Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Morena cumple una semana sin dar resultados de su elección; exigen anulación

Para morenistas opositores a la dirigencia de Mario Delgado se debe anular el proceso porque las irregularidades fueron generalizadas y el retraso en la entrega de resultados confirma los problemas.
mar 09 agosto 2022 06:00 AM
(Elecciones de consejeros estatales de Morena)
El proceso interno del partido se vio marcado por irregularidades y violencia. Así fue documentado en redes sociales a través de videos en los que se ve la quema de urnas.

Morena cumplió una semana en la incertidumbre, al aplazar la entrega de resultados de su elección interna, ante ese escenario opositores a la actual dirigencia, a cargo de Mario Delgado, alistan la presentación de un “recurso madre” para solicitar la anulación total del proceso por violaciones generalizadas a los principios constitucionales en materia electoral.

Hasta ahora ya suman más de 400 quejas presentadas ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia (CNHyJ) pero, afirma John Ackerman, académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y dirigente de la Convención Nacional Democrática (CND) de Morena, las irregularidades fueron generalizadas en las 300 asambleas distritales, por lo que están dadas las condiciones para anular la elección morenista.

Publicidad

Así, la CND se prepara para invocar la nulidad del proceso por irregularidades determinantes, lo que, de acuerdo a la ley, ocurre cuando se acredita que en por lo menos 20% de las casillas instaladas, en este caso el 20% de las asambleas morenistas (60 de 300), se presentaron irregularidades graves.

En este recurso se argumentará el criterio de “determinancia cualitativa”, que implica que independientemente de los resultados cuantitativos para cada candidato, o la diferencia entre ellos, “se anula una elección cuando existe una transgresión tan profunda a los principios constitucionales que el proceso electoral simplemente no puede estimarse constitucional o democrático”, según el escrito que se prepara.

Sin embargo, explica el académico, “basta que se anule el 20% de las asambleas distritales para tirar todo el proceso”.

Por ahora en la página de la CND de Morena ya están los primeros casos de la “ExpoFraude” que muestran algunas de las anomalías ocurridas en la jornada electoral de ese partido y enmarcarán la discusión que para rescatar al partido tendrá esa corriente el domingo, en el Monumento a la Revolución.

En entrevista, Ackerman informó que el recurso madre sobre las asambleas distritales se presentará esta semana pero habrá más.

“Habrá más impugnaciones sobre los resultados particulares y otra impugnación madre sobre la integralidad del proceso cuando ya haya concluido, son tres etapas y todas terminarán en impugnación”, detalló.

 

Morena superó al “chuchinero” perredista

La voz de Ackerman no es la única crítica dentro de Morena. Para Marcos Fuentes, del Foro de Militantes de Morena, que agrupa a cientos de afiliados fundadores y que se declaran promotores de la candidatura presidencial de Claudia Sheinbaum, Delgado no puede seguir frente a Morena no sólo por haber permitido las anomalías sino porque ya carece de autoridad en el partido.

“En esta elección se pasó por encima de la militancia de base… la participación de los gobernadores, presidentes municipales, diputados federales y locales, senadores, hasta servidores de la nación en acarreos de votantes con la promesa de apoyos y despensas fue vergonzoso”, asegura.

Por su parte, Humberto Casián Jiménez, integrante del Foro y residente en Jalisco repudió que el día de las asambleas “todos andaban detrás del hueso, acarreando, para hacer de esta elección una violación al estatuto. Los funcionarios públicos que salieron electos no deben llegar a congresistas nacionales”, dijo al exigir que se dediquen a hacer su labor pública.

Otra voz crítica es la del fundador de Morena Alberto Pérez Schoelly, economista, exdirector ejecutivo de Greenpeace-México referente morenista en la Ciudad de México, quien en carta abierta al presidente Andrés Manuel López Obrador divulgada en Facebook lamentó que el mandatario haya considerado democrático un proceso con un sinnúmero de irregularidades.

“¿Dice usted que el acarreo y desaseo fue la excepción y no la regla? Eso le toca valorarlo a la base militante (…) estamos documentando y sometiendo a las instancias correspondientes más de 400 denuncias de todos los distritos electorales.

