Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada: Presupuesto inercial, pero Pemex y CFE son las ganadoras

El presupuesto sigue teniendo poco margen de maniobra para impulsar la inversión productiva; el gasto no programable y los pasivos laborales seguirán siendo un desafío.
dom 14 noviembre 2021 11:59 PM
(Obligatorio)
Las dos empresas del gobierno en materia de energía serán las ganadoras del Presupuesto 2022.

La Cámara de Diputados aprobó (en lo general y en lo particular) el Presupuesto de Egresos 2022 por un monto total de 7.08 billones de pesos, un crecimiento del 8.6% con relación al 2021, pero claramente inercial. Aunque la iniciativa enviada por el Ejecutivo Federal se mantuvo casi sin cambios en su estructura general, el recorte y reasignación de 8,000 millones de pesos de los órganos autónomos generó revuelo. En este entorno, no sorprende que se hayan hecho alrededor de 2,000 reservas para su discusión, a fin de mostrar el musculo de cada uno de los partidos y ser un round de sombra para lo que será la madre de todas las batallas, la iniciativa de reforma eléctrica .

Es importante resaltar que el Presupuesto 2022 contempla un déficit de 875,000 millones de pesos y un Gasto No Programable que ya representa el 26% de todo lo que se gastará en el 2022; todo un desafío dada el alza de tasas de interés que se registra a nivel local y la expectativa de menor liquidez global.

Publicidad

El gasto en inversión sigue concentrado en proyectos insignia que aún se discute su rentabilidad y sostenibilidad financiera; mientras los montos asignados con perspectiva de género siguen siendo limitados. En el último lustro, la inversión pública se ha mantenido en alrededor del 3% del PIB, nivel relativamente bajo para impulsar el crecimiento económico sostenido del país. La rentabilidad de los proyectos como el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas generan dudas, mientras el aeropuerto internacional Felipe Ángeles parece un paliativo a la infraestructura aérea de la capital, ya que no queda muy claro si podrá operar de manera simultánea con la actual terminal de manera eficiente.

La inversión privada sigue siendo el motor de la economía al ser cinco veces más alta que lo que realiza el gobierno, pero el complejo ambiente de negocios y cambios regulatorios que enfrentan sectores como el de las energías renovables es preocupante. Aunque se ha dicho que el Presupuesto 2022 tiene una perspectiva de género, los programas de apoyo a las mujeres siguen siendo muy pequeños.

El gasto en ciencia, tecnología e innovación se mantiene por debajo del 1% del PIB, difícil de entender en un mundo donde el conocimiento es la palanca del desarrollo económico. La pandemia nos enseñó lo importante que es apostar por la ciencia y tecnología; las vacunas han permitido retornar poco a poco a la normalidad, mientras la digitalización permitió impulsar el trabajo a distancia y las clases virtuales.

Los modelos de negocios de base tecnológica y la innovación siguen generando nuevos sectores con gran perspectiva como las Fintech y el Blockchain, aunque la poca participación de las mujeres en carreras STEM sigue siendo todo un reto. Sorprende que el gasto en salud siga siendo bajo en términos relativos, en un mundo donde las pandemias y las enfermedades crónico-degenerativas serán algo recurrentes y requerirá de una mejor infraestructura hospitalaria y de acceso a medicamentos.

 

CFE y Pemex son las grandes ganadoras del presupuesto al captar el 15.3% de los recursos totales asignados, situación que contrasta en un mundo que se alista a la descarbonización de la economía y la transición energética.

Las calificadoras de valores han mostrado cautela a los apoyos crecientes a las empresas productivas del Estado, ya que las asignaciones en el pasado no han logrado revertir la caída en la producción de petróleo y las perdidas técnicas y no técnicas en la generación de electricidad. Además de que sus pasivos laborales y endeudamiento representa una carga importante para el gobierno, situación que podría generar una reducción en la calificación soberana de México; sin considerar los riesgos asociados a una eventual aprobación de la reforma eléctrica que se discutirá en 2022.

El Presupuesto 2022 sigue siendo como todos los años inercial y con poco margen de maniobra, el desafío en el futuro cercano será tener una cobija más grande que cubra a más personas. Hacer que el Presupuesto se convierta en un instrumento de política pública altamente eficiente requerirá sin duda de una reforma fiscal; al tiempo que el gasto público deberá incorporar criterios ESG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo), perspectiva de género, considerar el cambio climático y una prudente administración de riesgos.

___________
Nota del editor:

El autor es Profesor-Investigador del Departamento de Economía, Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autora.

 

Tags

Finanzas públicas Andrés Manuel López Obrador Secretaría de Hacienda y Crédito Público Presupuesto del gobierno
Publicidad
Publicidad