Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El presidente reconoce resistencias internas a sus proyectos

López Obrador explicó que su gobierno ha enfrentado alguna oposición, incluso al interior de su gobierno, por lo que mediante un acuerdo publicado hace unos días agilizará los permisos para sus obras.
lun 29 noviembre 2021 03:33 PM
amlo-oaxaca-camino.jpeg
El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que la voz del pueblo es la voz de Dios, por lo que su gobierno escucha a los mexicanos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó que el acuerdo por el que todas las obras públicas de su gobierno serán consideradas como asuntos de interés público y de seguridad nacional sea un golpe de Estado y aclaró que el objetivo es “empujar el elefante”.

En su gira de trabajo por Oaxaca, donde inauguró el camino rural San Jerónimo Taviche, el presidente reconoció que durante sus primeros tres años de gobierno ha tenido que enfrentar resistencias, incluso al interior de su administración.

Publicidad

“Acabo de dar a conococer un acuerdo; ni siquiera es un decreto, ni siquiera es una iniciativa de ley, ¿saben para qué saqué ese acuerdo? Para que al interior del mismo gobierno no se tarden tanto los trámites y que entre todos sigamos empujando el elefante.

“Llegaron a decir los adversarios, los conservadores que ya era una dictadura, que yo había dado con ese acuerdo un golpe de Estado. Nada, es que tenemos que apurarnos para seguir sirviéndole al pueblo, resolver todos los problemas”, destacó.

La semana pasada en el Diario Oficial de la Federación se publicó el gobierno publicó un acuerdo por el que se declaran de interés público y seguridad nacional todos los proyectos y las obras a su cargo relativos a infraestructura, lo que incluye megaproyectos como el Tren Maya, el Aeropuerto Felipe Ángeles, la refinería de Dos Bocas o el Corredor Transístmico, entre otros.

El presidente subrayó que su acuerdo fue para agilizar los trámites pues el objetivo es que en 2023 todas las obras de infraestructura queden concluidas.

 

Recordó que no solo en la construcción de obras, también en el sector salud ha tenido que enfrentar resistencias y una mafia enraizada, que no permitía el avance de la administración.

“Nos dejaron un elefante echado, eso era el gobierno, un elefante echado, reumático y mañoso, que ya lo paramos y ya se le está terminando la enfermedad de la reuma y ya está caminando pero tenemos que seguirlo empujando”, destacó.

Uno de sus pendientes, anotó, es garantizar que los mexicanos tengan acceso a la atención médica y vacunas, como lo establece el artículo 4 de la Constitución.

“Nos ha costado porque había una mafia, fíjense cuánto tiempo nos ha llevado arrancar esa mafia, desenraizarla. Tres años”, comentó.

El presidente afirmó que la voz del pueblo es la voz de Dios, por lo que su administración escucha a los mexicanos.

Este lunes, el presidente realiza una gira por el estado de Oaxaca, en donde se ha dado espacio para caminar y celebrar con las comunidades.

 
Publicidad
Publicidad