“Usted seguramente recordará el 'chuchinero' de cuando las elecciones internas del PRD, cuando los chuchos no dejaron llegar a Alejandro Encinas. Pues ese chuchinero se quedó corto con lo sucedido el 30 y 31 de julio”, escribió sobre el proceso morenista.

Su comentario –expresó el morenista– “causó malestar, indignación, dudas, beneplácito y aplausos entre los morenistas, según su formación y principios. Para la mayoría de quienes venimos de la izquierda, en muchos nos causó malestar; en otros dudas, y en muchos otros indignación”.

Por eso le pidió “no hacer mucho caso de la información que le proporcione la cúpula de nuestro partido. Le quieren presentar ese panorama halagador que para nada es cierto”.

 

Jueces y parte

Hasta ahora, las anomalías documentadas sobre todo por la Convención Nacional Democrática (CND) exceden lo ocurrido el 29 y 30 de julio, durante las asambleas morenistas, y siguen acumulándose, reconoce el académico Ackerman, pues tras la emisión de votos aún sigue la incertidumbre y, con ello, las anomalías.

“¿Dónde están las boletas? ¿Dónde están los resultados? Esa es una irregularidad más que se suma a todas las demás”, argumenta el morenista y académico.

De acuerdo al documento preparatorio de la impugnación, se cometieron al menos nueve irregularidades organizativas antes de las asambleas, y 10 violaciones a la autenticidad y la libertad del voto durante la jornada electoral, es decir 19 anomalías sólo hasta el día de la votación.

Hoy se acumula a ello la falta de acceso a la justicia de los militantes de Morena, pues la CNHyJ “no es autónoma” –expone el investigador universitario– y la evidencia es que el dirigente nacional Mario Delgado en sus conferencias de prensa ha asumido la función de calificación del proceso y resolución de quejas hablando incluso a nombre de la Comisión de Justicia.

Explica que la instancia organizadora del proceso, la Comisión Nacional de Elecciones (CNE), a la que pertenecen el presidente y la secretaria general buscaban calificar la elección sin atender las quejas.

Y que fue hasta cuando cuestionaron la falta de independencia de la Comisión de Justicia que Delgado corrigió y dijo que ellos solo reciben las quejas.

Sin embargo, desde el 29 de julio la CNHyJ decretó la suspensión de términos para la tramitación y procesamiento de asuntos debido a “la carga de trabajo y los recursos humanos y materiales con lo que cuenta este órgano”.

Eso significa, expone Ackerman, que no resolverá en 10 días las denuncias y quejas recibidas como le obliga el Reglamento, y los militantes quedarán en indefensión.

La Comisión Nacional de Elecciones (CNE), en tanto, invalidó un acuerdo del 29 de julio que le obligaba a publicar los resultados “a más tardar” el 3 de agosto y el mismo día que vencía el límite determinó, con el argumento de “dar certeza”, que difundirá resultados dos días antes de las asambleas estatales del próximo fin de semana.

Es decir, si los resultados de la elección apenas se darán esta semana, jueves y viernes, y las asambleas estatales están programadas para este sábado 13 y domingo 13, no habrá tiempo para impugnar resultados y menos para resolver los recursos.

Apuestan, reconoce Ackerman, a que se consumen los actos y dejar sin justicia a los militantes.

“Es una trampa evidente, justamente lo que quieren es que no se puedan hacer impugnaciones antes del fin de semana que es cuando se van a elegir a integrantes de los Comité Ejecutivos Estatales. Están buscando que no haya tiempo”, denuncia.

A esa situación se agrega, expone, la irregular postulación como candidatos de quienes organizaron y quienes calificarán la elección, lo que los colocará en conflicto de interés, como jueces y parte.

Y es que 3 de 5 integrantes de la CNE –salvo Mario Delgado y Citlalli Hernández- se anotaron y validaron a la vez su registro como candidatos a congresistas, y lo mismo ocurre con 3 de 5 integrantes de la CNHyJ morenista, también candidatos y a la vez jueces de la legalidad del proceso impugnado.

Publicidad
Publicidad