionados en su momento, o que simple y sencillamente se quedaron en una realidad del país que ya no existe, no ofrecen buenos augurios sobre un nuevo partido creado por ellos.

Que juniors empresariales y supuestos empresarios que se han caracterizado por estar metidos en la “grilla” para sacar beneficio personal cuando dirigieron alguna organización, con una clara incomprensión de lo que sucede en el país más allá de sus círculos personales, tampoco ofrece buenos augurios.

Publicidad

De aquí un tercer elemento clave para un nuevo partido, que es el por qué de su creación. ¿Qué es lo que se busca con el nuevo partido? ¿Cuál es su objetivo?

Por lo que se lee de varios comentócratas, y por lo que muchos impulsores han dicho, hoy la argumentación de un nuevo partido es para hacer frente a la 4T como movimiento político que no les gusta. Eso no es una razón madura para crear un nuevo partido.

Quienes argumentan la necesidad de hacerle frente a la 4T parecen no entender el objetivo de un partido político, que es representar de manera efectiva a la sociedad, tomando sus agendas y promoviendo sus necesidades.

Un partido no se trata de simplemente hacerle competencia a otro. Se trata de abanderar segmentos poblacionales con demandas legítimas que no están siendo satisfechas. Se trata de buscar mejorar el sistema político con mayor nivel de debate. Se trata de hacer un bien por el país.

Claramente, los clamores de ciertos grupos vencidos el 2 de junio por un nuevo partido no están motivados por mejorar nuestro sistema democrático. Están más motivados por enojos y rencores. Eso solo significa que, de materializarse ese nuevo partido, no será mejor ni distinto de los actuales.

Es indispensable promover una reflexión colectiva sobre las razones, y los mensajes, para las votaciones de 2018 y de 2024. Es claro que estamos haciendo muchas cosas mal. Es evidente que la mayoría de la ciudadanía está mandando una señal clara. Hay que entenderla para evaluar qué se necesita.

Un nuevo partido que no emane de una verdadera discusión pública sobre el país, simplemente es un nuevo negocio de grupo que en nada considera la realidad social ni sus demandas y necesidades. Es buscar cambiar para seguir haciendo lo mismo, con los mismos.

____

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad

MGID Recomienda

Newsletter

Los hechos que a la sociedad mexicana nos interesan.

Publicidad

Publicidad