Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | Políticos: ¡Se trata de las causas!

Los políticos, sean de “derecha” o de “izquierda”, están inmersos en sus luchas de poder y no atienden problemas reales como la escasez de medicamentos, escribe Caleb Ordóñez Talavera.
mié 28 agosto 2019 10:00 AM
Senadores
El Congreso está por terminar su periodo de receso y comenzar otro periodo ordinario de sesiones.

Quieren aparentar ser perfectos y expertos en todos los temas. ¿Quiénes son progresistas y quiénes conservadores? Eso parece ser lo de menos. Son pragmáticos y pospolíticos. Ya no se distingue entre “derecha” e “izquierda”. Pareciera que casi todos son iguales, que buscan solo defender sus intereses. “Chairos” o “fifís”, da igual. Unos quieren derrocar al presidente y a su partido, mientras que los fieles morenistas quieren perpetuarse en el poder y justificar la actuación del Ejecutivo.

Ellos, la pesada clase política, que pueden ofenderse entre unos y otros, pero jamás hacerse daño. Ayer podían flagelar a Carlos Slim y llamarle “magnate”, “neoliberal” o “tirano”, y luego de una mañanera se “convierte”, se “limpia” y es “ungido” para ser un “empresario ejemplar”. Porque en el México moderno, el de la 4T, todo significa quedar bien con el presidente. Darle un abrazo con fotografía incluida basta para restaurar años de linchamiento público y ganarse el corazón de sus aplaudidores.

Publicidad

Por otra parte están los vencidos, esos que han transitado por un lado y otro del espectro político, que han disfrutado las mieles del poder y se han abastecido ampliamente de él. Hoy, fuera de los partidos políticos que tanto defendieron un día, ya sea por decisión propia o por haber sido expulsados. Buscan ese regazo de ilusión combinada con melancolía que les provocan los triunfos del ayer; frente a ellos, la figura de AMLO como la de un gigante de 1,000 cabezas, que los números de aceptación tienen firme y casi imbatible. “A toda costa habrá que vencerlo”, es la consigna que lanzan tanto los organismos especímenes y aún no nacidos de México Libre y Futuro 21, ambos representados por figuras deterioradas y polémicas. Se aferran a la contienda, con una sola motivación, ninguna más: ver caer a su enemigo y que su presidencia sea un fracaso.

Lee: Quadri defiende a Futuro 21 y tuit contra Oaxaca, Chiapas y Guerrero

Abajo, los soldados de distintos colores, se enfrentan diariamente en el ruedo del anonimato y la comodidad. En ese cruento escenario de las redes sociales. Ahí se demuestra la poca calidad de sus fundamentos. Pelean en vano, innecesariamente, sobre temas soeces y sin importancia. Los más radicales de cada bando sacan a relucir sus temores, fobias e inseguridades. El odio prevalece, el debate es miserable.

Quien haga sentir peor a otro será el gran ganador; la horda de bots pagados y usuarios falsos inundará de mensajes y hashtags esas raquíticas batallas estériles.

Publicidad

No me quiero morir, señor presidente

En medio de esa oscura y deplorable imagen de la política del país, surge una pequeña voz, grabada en un video poco mayor de 30 segundos; se trata de Erik Indo González, un pequeño veracruzano, sin ninguna bandera política en sus manos. Pero sí con una condición de leucemia linfoblástica aguda de alto riesgo. Erik se hace escuchar, con el talante de un verdadero guerrero, que lucha diariamente, y le pide una sola cosa a Andrés Manuel López Obrador: “No me quiero morir, señor presidente”.

Lee: “No me quiero morir”; con ese mensaje niño con cáncer pide medicamentos

No, Erik no lo hace por joder. No lo envió la oposición a hacer un video viral para criticar a la 4T. Erik tiene la causa más grande: quiere vivir para regresar un día a ser el gran lanzador que lucía en el montículo de su natal Minatitlán.

Para seguir con su tratamiento de quimioterapia, Erik necesita con urgencia un medicamento fundamental para este tipo de enfermedad: metotrexato. Que, a causa de la “austeridad”, han dejado de distribuir en el el Hospital Infantil de México Federico Gómez y en el 20 de Noviembre del ISSSTE.

Publicidad

La valentía de este pequeño de 10 años y la de sus padres fue secundada por decenas de padres de niños con cáncer, quienes tomaron incluso la calle principal de la Terminal 1 del aeropuerto de la Ciudad de México; haciendo una cadena humana, interrumpieron el tráfico, pero a diferencia de otras manifestaciones, cuando los automovilistas conocían la situación, solo agachaban la cabeza o hacían sonar su claxon en apoyo a su lucha.

Una pancarta era sostenida por uno de los padres, Israel Rivas, que contenía la leyenda: “Ni derecha, ni izquierda, dejen de pelear y hagan su trabajo. La vida de los niños con cáncer está en peligro”. Y lamentablemente, no solo la de los niños con cáncer: para millones de personas, vivir en México se convierte en una verdadera hazaña.

Como un terrible ejemplo, en el país más inseguro del mundo para los periodistas, con el asesinato de Nevith Condés Jaramillo, ya son al menos 11 los periodistas asesinados en México durante 2019.

Sentir de nuevo la pertenencia

Si el video de Erik pidiendo ayuda para poder vivir no es suficiente para erizarte la piel, si olvidaste que diariamente hay voces pidiendo justicia desde Tijuana hasta Tapachula, amenazadas por el crimen, la violencia, el hambre o la miseria. Si la sangre no te hierve de coraje al escuchar la noticia del asesinato de tres niñas, Lindsay de cuatro años, Sherlyn de 13 y Arleth Sánchez Gordillo de 14 años, en Ciudad Juárez, a manos del crimen organizado... Entonces es que de pronto perdimos la brújula.

Mientras culpas al gobierno o lo defiendes, se suman injusticias en el país. ¿A quién le importa si la culpa fue de Felipe Calderón o si AMLO no ha hecho nada para frenar la violencia? Mientras, miles de personas a nuestro alrededor sufren y no les extendemos ni una mano.

Es tiempo de dar una vuelta de 180 grados, darle la espalda a la politiquería barata y chatarra que hemos consumido diariamente, es el tiempo de un verdadero movimiento de empatía y apoyo a las víctimas. De abrazar las causas justas que nos convocan a todos. Que los políticos se queden con sus partidos y contando sus votos. En un México que se cae a pedazos a causa de la apatía y el hambre de poder de algunos cuantos. Está en ti, en mí, en todas las personas el reivindicar al país. Uno a uno, sin banderas o colores.

A ti, ¿cuál causa te hace despertar?

Recomendaciones

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad