Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | 19S: nos volvimos a ver a los ojos

Una vez más, el 19 de septiembre nos volvimos a enfrentar a esos fantasmas y traumas del pasado. Algunos pensábamos que ya los habíamos vencido, pero solo se escondían bajo la loza de otros problemas.
mié 21 septiembre 2022 11:59 PM
People react to an earthquake in Mexico City
Habitantes de la Ciudad de México volvieron a vivir un fuerte sismo este 19 de Septiembre, las probabilidades eran ínfimas, pero ocurrió de nuevo como hace cinco años.

Somos más positivos de lo que imaginamos. A pesar de la infinidad de problemas que nos han aquejado durante los últimos dos años, los humanos nos hemos adaptado a una manera nueva, distinta y pragmática de vivir –o sobrevivir- en nuestro entorno.

Definitivamente no somos iguales a quienes fuimos en 2019. Sin embargo, antes de una pandemia global y una inflación económica histórica, los mexicanos ya conocíamos de flagelos tormentosos y desalentadores. Ya lidiábamos con inseguridad, crisis económicas y por supuesto, estragos a causa de la naturaleza.

Publicidad

Esos golpes de los que nadie puede huir: tornados, sequías, inundaciones y sismos. Momentos que nos han situados como entes vulnerables y mortales.

Una vez más, esa maldita fecha, ese 19 de septiembre que nos enchina la piel. Que nos hace recordar los sonidos e imágenes del sufrimiento y el duelo; de la incertidumbre, el alboroto y la incapacidad de ser suficientemente útiles ante una pena tan grande, general y creciente.

Para quienes lo vivieron en 1985 o quienes lo vivimos en 2017, la marca es imborrable; una cicatriz que no cierra y sigue a flor de piel.

Una vez más, el pasado 19 de septiembre nos volvimos a enfrentar a esos fantasmas y traumas del pasado. Algunos pensábamos que ya habíamos vencido, pero solo se escondían bajo la loza de otros problemas que hemos tenido que enfrentar. Sombras en el alma que resurgen al escuchar la alarma sísmica y sentir una vez más cómo se mueve la tierra bajo nuestros pies: frágiles, endebles, indefensos y confundidos.

Otra vez el temor latente, la rápida acción por salir “de ahí”, sea donde sea que estemos. Para salvar nuestra integridad. Otra vez los gritos de pánico, las alarmas resonando y los rostros desencajados. Una vez más la afrenta apocalíptica.

¿Qué nos sorprende?, ¿Qué sucede en el cerebro cuando algo rompe con lo predecible?

Millones de mentes al mismo tiempo pensamos: “no puede ser”. El mismo día terrorífico, casi a la misma hora, luego de un “mega simulacro”.

Un terremoto de 7.7 sacude México y provoca la muerte de una persona

La sorpresa logra que un nuevo evento se convierta en un hito. Rompen por completo con la idea que tenemos en nuestro entorno. La liberación de dopamina aumenta de manera acelerada y nuestros cerebros buscarán por todas las formas posibles, volver a la “normalidad”.

Hemos aprendido juntos

¿Por qué tiene que temblar de nuevo un 19 de septiembre? ¿Quién puede tener una respuesta contundente a una pregunta tan extraña e incomprensible?

El sismo del 2017 tuvo un sinfín de lecciones para los mexicanos. Una de ellas, fue utilizar las redes sociales de forma asertiva. A pesar de la descoordinación, todos tuvimos que ser lo más sensatos, para no solamente asegurarle a nuestros seres queridos que estábamos bien, sino a buscar la manera de –quizá por primera ocasión- ayudar a otros; a completos desconocidos, como si fueran parte de nuestra familia.

 

Ese nuevo mexicanismo cooperativo, solidario y empático, fue aplaudido y admirado en muchos otros países. Dejando atrás toda división cultural, religiosa o social, surgió un ejército de mujeres y hombres que buscaba levantar a la Ciudad de México –y otros lugares siniestrados- de los escombros y rescatar a sus vecinos; otros, también se preocuparon por las mascotas perdidas o atrapadas y personas participaron en la creación de un método para verificar la información, organizar a brigadistas espontáneos, entre decenas de nuevos empleos.

