Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ElPersonaje | Mariana Moguel Robles

Mariana acaba de graduar en “La Colmena” a 500 mujeres en Iguala, Guerrero.
vie 02 diciembre 2022 06:00 AM
#ElPersonaje | Marina Moguel Robles

Mariana ha trabajado en leyes, proyectos e iniciativas que defienden, protegen e impulsan los derechos de las mujeres. Una labor que tuvo un principio, pero no fin.

Y tan no tiene fin, que hace apenas unos meses se incorporó al equipo de trabajo del alcalde de Iguala, David Gama, para hacerse cargo, entro otras cosas, del Programa de Economía Solidaria de “La Colmena”; fiel a sus principios, a sus largas luchas.

Publicidad

La Colmena es un programa para que las mujeres de Iguala emprendan un nuevo negocio capacitándose en una actividad específica. Dicho apoyo consiste en el financiamiento, asesoría profesional y acompañamiento en la creación y desarrollo de nuevos negocios.

Originalmente el programa estaba previsto para 500 mujeres, sin embargo, hasta la fecha se han graduado más de 1,000 mujeres.

La Ruta de la Libertad; los casos probono

La ruta por la libertad sin duda la marcó. Sí, la ruta que la vida le hizo trazar para lograr la libertad de su madre.

“Jamás pasó por mi mente que tendría que visitar un juzgado y mucho menos una prisión”.

Durante tres años Mariana combatió al sistema; emprendió una causa, la de su madre y decidió recorrer el país con un mensaje poderoso de justicia y libertad en lo que denominó “La Ruta de la Libertad”.

Lo que le alentó fue un domingo de visita, en la fila del reclusorio, al darse cuenta de que pelear no solo significaba luchar por su madre, por Rosario, sino también por miles de ciudadanas y ciudadanos que están en la batalla desde diversas trincheras, de formas distintas, por la justicia, por la paz, por un presente y futuro mejor, por nuestra nación.

“NO MÁS JUECES, NI JUZGADORES POR CONSIGNA. La ley, la justicia, el DEBIDO PROCESO deben estar regidos por las normas, no por la venganza, porque sí es VENGANZA, no es JUSTICIA”.

Durante estos meses de caminar por los pasillos del sistema judicial y penitenciario, sintió el frío de sus muros, el frío de la impotencia que quema hasta los huesos, el golpe seco de un sistema volcado en su contra… en contra de Rosario, pero también de miles de casos que no conocemos como Lety, Aracely, Eleuterio, Milagros Rumiche, Alfonso, Clara Tapia, Yakiri Rubio, Miguel y muchísimos más.

Pero también, en esta etapa difícil, la más difícil que sin duda le ha tocado vivir, descubrió el calor humano: abrió su corazón y sus manos para abrazar y junto con un gran grupo de abogados, coordinados por Javier Sánchez Rojas, nueve mujeres han obtenido su libertad y 40 más están en proceso de lograrlo. ¿Se imaginan?

Aunque no lo dice abiertamente, es obvio que su principal logro fue la liberación de su madre el pasado 19 de agosto de este año, quien estuvo injustamente privada de su libertad durante 1,102 días.

 

Lo que se mama no se hurta…

Mariana creció entre cafés y tertulias donde al ritmo de trova se gestaban ideas revolucionarias en medio de largas charlas sobre comunismo, socialismo, maoísmo… Su herencia inmediata fue la sed por la justicia social, la democracia, la igualdad, la equidad y todas aquellas aspiraciones por las que sus padres han luchado.

Su principal motivador para ser lo que es hoy ha sido su rebeldía ante la férrea oposición de sus padres para inmiscuirse en la política. Ella no buscó ser política, la política la traía consigo misma, en sus genes. Era inevitable.

Alguna vez perteneció al PRI y hoy es parte del Frente Ciudadano, pues ve la política para enarbolar causas sociales como la justicia, la libertad y el empoderamiento de las mujeres.

De hecho es reconocida por ser una mujer que ha defendido la igualdad y los derechos; que reclama justicia y libertad; que trabaja tenazmente para que cada vez más mujeres tengan la oportunidad de desarrollarse personal y profesionalmente mediante políticas públicas de alzada que migren de una economía “a secas” a una social, solidaria, que siga principios como la autonomía, la responsabilidad social, la transparencia y la vida comunitaria.

La batalla que dio Mariana por su madre habla sin temor a equivocarme de la madera con la que está hecha.

__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

 
Newsletter
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad