Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Cinco retos para la 65 Legislatura

La negociación entre todas las fuerzas políticas será fundamental para la siguiente Legislatura, además la coyuntura nacional requiere de un Congreso que sea espacio de intercambio y contrapesos.
mar 24 agosto 2021 11:59 PM
legislatura-camara-de-diputados.jpeg
La LXV Legislatura tendrá al menos 5 retos destacados.

El próximo 31 de agosto concluirá la 65 Legislatura, la primera desde 1997 en contar con mayoría absoluta del partido del presidente, lo cual permitió a Morena impulsar el proyecto de López Obrador mediante reformas legales desde el Congreso. Sin embargo, la elección del 6 de junio trajo un escenario diferente en la Cámara de Diputados, donde la negociación entre todas las fuerzas políticas será fundamental. Por otro lado, la coyuntura nacional de crisis sanitaria y de recuperación económica requiere de un Congreso que impulse el desarrollo del país y atienda las urgentes necesidades de la sociedad.

La 65 Legislatura deberá atender estos retos, así como los desafíos implícitos al ser un Poder de la Unión responsable de salvaguardar los contrapesos del país. Como órganos especializados en la creación y modificación de leyes, ambas cámaras del Congreso tienen retos para fortalecer sus capacidades técnicas y políticas. A continuación, algunos de ellos:

Publicidad

1. Paridad en todo. Si bien la Lesgislatura anterior (“la Legislatura de la paridad de género”) se integró por 48.2% de mujeres en la Cámara de Diputados y 49.2% en el Senado, la paridad no se ha trasladado a los órganos de gobierno del Congreso. En la Cámara de Diputados, dos mujeres dirigieron la Mesa Directiva: las diputadas Laura Rojas y Dulce María Sauri; mientras que la senadora Mónica Fernández Balboa presidió el segundo año del Senado. Para lograr que la paridad sea sustantiva y se refleje en el ejercicio del poder se requiere que las mujeres ocupen los espacios de decisión más importantes, como la coordinación de los grupos parlamentarios. Durante la 64 Legislatura, únicamente dos bancadas de cada Cámara fueron coordinadas por legisladoras: MC y PT en la Cámara de Diputados; PES y PT en el Senado. Esta discusión es especialmente relevante cuando todas las coordinaciones anunciadas por los partidos políticos para la siguiente Legislatura son para hombres. En junio de 2019, se publicó la reforma “Paridad en todo”, uno de los grandes logros de la 64 Legislatura que estableció el principio de paridad en todas las Secretarías de Estado federales y locales, así como en órganos autónomos y la Suprema Corte de Justicia, por lo que el reto será trasladarlo también a todos los espacios del Congreso de la Unión.

2. Profesionalización del Congreso. Otro de los grandes pendientes es la implementación del Servicio Profesional de Carrera de la Cámara de Diputados. El reto es garantizar la profesionalización de los servidores públicos en las áreas técnicas especializadas de la labor legislativa y contribuir al fortalecimiento de los espacios de decisión de la Cámara. Contar con una base sólida de personal capacitado que logre trascender el cambio de legislaturas dará a la Cámara el rigor técnico en favor de la profesionalización de las labores del Congreso.

3. Reelección. La próxima Legislatura será la primera en contar con diputaciones federales reelectas en un esfuerzo propuesto para incentivar la profesionalización de las y los legisladores, así como la rendición de cuentas hacia su electorado. No obstante, la última decisión sobre la postulación de las candidaturas pasó a los partidos políticos mediante criterios no especificados. Con el diseño actual, se prioriza la relación de los legisladores con su partido y no se pondera la experiencia ni los resultados de los diputados y las diputadas. La siguiente Legislatura tendrá la oportunidad de mejorar la elección consecutiva para anteponer la profesionalización, la evaluación del trabajo legislativo y la decisión de los electores de mantener o no al legislador de su distrito. En 2020, el Congreso incumplió con su obligación de emitir los lineamientos para la reelección de diputaciones federales, por lo que el INE estableció las reglas para el ejercicio de 2021. No obstante, el Congreso deberá trabajar en los lineamientos para las próximas elecciones e incorporar las áreas de oportunidad que reveló su primera aplicación.

Publicidad

4. Consenso y negociación. A diferencia de 2018, la siguiente Legislatura contará con una distribución de curules más equitativa entre todos los grupos parlamentarios. Morena contará con 198 diputaciones, por lo que dependerá de sus aliados para cualquier reforma de ley secundaria y deberá negociar con la oposición para las reformas constitucionales. En este nuevo escenario, los partidos de oposición contarán con 222 curules que les permitirán contener las reformas constitucionales. Este panorama resultará favorable para promover el consenso en la modificación de leyes. Morena tendrá la ardua labor de negociar los temas prioritarios del presidente con las demás fuerzas políticas.

5. Reformas pendientes. De acuerdo con la actual presidenta de la Cámara de Diputados, Dulce María Sauri, la Cámara tiene al menos 46 transitorios pendientes, 41 de ellos vencidos. El incumplimiento en la expedición de leyes deriva en huecos en la implementación, por la falta de leyes secundarias y transitorios. Entre los temas que deberá abordar la siguiente Legislatura, se encuentran varios omitidos por el Congreso actual. Entre ellos, destaca la Ley Reglamentaria de Revocación de Mandato, lineamientos de reelección consecutiva, la nueva Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación, la Ley del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la regulación del cannabis, la Ley General en Materia de Movilidad y Seguridad Vial, entre otras. El cumplimiento de plazos es otro reto que la siguiente Legislatura deberá enfrentar en pro de la correcta implementación de las leyes.

En suma, la dinámica dentro de la 65 Legislatura cambiará respecto a lo visto durante los primeros tres años de gobierno, cuando las prioridades presidenciales rigieron la agenda del Congreso. Por un lado, la Cámara de Diputados será, ahora, un espacio de negociación y un posible contrapeso al Ejecutivo. Por otro lado, su labor será fundamental para sentar las bases del desarrollo político, económico y social del país rumbo al cambio de gobierno en 2024.

____________________

Notas del editor:

La autora es consultora Senior especialista en temas legislativos, Integralia Consultores.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

Publicidad
Publicidad
Publicidad