#EnFotos l Tras simulacro por el 19S, sismo de 7.7 sacude a la CDMX

MEXICO-EARTHQUAKE

Sismo 19-S 2022

A las 13:05 horas de este lunes se registró un sismo de magnitud de 7.7, 63 kilómetros al sur de Coalcoman, Michoacán.
Alfredo Estrella/AFP
People wait outside their homes after a quake, in Mexico City

Sismo 19-S 2022

El movimiento telúrico se registró a menos de 60 minutos de que se efectuara el simulacro nacional.
Henry Romero/Reuters
People react to an earthquake in Mexico City

Sismo 19-S 2022

Inicialmente, el Sismológico Nacional informó que el sismo había tenido una magnitud de 6.8 grados con epicentro en Michoacán, pero luego se corrigió el dato y subió a 7.7.
Andres Stapff/Reuters
MEXICO-EARTHQUAKE

Sismo 19-S 2022

El sismo que se originó en Michoacán también fue perceptible en Colima, Puebla, Jalisco y Estado de México.
Carlos Pérez Gallardo/Reuters
MEXICO-EARTHQUAKE

Sismo 19-S 2022

Cientos de personas salieron de sus oficinas y casas al escuchar la alerta sísmica.
Alfredo Estrella/AFP
probabilidades de que tiemble el 19 de septiembre de 2022

Sismo 19-S 2022

Por el sismo se registraron algunas crisis nerviosas.
Alfredo Estrella/AFP
MEXICO-EARTHQUAKE

Sismo 19-S 2022

Tras el sismo, los ciudadanos permanecieron en las calles. Algunos evitando regresar a sus inmuebles por el miedo a que alguna estructura presente daños mayores.
Rodrigo Arangua/AFP
MEXICO-EARTHQUAKE

Sismo 19-S 2022

Pacientes evacuados permanecen fuera del hospital tras el sismo.
Claudio Cruz/AFP
MEXICO-EARTHQUAKE

Sismo 19-S 2022

Personas evacuadas de edificios aledaños al zócalo usan sus teléfonos celulares para comunicarse con sus seres queridos.
Pedro Pardo/AFP

Ese movimiento generó una sanidad social que solo se había conocido en 1985, tras el sismo del primer 19 de septiembre.

En total fueron 370 personas fallecidas y 7,289 heridos.

Y aquí seguimos

México transita en una revuelta democrática como no se había vivido antes. Si bien nuestro país es sumamente joven en su lucha interna por la libre expresión, los grupos que representan a las minorías, han logrado levantar su voz de manera histórica. Esto a todas luces es un progreso; sin embargo, también han existido excesos, los cuales han polarizado de manera abrupta a los mexicanos, en grupos que se enfrentan ideológica o filosóficamente. Una situación que no habíamos visto anteriormente.

Quizá donde se ha centrado la batalla y el odio es en la arena de las redes sociales, donde se suelen librar cientos, o miles, de batallas inoperantes, pero que han dañado fuertemente a la sociedad. La división no solo separa, también enferma, radicaliza, ofende, denosta, juzga, injuria, lincha, condena.

Y nosotros, “los dueños de la verdad”; “expertos en todo” y pronto para enfrentarnos a debatir en cualquier momento, por lo que “creemos que creemos”, seguimos aquí, con la misma fragilidad de 1985 y 2017.

Porque cuando todos estuvimos fuera de los inmuebles, luego de salir corriendo por nuestras vidas, nos volvimos a ver a los ojos. Y nos reflejamos en las pupilas dilatadas que provoca el terror. Y ahí volvimos a recordar que no somos tan distantes, ni tan distintos como pensábamos. Ahí, la realidad nos volvió a recordar nuestra dependencia de unos por otros.

 

La maldición del 19 de septiembre solo puede ser vencida al recuperar nuestro sentido de pertenencia. Sí, como cuando cantábamos el Himno Nacional y llorábamos de alegría y emoción, luego de que nos daban la noticia de una nueva o un nuevo rescatado de entre los escombros. Cuando levantábamos el puño, en los lugares siniestrados, para pedir silencio. Cuando no existían rostros, nombres o banderas que nos dividieran. Cuando solo se trataba de reconstruir durante esos pesados días de septiembre en 2017.

Y ahí estuvimos una vez más, siendo humanos frágiles; vecinos por casualidad, pero en cualquier momento, cuando así lo decidimos, podemos ser familia.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad