Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#LaEstampa | AMLO en la ONU

Esperemos que la visita a Naciones Unidas (y el próximo encuentro con Joe Biden y Justin Trudeau) marquen un antes y un después en la presencia de López Obrador en el extranjero.
jue 11 noviembre 2021 11:59 AM
amlo en ny.jpeg
Tras dar su mensaje en la ONU, el presidente salió a saludar a mexicanos que le expresaron su apoyo en Estados Unidos.

El presidente López Obrador viajó a la sede de Naciones Unidas para presentar un argumento inapelable en México y el mundo: la batalla contra la desigualdad y la pobreza en el mundo requerirá de enfoques solidarios y ambiciosos en el futuro próximo.

Después de la pandemia, y mucho más con lo que vendrá después, dada la explosión de los procesos de automatización e inteligencia artificial, los países más desarrollados, y los seres humanos más adinerados, tendrán que tender la mano a los que menos tienen.

Publicidad

El presidente acertó en el diagnóstico. No lo hizo en la forma. Al discurso le sobró prédica y le faltó pragmatismo, como es costumbre del presidente de México. Decidió, de manera equivocada, dejar de lado las contribuciones que ha hecho la ONU en la batalla contra la pobreza. También presentó su propuesta en el foro equivocado.

Las cosas habrían caminado mejor con más pragmatismo y menos egolatría.

Pero el argumento es válido y valioso, y es significativo reconocerlo.

También es justo reconocer lo mucho que importa la presencia del presidente de México en un foro de esta naturaleza. El electorado mexicano no votó por Marcelo Ebrard ni por ningún otro funcionario del gobierno actual. Voto por Andrés Manuel López Obrador y corresponde al propio López Obrador representar a México en el escenario internacional.

A él y a nadie más.

Publicidad

Esperemos que la visita a Naciones Unidas (y el próximo encuentro con Joe Biden y Justin Trudeau) marquen un antes y un después en la presencia de López Obrador en el extranjero.

México no es cualquier país. Se merece un presidente presente no solo en las batallas domésticas sino también más allá de las fronteras, donde el nombre del país debe pesar. No es verdad que la mejor política interior es la exterior. La primera nunca reemplaza a la segunda. ¿Será que lo ha entendido el presidente? Se vale soñar.

___________________

Nota del editor:

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad
Publicidad