Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | La tragedia de la Línea 12 del Metro sigue sin responsables

Por la importancia del asunto y las funestas consecuencias que esta obra mal hecha ha tenido en la vida de miles de personas, deberían hacerse públicos todos los documentos relacionados con la obra.
vie 18 junio 2021 10:30 AM
Dictamen Preliminar Fase 1 .jpeg
Entrega del Dictamen Preliminar Fase 1.

A mes y medio de la tragedia en la Línea 12 del Metro (L12) que le costó la vida a 26 personas y la salud a más de un centenar, se presentó este miércoles 17 de junio la Fase 1 del Dictamen técnico del incidente ocurrido en la L12 en el tramo elevado entre las estaciones Olivos y Tezonco, en las columnas 12 y 13 y análisis de causa-raíz. El documento fue realizado por el equipo internacional y multidisciplinario de expertos de la empresa DNV GL México S. de R.L. de C.V. (DNV).

El objetivo de este diagnóstico es “identificar la (s) causa (s) del colapso de un tramo de la L12 entre las estaciones Olivos y San Lorenzo Tezonco, así como desarrollar recomendaciones para prevenir la recurrencia de este evento o eventos similares en el futuro”. El diagnóstico se divide en tres fases: 1. Enfoque para la opinión técnica independiente; 2. Enfoque técnico para la investigación de la causa inmediata; y 3. Enfoque técnico para el análisis de la causa raíz.

Publicidad

Lo que nos presentaron ayer es el resultado de la Fase 1, el cual consistió en una serie de “inspecciones visuales de los componentes estructurales para identificar áreas de interés para su posterior análisis” y para obtener muestras del concreto y las varillas para “corroborar el cumplimiento de las condiciones de los materiales establecidos en el diseño”.

Los resultados de esta primera fase nos dan una pequeña luz de las razones que produjeron esta tragedia: fallas en la aplicación de soldaduras, distintos tipos de concretos, daños en trabes metálicas, soldaduras mal hechas, falta de pernos, para acabar pronto, el resultado es que la obra tenía fallas estructurales. Ya con estos incipientes resultados se podrían iniciar investigaciones para determinar las responsabilidades administrativas y penales en contra de los servidores públicos y contratistas encargados de realizar las soldaduras y de poner pernos; así como de aquellos que tenían la obligación de revisar que eso se hiciera correctamente.

Ahora bien, llama la atención que el resultado del diagnóstico de la Fase 1, que repetimos, se realizó a partir de una revisión visual, se concluya que se cuenta con las evaluaciones de condición de ruedas metálicas, y que “los componentes de las vías, rieles, gabinetes y motores de interruptores se observan en condiciones normales, cumpliendo con los protocolos de mantenimiento rutinario”.

¿Cómo es que a partir de una revisión visual y documental se determina esto? ¿Nos están adelantando que las ruedas, las vías, y los convoyes no tuvieron nada que ver con la tragedia del 3 de mayo?

Sería conveniente que ni la empresa DNV, ni la jefa de Gobierno adelanten vísperas al respecto, porque de los resultados de esta primera fase no pueden emitirse conclusiones, pues no existen las investigaciones ni las pruebas para determinar el nivel de impacto que las ruedas, las vías y los convoyes tuvieron en la tragedia.

Publicidad

Recordemos que para ahorrar dinero, el Gobierno del DF en tiempos de Marcelo Ebrard pidió que las ruedas de los vagones de la L12 fueran férreas, como las de los trenes, y no neumáticas como el resto de los metros, a pesar de la expresa advertencia por parte del exdirector del Sistema de Transporte Colectivo (SCT) Metro en 2007, respecto de que las ruedas de los vagones debían ser neumáticas, ya que “si se llegara a descuidar el mantenimiento de las vías cuando la rodadura es férrea, se podrían originar accidentes muy lamentables”, adicionalmente a que, debido a esa decisión, se tuvieron que cambiar las vías, lo que resultó en que se agregara peso adicional a la obra que de origen sería subterránea y que, posteriormente, se decidió que fuera elevada. El cambio de vías, a su vez, afectó la decisión del tipo de convoyes que se rentaron, porque no se compraron, y que seguramente tuvieron efecto en el funcionamiento de la L12.

Lo que está haciendo la empresa DNV es una auditoría forense de obra pública, cuyo objetivo, valga decir, no es sencillo ni rápido, pues se trata de recrear en el presente, acciones y revisiones pasadas, con la dificultad de generar una cantidad de supuestos que permitan obtener con veracidad datos sobre procedimientos de construcción y ejecución de trabajos de una obra. Una de las materias primas para realizar una auditoría forense es la información y la publicidad de la misma, por lo que no podemos dejar de cuestionar ¿por qué se reservó toda la información de la L12? Esto impide a la ciudadanía conocer las condiciones sobre las cuales se construyó la obra, y además nos deja en la posición de tener que creerle con los ojos cerrados a los resultados de la empresa DNV.

Creemos que por la importancia del asunto y por las funestas consecuencias que esta obra mal hecha ha tenido en la vida de miles de personas, deberían hacerse públicos todos los documentos relacionados con la obra e incluir a organizaciones de la sociedad civil y a instituciones académicas públicas y privadas en la revisión de dicha información.

Publicidad

Esta es una obra que desde su anuncio, hace casi 14 años, estuvo plagada de errores, dolo, negligencia y corrupción, y esta vez, no va a ser suficiente con echarle la culpa a las empresas constructoras. A ellas las contrataron, las revisaron y les pagaron servidores públicos. Varios siguen siéndolo y siguen tomando decisiones respecto de obras públicas, siguen manejando presupuestos, y siguen pensando que esta vez también la van a librar y que van a seguir viviendo al amparo de la impunidad.

______________________________

Nota del editor:

La autora es Directora Ejecutiva de Iniciativa de Transparencia y Anticorrupción de la EGobiernoyTP del Tecnológico de Monterrey (ITAC), @AngEstrada5,

El corautor Juan Paulo Granados Gómez es Investigador externo de la ITAC, @jppush.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de los autores.

Publicidad
Publicidad