Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Adiós, 'Chucho el roto'; hola, corrupción

La renuncia de Jaime Cárdenas al INDEP se hizo acompañada de una denuncia de corrupción, pero el presidente no ha dado señales de querer investigar a los amigos de ‘Chucho el roto’.
vie 25 septiembre 2020 11:00 AM
instituto para devolver al pueblo lo robado
Las subastas del INDEP se habrían realizado en medio de irregularidades.

En marzo de este 2020, Ricardo Rodríguez Vargas, en ese momento titular del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (INDEP), se autodefinía como un ‘moderno Chucho el roto'. De manera casi romántica, explicaba en entrevista para Expansión Política que el Instituto a su cargo estaba entregando millones de pesos al pueblo, y presumía que por primera vez en la historia los bienes y recursos decomisados o incautados al crimen o a funcionarios corruptos estaban llegando realmente a la gente.

Rodríguez Vargaz dejó el cargo en junio, pues sería parte de la terna de candidatos del presidente para que el Senado eligiera al titular de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon). En su lugar, López Obrador designó a un abogado muy cercano a él: Jaime Cárdenas Gracia .

Publicidad

Además de tener una década defendiendo al lopezobradorismo, Cárdenas Gracia es conocido porque en julio de 2012, después de las elecciones presidenciales de ese año, se encargó de documentar y presentar ante el INE un expediente en el que se confirmaba la triangulación y transferencia de recursos de la campaña Enrique Peña Nieto y del PRI a beneficiarios de programas sociales mediante el reparto de tarjetas del banco Monex, el “Monexgate”, lo llamó López Obrador.

Ahora, en 2020, tras permanecer apenas tres meses en el cargo que le dio el presidente, Jaime Cárdenas renunció INDEP. En una carta fechada el 21 de septiembre, denunció que al llegar al Instituto encontró “irregularidades administrativas - procedimientos de valuación que no garantizan los principios del artículo 134 constitucional (el mayor beneficio para el Estado), mutilación de joyas, contratos favorables a las empresas y no al INDEP, y, conductas de servidores públicos contrarias a las normas”. En síntesis, encontró corrupción en el INDEP y la denunció.

En una entrevista de radio posterior a su dimisión con Ricardo Rocha, el abogado explicó que al llegar al cargo se le pidió entregar resultados, pero por su formación de abogado insistió en que se cumplieran las normas administrativas, lo que generó molestias y “pérdida de respaldo del presidente”. Al grado que López Obrador le reprochó su formalismo.

Cárdenas Gracia reconoció que hay tantas irregularidades que en el INDEP ni siquiera se sabe cuántos bienes se tienen en su inventario.

Narró que en el cambio del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) al INDEP se heredaron problemas y procedimientos de administraciones anteriores, ejemplificó que en este 2020 que hubo contratos de más de mil millones de pesos acordados para favorecer a las empresas con las que están signados.

Publicidad

Esa denuncia de lo descubierto por el abogado Cárdenas es similar a un caso expuesto por el propio López Obrador en el proceso que se sigue en contra de Emilio Lozoya. El presidente ha presentado como un hecho de corrupción el contrato que la petrolera firmó en el sexenio peñista en beneficio de Etileno XXI , una filial de Odebrecht en México, gracias a ese contrato la empresa recibía suministros de Pemex a un precio menor al del mercado, afectando los intereses de la paraestatal. Un "contrato leonino", lo califica así el presidente, como el que denunció Cárdenas que signó el INDEP en este gobierno.

Además de ese contrato, se deben revisar las respuestas que Cárdenas Gracia obtuvo del presidente y sus colaboradores –conseguir resultados sin ser formalista; es decir, aclarar si se le solicitó actuar sin seguir los procedimientos o las normas legales vigentes.

Hasta el momento no se ha dado a conocer que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) investigue a Ricardo Rodríguez Vargas, el exfuncionario autodefinido como “un moderno Chucho el roto”, quien se mantiene a la espera de que se destrabe la designación del titular de la Prodecon, la cual quedó detenida luego de que se impugnara la terna porque ninguno de los tres integrantes de la misma cumplía con los requisitos de ley.

Publicidad

Antes de que se diera a conocer la carta de Jaime Cárdenas, el presidente justificó esa renuncia argumentando que su excolaborador se aflojó: “Hay gente muy buena, honesta con convicciones, inteligentes, pero no se les da lo del trabajo como servidor público. La verdad es que esto es un apostolado y hay que resistir y trabajar mucho, tener aplomo, porque el que se aflige, se afloja”.

El abogado rechaza haberse aflojado o fatigado. En declaraciones posteriores a lo dicho por el presidente, Cárdenas no se ha confrontado con él, a pesar de las críticas a su persona o de que el presidente considera “politiquería” sus denuncias.

El presidente tiene la oportunidad de investigar los presuntos actos de corrupción en el INDEP y mostrar a sus funcionarios que sí está dispuesto a “barrer las escaleras: de arriba para abajo”. De esa manera mandaría un mensaje: si los colaboradores de “Chucho el roto” se quedaron con parte de lo incautado por el gobierno y no lo entregaron a la gente, serán sancionados.

______________________

Nota del editor: el autor es jefe de información en Expansión Política.

Las opiniones en este artículo son responsabilidad única del autor.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad