Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#LaEstampa | El retorno de Cienfuegos

Si el general está de regreso en México se debe no a una exoneración, sino a la presión que ejerció el gobierno de México por razones aún nebulosas, advierte León Krauze.
jue 19 noviembre 2020 11:58 PM
Salvador Cienfuegos
En Estados Unidos, el general Salvador Cienfuegos estuvo acusado de narcotráfico y lavado de dinero.

En un proceso diplomático sin precedentes, el gobierno mexicano ha rescatado al general Salvador Cienfuegos, señalado en Estados Unidos de cuatro gravísimos cargos. Para conseguirlo, el gobierno ha recurrido a herramientas y argumentos pocas veces vistos en la relación bilateral. Ha amenazado con cortar la colaboración en materia de seguridad, por ejemplo.

En otras palabras, la Cancillería mexicana ha enseñado los dientes, que resultaron, si creemos en la versión oficial, mucho más filosos de lo que se sospechaba. Al final, el gobierno estadounidense optó por retirar los cargos a Cienfuegos en una decisión que la propia justicia de Estados Unidos ha dicho pertenece al universo de la política antes que la justicia.

Publicidad

Si Cienfuegos está de vuelta en México, se debe no a una exoneración de lo que se le acusa sino a la presión que, por razones aún nebulosas, decidió ejercer la administración de Andrés Manuel López Obrador.

A pesar del turbio precedente de los métodos que la hicieron posible, la repatriación de Cienfuegos significa una gran oportunidad para la justicia mexicana. México tiene ahora la posibilidad de demostrar que el regreso de Cienfuegos pudo haber comenzado como un procedimiento político, pero terminará con un proceso jurídico.

Las autoridades estadounidenses no han manifestado duda alguna de la seriedad o la verosimilitud de las acusaciones contra Cienfuegos. Lo han dejado ir a regañadientes. Es posible que, de haber tenido la oportunidad de llevarlo a juicio, los fiscales que abogaron, por ejemplo, contra su liberación bajo fianza probablemente habrían estado cerca de encontrarlo culpable. De ahí que la tarea que tiene frente a sí la justicia mexicana no sea un asunto menor.

#QuéPasóCon la captura de Salvador Cienfuegos?

Publicidad

Cienfuegos no puede regresar a la vida normal, como si nada hubiera ocurrido. Al menos no si la evidencia que presentó Estados Unidos tiene alguna validez. En ese caso, la justicia mexicana deberá proceder con rectitud y celeridad. Lo contrario será prueba de que al gobierno actual le importa más cuidar los métodos del poder y apaciguar las presiones y pasiones de actores públicos que hacer valer la ley así, sin más.

Ahora… si el futuro inmediato encuentra a Cienfuegos respondiendo a cabalidad las sospechas en su contra y la justicia sigue su rumbo como es debido, entonces el gobierno mexicano habrá dado una lección de honestidad y pulcritud. Es, en el fondo, una oportunidad de oro, como pocas. El mundo entero estará atento.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad