Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ApuntesElectorales | La derrota de la política

Lo que vimos en días pasado en Nuevo León es un claro ejemplo de la derrota de la política, de la falta de voluntad y de la prevalencia de los intereses personales o partidistas a los colectivos.
lun 11 diciembre 2023 11:59 PM
Confrontación en NL
¿Samuel García tenía derecho a pedir licencia y buscar contender por la presidencia de la República? Sí, sin lugar a dudas. ¿Al Congreso le correspondía nombrar al gobernador interino por tratarse de una licencia que excede los 30 días? También, apunta Arturo Espinosa Silis.

La política consiste en dialogar, negociar, buscar acuerdos, consensos, procurar los puntos medios para avanzar en beneficio de la colectividad, de la comunidad de la sociedad. Puede parecer muy sencillo, pero la gran mayoría de las veces no lo es, ya que una clave de la política es la voluntad; por el contrario, los enemigos de la política son el ego y la soberbia, entre otros.

Lo que vimos en días pasado en Nuevo León es un claro ejemplo de la derrota de la política, de la falta de voluntad y de la prevalencia de los intereses personales o partidistas a los colectivos.

Publicidad

¿Samuel García tenía derecho a pedir licencia y buscar contender por la presidencia de la República? Sí, sin lugar a dudas. ¿Al Congreso le correspondía nombrar al gobernador interino por tratarse de una licencia que excede los 30 días? También, tampoco existe controversia en ese punto. Hasta aquí me parece que las cosas son claras, lo que vino después es un reflejo de la ausencia de voluntad y disposición de todas y todos los involucrados.

Me parece legítimo que el gobernador pretendiera que una persona afín a su proyecto político y de gobierno se quedara a cargo de la administración durante su ausencia. Es un exceso que el Congreso, en primer lugar, haya nombrado a la persona que encabeza el órgano jurisdiccional, el cual en primer lugar no debería tener un perfil, ni mucho menos ambiciones políticas, su designación fue totalmente ilegal e inconstitucional. Aunque el vicefiscal sí reunía los requisitos legales, no estoy seguro de que su perfil sea el idóneo para gobernar una entidad. Esto lo que demuestra no es solamente la renuncia a la búsqueda de consensos y diálogos para lograr un perfil con el que todas las partes estuvieran de acuerdo, y sobre todo que conviniera a Nuevo León. Pero no fue así, hubo una ausencia de voluntad por solucionar el tema, prevalecieron los egos y las soberbias.

Lo que vino después es solo una muestra de la anteposición de las ambiciones personales sobre el interés colectivo, el bienestar de la ciudadanía y la estabilidad del Estado. Incertidumbre por todos lados, cada uno aferrándose a su cargo, todos queriendo definir y decidir quién tiene el poder y quién manda. Lo peor es que esto no es una escena o un hecho aislado, lo hemos visto en diferentes ocasiones en nuestro país.

Al mismo tiempo que esto pasaba en Nuevo León, en la Ciudad de México el Congreso buscaba impedir aprobar la licencia para que Santiago Taboada cumpliera con los requisitos legales para ser candidato a la Jefatura de Gobierno. En su momento, en Chiapas, Manuel Velasco también hizo circo, maroma y teatro para poder ser senador de la República y gobernador de manera simultánea; Jaime Bonilla, en Baja California, buscó por todas las vías extender el periodo de su mandato como gobernador a pesar de que la Constitución local era clara; al término de su mandato regresó a su escaño en el Senado.

Publicidad

A lo que voy es que, si bien Nuevo León es el capítulo más reciente, no es el único; si revisamos a detalle, probablemente existen decenas o cientos de casos en los que quienes nos gobiernan o representan anteponen sus propias ambiciones a los intereses colectivos, en los que la política es derrotada por las filias y fobias de unos cuantos. Nuestra clase política demuestra una vez más su ceguera, su falta de visión para hacer política con miras de altura y en beneficio de los demás, y no solo de los propios. La responsabilidad es de todas y de todos, nadie se libra. La ciudadanía paga.

______

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad

MGID Recomienda

Newsletter

Los hechos que a la sociedad mexicana nos interesan.

Publicidad
Publicidad