Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#Oteador | Partido sin media naranja

El partido naranja se encuentra hoy ante la indefinición de postular a un candidato o candidata propio u optar, como siempre, por un externo. Las alternativas son escasas.
lun 09 octubre 2023 06:01 AM
dante delgado.jpg
Movimiento Ciudadano es el único partido que resta por proclamar a su candidato o candidata presidencial, a su media naranja. Es gobierno en Jalisco y en NL pero en la elección grande su líder y fundador siempre se ha equivocado al elegir al bando ganador, apunta Javier Rosiles Salas.

Movimiento Ciudadano siempre ha errado al momento de elegir a su candidato presidencial. Históricamente ha fracasado cuando se trata de apostar por ganar la Presidencia de la República. En cuatro oportunidades, siempre ha estado en el lado perdedor. Hoy es el único partido que no ha anunciado a su abanderado y parece que su destino será el mismo por quinta vez.

Al partido fundado por el expriista Dante Delgado Rannauro, reconocido como agrupación política nacional en 1997 y como partido en 1999, se le complican los procesos de selección de candidato al Ejecutivo Federal. El problema no son los conflictos internos ni es por pérdida de control partidario de su líder y patrono, sino por la ausencia de perfiles con el peso político y la influencia pública suficientes para poder ser competitivos en la liza electoral.

Publicidad

Dante Delgado como el eterno precandidato presidencial, quien siempre aparece en la baraja de nombres como posible opción de su partido. No por un genuino interés del nacido en Alvarado, Veracruz, en 1950, sino por la incapacidad de su organización para postular un candidato presidencial propio. De hecho, nunca lo ha hecho.

En su primera elección presidencial, en 2000, el partido entonces llamado Convergencia participó en la Alianza por México, que integró con el PRD, el PT, el Partido Alianza Social (PAS) y el Partido de la Sociedad Nacionalista (PSN). El candidato fue Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y quedaron en tercer lugar, con el 16.6% de los sufragios.

Un sexenio después, en 2006, Convergencia se unió otra vez con el PRD y el PT en la Coalición por el Bien de Todos, que postuló como candidato a Andrés Manuel López Obrador. Sumaron 14 millones 756,350 votos frente a los poco más de 15 millones del PAN, que con Felipe Calderón se impuso 35.89% frente a 35.31%. Una derrota más para los naranjas, aunque en esta ocasión con un resultado muy cerrado.

Ya como Movimiento Ciudadano, se volvió a quedar en la antesala del gobierno federal cuando en 2012 volvió a quedar en segundo lugar. En esta coyuntura repitió la alianza con el PRD y el PT; postulando de nuevo a López Obrador construyeron el Movimiento Progresista. Fue un duro revés, pues significó el regreso del PRI al poder. Enrique Peña Nieto, junto con su aliado el Partido Verde, logró más de 19 millones de votos, el 39.2% de los sufragios, frente al 32.4% del segundo lugar.

Una constante para Movimiento Ciudadano es que su apuesta ha sido por el PRD. En los comicios de 2018, cuando la tercera fue la vencida, no siguió a López Obrador y se le escapó la posibilidad de ser gobierno a nivel nacional. Decidió acompañar al perredismo y, en consecuencia, también al PAN en Por México al Frente, que encabezó Ricardo Anaya Cortés. En esta oportunidad un bloque de izquierda no sólo triunfó, sino que lo hizo de manera abrumadora: más de 30 millones de votos de Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES), el 53.2% de la votación. MC no fue parte de esa victoria.

¿En vísperas de la elección de 2024, qué es diferente para Movimiento Ciudadano? Que en los últimos años ha decidido desmarcarse del resto de los partidos y optar por tener una identidad propia y presentarse como alternativa frente a lo “tradicional”. Cuando en 2011 cambió de nombre, abandonó la idea de converger y apostó por dos términos que buscan alejarse de la concepción desgastada de los partidos políticos: movimiento y, además, ciudadano.

Delgado Rannauro se ha sentido cercano al PRD, y por eso se aventuró a ir en acuerdo con el PAN en 2018. Pero aunque ahora esté distanciado de López Obrador, se ha cerrado a la idea de ir en alianza con el bloque opositor. La razón es simple: “En Movimiento Ciudadano siempre hemos estado abiertos al debate. Lo que está fuera de toda discusión es que con el PRI, ni a la esquina. Y con el Titanic de la Alianza, tampoco”, escribió el 6 de julio en su cuenta de X.

Publicidad

El partido naranja se encuentra hoy ante la indefinición de postular a un candidato o candidata propio u optar, como siempre, por un externo. Las alternativas son escasas. Descartados Luis Donaldo Colosio Riojas y Enrique Alfaro; dado el poco reconocimiento público de perfiles como Indira Kempis y Patricia Mercado, queda el tándem Samuel García- Marcelo Ebrard.

Movimiento Ciudadano es el único partido que resta por proclamar a su candidato o candidata presidencial, a su media naranja. Es gobierno en Jalisco y en Nuevo León, pero en la elección grande su líder y fundador siempre se ha equivocado al elegir al bando ganador. Todo parece indicar que esta quinta oportunidad no será la excepción. Sólo aspira a dos premios: mantener el registro como una organización que no ha podido dejar de ser comarcal y apoyar, pero desde las sombras, el triunfo de Morena al fragmentar el voto en su favor.

______

Nota del editor: Javier Rosiles Salas ( @Javier_Rosiles ) es politólogo. Doctor en Procesos Políticos. Profesor e investigador en la UCEMICH. Especialista en partidos políticos, elecciones y política gubernamental. Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad

Tags

Opinión Política Movimiento Ciudadano Elecciones 2024

Newsletter

Los hechos que a la sociedad mexicana nos interesan.

Publicidad
Publicidad