Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

AMLO-Biden: relación que pasó de la rispidez al trato "entre iguales"

Este jueves se cumple un año de la llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos, tiempo en el que México ha logrado acuerdos en seguridad y migración, que este 2022 deberán dar resultados.
jue 20 enero 2022 11:59 PM
AMLO-Biden
En estos 12 meses de la relación entre Andrés Manuel López Obrador y Joe Biden, Estados Unidos ha ofrecido un trato de iguales y no de vecinos a México.

Aunque inició con “desaires”, rispidez y en un ambiente de desconfianza mutua, en 12 meses la relación entre México y Estados Unidos se ha vuelto estratégica, en la que se han logrado acuerdos en materia de migración, combate a la pandemia de coronavirus y en seguridad pública, rubros en los que este año deberán darse los primeros resultados.

Expertos en relaciones exteriores refieren que bajo las administraciones de Andrés Manuel López Obrador y Joe Biden, la relación bilateral tuvo un relanzamiento, por lo que hoy atraviesa por un buen momento.

Publicidad

En estos últimos 12 meses, entre ambos países se han logrado acuerdos en migración como la reactivación de “Quédate en México” o como la implementación de Sembrando Oportunidades en el sur de México, en seguridad como la firma del Acuerdo Bicentenario en el que existe el compromiso de frenar el tráfico de armas y en salud como trabajar juntos para controlar la pandemia en la región.

Stephanie Henaro, experta en geopolítica, territorio y seguridad y miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI); Reynaldo Yunuen Ortega Ortiz, profesor-investigador del Centro de Estudios Internacionales de El Colegio de México (Colmex), y Vicente Sánchez, investigador del Departamento de Estudios de Administración Pública de El Colegio de la Frontera Norte (Colef), sostienen que el desafío ahora es que las buenas intenciones se conviertan en resultados para ambas naciones.

“Con Trump había una situación más a la defensiva, fue muy agresivo en la retórica con México, con amenazas, lo que intentó concierto éxito el presidente López Obrador fue no engancharse en esa retórica agresiva. Con Biden la retórica ha cambiado, pero las políticas no se han modificado del todo, por ejemplo México sigue controlando la migración”, sostiene Ortega Ortiz, profesor-investigador de El Colmex.

Un frío arranque

La relación entre López Obrador y Joe Biden tuvo un frío arranque. A pesar de que los resultados electorales de noviembre daban la ventaja al político demócrata, desde México, el presidente pospuso por semanas la felicitación a quien sería su homologo entre 2021 y 2024 bajo el argumento de que esperaría a que el Colegio Electoral avalara su triunfo.

A esa felicitación tardía se sumó la desconfianza hacia Estados Unidos por la detención del exsecretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, a quien el presidente de México aseguró la agencia de Administración de Control de Drogas (DEA) le “fabricó” delitos. También López Obrador reclamó a Estados Unidos haber violado su soberanía con el operativo “Rápido y Furioso”, a través del cual se ingresaron armas que terminaron en poder de miembros del crimen organizado.

Publicidad

La primera llamada oficial entre ambos políticos se dio en enero de 2021, tres días después de la asunción al poder de Biden. En el diálogo telefónico ambos presidentes acordaron “fortalecer y estrechar la colaboración entre sus gobiernos”.

En los siguientes meses, ambos mandatarios sostuvieron llamadas telefónicas, una reunión virtual y hasta noviembre llegó el encuentro presencial en el marco de la Cumbre de Líderes de América del Norte.

Trescientos dos días pasaron desde su toma de posesión como presidente de Estados Unidos hasta Joe Biden se reunió por primera vez en forma presencial con su homólogo de México. El salón Oval de la Casa Blanca fue el sitio donde el político demócrata ofreció un trato de “iguales” y no de vecinos; en reciprocidad, López Obrador agradeció que México no sea visto como el patio trasero de la economía más grande del mundo.

Stephanie Henaro (COMEXI) explica que ese ofrecimiento de Estados Unidos es muestra de que la relación entre México y Estados Unidos se elevó a una posición estratégica, pero descarta que sea de iguales.

“Eso es muestra del interés estratégico y la manera en cómo se está desarrollando está relación bilateral. Sin embargo no podemos ser iguales sino somos iguales, la simetría es abismal”, destaca.

Publicidad

Los acuerdos

Una de las primeras coincidencias entre ambas administraciones se dio en materia de migración. Primero con la vicepresidenta Kamala Harris y después con el presidente Biden, México acordó que la migración será atendida desde sus causas para lo cual se implementará el programa Jóvenes Construyendo el Futuro en Honduras y Sembrando Oportunidades en el sur de México. Esa había sido una insistencia del presidente López Obrador y a la que incluso le había puesto cifra: de implementarse en Centroamérica, 330,000 migrantes no dejarían sus países con el objetivo de llegar a Estados Unidos .

Antes de finalizar el año 2021 ambas administraciones acordaron reactivar el polémico programa Quédate en México. Diseñado en el gobierno de Donald Trump ese programa devuelve a los solicitantes de asilo a territorio mexicano, mientras esperan la resolución de tribunales migratorios.

El gobierno de López Obrador aceptó luego de que Estados Unidos fuera receptivo a “las preocupaciones de índole humanitaria” que le manifestó México, entre ellas dotar de más recursos a los albergues, protección a grupos vulnerables y la aplicación de medidas contra el COVID-19.

En seguridad, se puso en marcha el Diálogo de Alto Nivel de Seguridad entre México y Estados Unidos en el que acordaron ponerle fin a la iniciativa Mérida e implementar el Acuerdo Bicentenario en el que ambos países trabajaran en materia de seguridad con mutuo respeto a sus soberanías. Algunos de los objetivos que se fijaron fueron establecer una red para la prevención de los homicidios, combatir el tráfico de armas, poner en marcha laboratorios de balística y desarticular a los grupos criminales y sus redes financieras. También se incluyó trabajar para controlar la pandemia de coronavirus en la región, para lo cual Estados Unidos ha donado a México millones.

Vicente Sánchez, investigador del Departamento de Estudios de Administración Pública de El Colegio de la Frontera Norte (Colef) considera que hasta ahora México y Estados Unidos han logrado en temas que a ambas naciones les interesa, por lo que no se puede afirmar que alguno se ha impuesto, como sí sucedió en la administración de Donald Trump.

“Los dos países ganan porque han mantenido una relación fluida y de entendimiento. A pesar de las diferencias, hay los cauces formales por los cuales transcurre la relación y se tratan los temas complicados, se llegan acuerdos. Es una relación de socios”, comenta.

Este 2022 es un año clave porque la relación bilateral cumplirá 200 años, pero también porque los acuerdos alcanzados en 2021 deberán comenzar a dar resultados.

Publicidad
Publicidad