Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los “noventa y tantos” de Ifigenia Martínez y el crecimiento económico

No hay pendiente más urgente en nuestro país que el que una vez clamó en un discurso doña Ifigenia: el crecimiento económico. Una tarea que, por cierto, no permite atajos.
mié 16 junio 2021 06:20 AM
PRD
Ifigenia Martínez y una trayectoria dedicada al estudio de la economía.

Este 16 de junio Ifigenia Martha Martínez y Hernández cumple “noventa y tantos” años. Pocas trayectorias como la suya.

Referente de las mujeres mexicanas y también para generaciones de economistas, administradores públicos, políticos y diplomáticos de México y el mundo.

Publicidad

Nació en el entonces Distrito Federal y vivió su niñez y adolescencia en los años 30 y 40 del siglo pasado. Estudió la licenciatura en Economía en la UNAM, se casó teniendo 21 años, y fue la primera mexicana en obtener el título de Maestría en Economía por la Universidad de Harvard, donde también cursó estudios de doctorado.

Su hijo Alfredo la describe como “inteligente y carismática, siempre buscando servir a su país ” y su nieto Antonio como “brillante, patriota, alegre y generosa”.

En la administración pública, tuvo como mentores nada menos que a Jaime Torres Bodet en la Secretaría de Educación y a Antonio Ortiz Mena en la de Hacienda. Su vida política partió en el PRI, por el cual fue diputada federal; posteriormente, al lado de Cuauhtemoc Cardenas y Porfirio Múñoz Ledo fundó el PRD, que la llevó a dos diputaciones federales en sendas legislaturas más, así como a diputada de la Asamblea Constituyente de la CDMX.

En el ámbito internacional fue representante de México ante la ONU y es parte del consejo nacional consultivo de UNICEF.

Hoy es senadora de la República por Morena. Llega puntual, preparada e impecable a las citas legislativas. Derrama generosidad, sabiduría y experiencia. Siempre con participaciones pertinentes y bien razonadas.

 

A propuesta mía, desde marzo de 2019 el Salón de Protocolo del Senado de la República lleva su nombre. Apenas un merecido reconocimiento a una grande de nuestro país. Y con esa grandeza en esa ocasión pronunció estas palabras que cada día cobran más vigencia, sobre todo en un México donde el gran pendiente es un crecimiento económico sostenido que permita el acceso pleno a derechos económicos y sociales, y el regreso a la trayectoria de abatimiento de la pobreza y las carencias:

“Me embarga una emoción muy particular y, al mismo tiempo, me compromete a poner todo mi empeño y experiencia para que todos juntos marquemos el destino de México, con la mirada puesta en el combate a la desigualdad, a fin de erradicar la pobreza en un ambiente de paz”.

No hay pendiente más urgente en nuestro país. Es por cierto una tarea que no permite atajos: sin crecimiento económico no habrá prosperidad para todos ni justicia social. Debemos tener los números claros y no caer en espejismos. Aunque este año crezcamos cerca del 6%, ello no alcanza a compensar la caída del Producto Interno Bruto del año pasado de -8.5%, más la del año previo de -0.2%, ni nos habrá de llevar de regreso a la trayectoria ininterrumpida de crecimiento de la actividad económica por 37 trimestres consecutivos que se rompió el tercer trimestre de 2019.

 

Nos tomará varios años regresar al punto de partida. La clave está en las palabras de Ifigenia: todos juntos con la mirada puesta en la desigualdad. Para progresar debemos lograr un consenso nacional, para avanzar tenemos que tener en la mira un objetivo común prioritario. Difícilmente podemos encontrar uno de más apremio que las y los mexicanos tengan pleno acceso a alimentación, salud, educación, empleo, vivienda y servicios básicos. Ello es por antonomasia, la ausencia de inequidades. Escuchemos a la Maestra.

_________________

Nota del editor:

La autora fue servidora pública por más de 25 años, exsubsecretaria de Relaciones Exteriores, Desarrollo Social y Hacienda, y senadora con licencia.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

Publicidad
Publicidad