Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#LaEstampa | Vacunar a los viajeros en aeropuertos

Se debate la idea de vacunar a los viajeros en EU, pero no se quiere tomar la decisión por temor a presiones económicas y políticas. El problema, claro, es que el virus no sabe de dólares y votos.
jue 30 diciembre 2021 11:59 PM
Airlines Cancel Thousands Of Flights As Omicron Cases Surge
MIAMI, FLORIDA - DECEMBER 28: Travelers make their way through Miami International Airport on December 28, 2021 in Miami, Florida. Over the holiday weekend, COVID-19 cases in the U.S. reached their highest level in nearly a year. More than 2,000 flights were canceled over the weekend as airlines dealt with a surge in COVID-19 cases due to the Omicron variant. (Photo by Joe Raedle/Getty Images)

En esta nueva etapa en la que el enemigo es la variante Ómicron, la batalla contra el coronavirus pondrá a prueba la imaginación del liderazgo mundial y la paciencia de la sociedad. El ejemplo más reciente es el debate, en Estados Unidos, sobre el requisito de vacunación para poder abordar vuelos ya no internacionales sino internos.

Publicidad

Anthony Fauci, el epidemiólogo en jefe del gobierno estadounidense ha promovido durante meses la polémica medida. Últimamente, con Ómicron creciendo, Fauci ha insistido. La intención de Fauci es doble. Por un lado, detener la propagación del virus, que ya hunde a Estados Unidos (y a buena parte del mundo) en una crisis de precariedad similar a los peores momentos de la pandemia (aunque no en cuanto a las hospitalizaciones, gracias a la vacunación).

Segundo, Fauci piensa – y no está solo– que obligar a los estadounidenses a vacunarse si quieren volar disminuiría el número de obstinados e irracionales que, contra toda lógica y todo cuidado de la salud personal y colectiva, insisten en aún no inmunizarse.

Aun con las recomendaciones vehementes de Fauci, el gobierno de Joe Biden se ha negado a imponer el requisito.

Las razones ilustran con toda claridad los retos que enfrenta la humanidad para parar en seco al virus. La realidad es que, si la salud pública fuera el único parámetro, es evidente que Biden habría ordenado el requisito para vuelos. Pero la salud pública no es, ni ha sido jamás, la única variable en juego. La presión de las aerolíneas está creciendo para que Biden no aplique la obligación. Lo mismo que el cálculo político de la tormenta de resistencia que la medida, aunque sensata y necesaria, desataría.

Publicidad

Y en esas estamos: aunque parece urgente, Biden no quiere tomar la decisión por temor a presiones económicas y políticas. El problema, claro, es que el virus no sabe de dólares y votos.

Y así empieza, querido lector, el 2022. Tenga usted muy feliz año. ¡Y nos vemos, ya en un nuevo ciclo, con muchas más estampas!

___________________

Nota del editor:

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad
Publicidad