Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Coronavirus y transformación digital del Derecho

Philippe Prince Tritto asegura que el Derecho, como espejo regulador de nuestra sociedad, está destinado a sufrir profundos cambios en su contenido; serán más notorios en la forma en que se practica.
mar 12 mayo 2020 06:30 AM
derecho en internet.jpg
Los procesos legales en línea se incrementarán después de la epidemia de coronavirus.

La crisis sanitaria del coronavirus que estamos atravesando podría cambiar profundamente nuestra relación con el derecho y la forma en que trabajan los abogados. Nuestra forma de vida nunca volverá a ser la misma.

Como profesional del derecho y de las Legal Techs desde hace varios años, expongo mi análisis del periodo excepcional que estamos atravesando.

Publicidad

Nada volverá a ser lo mismo

Mientras escribo estas líneas, todavía no sabemos lo que nos depara el futuro, si seremos capaces de retomar una vida normal o no . Todos los indicadores internacionales y la retórica de los profesionales de la salud sugieren que no. Ya sea que esperemos un rápido desconfinamiento, una inmunidad universal a mediano o largo plazo, la rápida llegada de una vacuna o una situación que se prolonga, la vida cotidiana de toda la población se ve actualmente perturbada. Esta situación llevará lógicamente a un cambio en nuestro comportamiento, en nuestros patrones de consumo, en nuestra forma de vida, en nuestro concepto de comunidad, en nuestras relaciones con los demás, en nuestra forma de ver la vida en general.

El Derecho, como espejo regulador de nuestra sociedad, está entonces destinado a sufrir profundos cambios en su contenido. Pero lo más notorio será en la forma en que se practica y en la organización de los actores que lo componen.

Un acelerador de la innovación

La tercera regla de trabajo de Einstein decía que “en medio de la dificultad reside la oportunidad”. Dentro del ecosistema jurídico, esta frase adquiere ahora su pleno significado. Esta crisis es una oportunidad para dar un giro real a la innovación y para alimentar las tecnologías jurídicas del futuro.

El sector jurídico ha expresado reiteradamente su preocupación por los efectos de las nuevas tecnologías en el cumplimiento de la reglamentación y las cuestiones de seguridad . Si la desconfianza y el miedo al cambio se desvanecen, la crisis de COVID-19 puede ser un incentivo para aplicar definitivamente las innovaciones y soluciones eficaces que han sido desarrolladas en los últimos años y que, además de resolver los problemas actuales, transforman la eficiencia y el costo de los procesos a mediano y largo plazo.

Publicidad

Adaptarse o morir

Dado que las conexiones físicas serán cada vez más escasas debido a la crisis sanitaria actual, o las que vendrán, es más que nunca el momento de que los profesionales del derecho se apoyen en la tecnología y en las alternativas que la web puede ofrecer a menor costo: todo tipo de soluciones automáticas e instantáneas, como los chatbots legales, que permiten ofrecer constantemente servicios a distancia dando autonomía a los clientes.

A su vez, las instituciones jurídicas deberían adaptar urgentemente sus infraestructuras para proteger la seguridad jurídica de las personas, como ha empezado a hacer con urgencia la Suprema Corte de Justicia de la Nación que sesionó vía remota por primera vez el 20 de abril. De hecho, existen disposiciones para que todos los órganos jurisdiccionales implementen las herramientas tecnológicas para el trabajo remoto y el trámite del juicio en línea. Otros cambios sencillos podrían agilizar el proceso judicial, tal como la ampliación de notificación electrónica por los actuarios, como lo sugieren expertos en Derecho Constitucional. Pero ya es hora de ir más lejos. Es necesario que los gobiernos piensen en una administración pública a prueba de epidemias y la pongan en práctica, utilizando las tecnologías disponibles, como los blockchains o la verificación electrónica de identidad. Es necesario también abordar seriamente algunas cuestiones, como la forma de sustituir eficazmente la comunicación que el ciudadano puede tener en una reunión cara a cara con un funcionario público.

Por su lado, el sector de las Legal Techs debe abandonar la idea de una evolución gradual y pasar rápidamente a la segunda fase de su transformación: ofrecer soluciones jurídicas de vanguardia a sus clientes que se están adaptando al cambio que estamos experimentando, como por ejemplo las herramientas de recopilación de pruebas digitales como las que permiten la firma electrónica, o de consulta asistida por computadora.

Publicidad

Actúa ahora

La crisis sanitaria que vivimos actualmente modificará de forma duradera los hábitos de consumo, en México y en otros lugares, mediante el aumento de los intercambios digitales en detrimento de los físicos, ya sea para asesoramiento o transacciones. En lugar de centrarse en los posibles fallos o riesgos, es vital que los bufetes de abogados aprovechen esta oportunidad histórica para introducir nuevas herramientas tecnológicas y soluciones en línea que les permitan mantenerse a la vanguardia de su industria, acercándose a una agencia de consultoría en tecnologías legales. Cuanto antes puedan adaptarse a esta nueva realidad, antes podrán convertirla en una oportunidad y protegerse de la crisis mundial.

__________________

Nota del editor: el autor es profesor investigador de la Facultad de Derecho en la Universidad Panamericana.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad