Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Aún sin fuero, difícilmente un delito del presidente será investigado por la FGR

La supuesta eliminación del fuero que aprobó el Senado es más un juicio político que la posibilidad de llevar ante la ley al Ejecutivo para que sea juzgado por cualquier delito, advierten expertos.
vie 27 noviembre 2020 11:57 PM
AMLO-toma
Una de los 100 compromisos que asumió Andrés Manuel López Obrador el 1 de diciembre al asumir el cargo, fue justamente la eliminación del fuero presidencial.

Con la aprobación de las reformas a los artículos 108 y 109 de la Constitución de la Política, se permitirá que el presidente de la República pueda ser juzgado no sólo por traición a la patria, sino también por delitos de corrupción, electorales y cualquier ilícito, sin embargo, su proceso legal no será como el de cualquier ciudadano, advierten especialistas consultados.

Con 89 votos a favor y 23 en contra, el pleno del Senado aprobó este jueves la eliminación del fuero, a prácticamente dos años de que el presidente Andrés Manuel López Obrador envió una iniciativa para ampliar el catálogo de delitos por los que puede ser sometido a investigación y procesado el titular del Ejecutivo Federal en turno.

Expertos consultados por Expansión Política, señalan que al ser la Cámara de Diputados la que se encargaría de dar trámite a las acusaciones y la de Senadores la que determinaría si el presidente debe ser imputado por la Fiscalía General de la República (FGR), más que la supuesta eliminación del fuero presidencial para llevar ante la justicia al Ejecutivo Federal, lo que se hizo fue extender las razones para un juicio político.

Publicidad

“Es una trampa, una mentira, un engaño, un sofisma”, consideró el experto constitucionalista y académico de la UNAM, Francisco Burgoa.

Luego de rendir protesta como presidente de la República, López Obrador anunció 100 compromisos para su gobierno . El 56 consistió en reformar el artículo 108 de la Constitución para eliminar el fuero al Presidente.

El pasado 2 de septiembre, la Cámara de Diputados aprobó las reformas a los artículos 108 y 111 de la Constitución en materia de fuero con lo que se agregaron dos delitos por lo que el presidente de la República puede ser imputado: por hechos de corrupción y delitos electorales, que se suman al de traición a la patria y todos aquellos delitos por los que podría ser enjuiciado cualquier ciudadano o ciudadana.

De acuerdo con lo aprobado, este se pretende que sea el proceso para iniciar un juicio contra el presidente:

1. La mitad más uno de los miembros de Cámara de Diputados deben declarar procedente la solicitud.
2. Deberán después turnarlo al Senado.
3. Dos terceras partes de los integrantes de la Cámara Alta deberán determinan si procede la acusación contra el titular de Ejecutivo Federal.
4. Si de determina una afirmativa, entonces sí podría ser imputado por la FGR.

Publicidad

Cuando se aprobaron esas reformas, incluso el diputado federal Porfirio Muñoz Ledo, las criticó. “Se trata de un juicio político en el que la Cámara de Diputados actúa como órgano acusatorio y el Senado como órgano de sentencia. No se le arresta como a 'un ciudadano común'. Y si tiene mayoría en cualquiera de las Cámaras no pasa nada”.

Si hoy se le quisiera acusar al presidente López Obrador de haber incurrido en algún delito, no procedería pues en ambas Cámaras, su partido goza de mayoría junto con sus aliados, por lo que su “aplanadora legislativa” no daría tramite a la acusación.

“Esto que debiese ser estrictamente un juicio jurídico, se convertirá en juicio político… Al presidente no se le va a juzgar como a cualquier ciudadano, se le va a juzgar como al presidente de la República porque el único servidor público que puede ser juzgado de esta forma es el presidente de la República”, aseguró Burgoa.

Publicidad
Una investigación contra el presidente difícilmente va a llegar ante la Fiscalía General de la República ni con un juez de lo penal”.
Francisco Burgoa, abogado constitucionalista.

Durante la discusión de este jueves en el Senado de la República, legisladores de oposición criticaron que se engañe a los ciudadanos sosteniendo que el presidente será juzgado como cualquier mexicano que incurra en algún delito.

"Dice el presidente que se va a quitar el fuero. Eso es completamente falso y no se vale que engañemos así...¿Saben qué tiene que hacer alguien para procesar al presidente con este dictamen? Tiene que cusarlo ante la Cámara de Diputados y luego la Cámara de Diputados tiene que acusarlo ante el Senado y nosotros nos vamos a convertir en jurado", planteó el senador del PAN, Damián Zepeda.

Pero los expertos también advierten lo contrario: si un presidente de la República no tiene mayoría en ninguna de las Cámaras, el efecto podría ser adverso, porque los partidos de oposición podrían dar trámite a una acusación contra el titular del Ejecutivo federal solo por diferencias políticas.

Es por ello, que hay especialistas que consideran que hay cargos que deben seguir gozando de inmunidad, más no de impunidad.

El investigador de Mexicanos Contra la Corrupción, Ricardo Alvarado, explicó que el fuero impide que se utilicen las instituciones de justicia en contra de opositores políticos.

El fuero es una inmunidad que permite a los actores políticos seguir operando sin ser víctimas de una arbitrariedad judicial”.
Ricardo Alvarado, investigador de MCCI.

El experto agregó que el fuero no protege a políticos, pero sí a figuras de la administración pública y a sus funciones, por lo que es importante no pensarlo “en blanco o negro”, en si es bueno o malo, porque hay un camino intermedio que permita acabar con la impunidad, pero al mismo tiempo proteger a las instituciones democráticas.

En su opinión, más que eliminarlo, se debería establecer un candado para que en caso de que algún mandatario cometa un delito, éste no prescriba, y el titular del ejecutivo federal pueda ser enjuiciado al concluir su cargo.

De esta manera, si algún mandatario cometió un delito, cuando concluya su cargo podría enfrentar la ley.

Para el experto en el poder legislativo, José Luis Camacho Vargas, México debe transitar a una modificación de la figura de inmunidad procesal, pero no desaparecerla.

“Es fundamental que el fuero como una inmunidad procesal no desaparezca, pero sí se acote, para acabar con la impunidad”, advirtió.

Este jueves, la Cámara de Senadores aprobó la eliminación del fuero y le ayudó al presidente Andrés Manuel López Obrador con el cumplimiento de otro de sus 100 compromisos que hizo el 1 de diciembre en el Zócalo de la Ciudad de México. Al tratarse de una reforma constitucional, ahora deberá ser aprobada por al menos 17 congresos locales.

En su conferencia matutina, el mandatario federal celebró la eliminación del fuero, que prevé pueda entrar en vigor antes de que concluya 2020.

"Esto es un hecho verdaderamente histórico, no se podía juzgar al presidente en funciones por cualquier delito, solo por traición a la patria y esto significaba un fuero, ahora con esta iniciativa, con esta reforma a la constitución se va a poder juzgar al presidente por cualquier delito como a cualquier ciudadano, se termina el fuero", dijo López Obrador este viernes 27 de noviembre.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad