Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Rosario Ibarra de Piedra: luchadora incansable por los desaparecidos

Entre sus acciones, se le reconoce como promotora de las reformas legales y constitucionales a favor de los derechos humanos y en contra de la tortura y desaparición forzada.
sáb 16 abril 2022 01:27 PM
Rosario Ibarra de Piedra
La activista fue promotora de varias leyes a favor de los desaparecidos.

La activista y fundadora del Comité ¡Eureka! Rosario Ibarra de Piedra, quien falleció este sábado a los 95 años en la Ciudad de Monterrey, Nuevo León , fue una de las activistas y defensoras de derechos humanos más importante en México. Tras la desaparición de su hijo Jesús Piedra Ibarra, en 1974, comenzó su lucha por la verdad y la justicia.

Fue cercana al presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien le dejó en custodia su medalla Belisario Domínguez, en 2019. “No quiero que mi lucha quede inconclusa. Es por eso que dejo en tus manos la custodia de tan preciado reconocimiento y te pido que me la devuelvas junto con la verdad sobre el paradero de nuestros queridos y añorados hijos y familiares”, dijo en ese entonces.

Publicidad

María del Rosario Ibarra de la Garza nació en la ciudad de Saltillo, Coahuila, el 24 de febrero de 1927. Como política, se desempeñó como diputada y senadora, además fue la primera mujer candidata a la Presidencia de la República en 1982 y 1988 por el otrora Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT).

De acuerdo a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) el hecho que marcó su vida fue la desaparición forzada de su hijo Jesús Piedra Ibarra, un joven activista acusado de formar parte del grupo guerrillero “Liga 23 de Septiembre”, quien en 1974, a los 19 años, fue detenido de manera ilegal en Monterrey por agentes policiales quienes posteriormente lo entregaron a instancias castrenses.

En 1977, se fundó el Comité Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos, que sería conocido como el Comité ¡Eureka!, para exigir justicia y demandar el alto a la impunidad. Desde entonces, el Comité ha logrado encontrar a más de 148 personas desaparecidas con vida y ha popularizado la consigna de “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”.

Debido a su gran lucha colectiva, en 1978 el presidente José López Portillo decidió promulgar la Ley de Amnistía, la cual fue aprobada en el Congreso. En 2005, la activista también fue reconocida con la medalla al mérito ciudadano por parte de la Asamblea Legislativa del entonces Distrito Federal.

Rosario Ibarra
Rosario Ibarra fue pionera en la búsqueda de desaparecidos, lo que le valió numerosos reconocimientos.

En 2012, con el impulso del Comité ¡Eureka! y el Colectivo Hijos México, Rosario Ibarra abrió el Museo Casa de la Memoria Indómita para reivindicar a personas víctimas de desaparición forzada, y desaparecidos por motivos políticos.

Asimismo, fue promotora de las reformas legales y constitucionales a favor de los derechos humanos y en contra de la tortura y desaparición forzada. Debido a esta gran labor fue candidata al Premio Nobel de la Paz en los años 1986, 1987, 1989 y 2006. En 2013 fue honrada con un documental sobre su trayectoria como luchadora social y en 2019 se le concedió la medalla al mérito cívico “Eduardo Neri, legisladores de 1913”.

 

En julio de 2019, la Cámara de Diputados le concedió la Medalla al Mérito Cívico "Eduardo Neri y Legisladores de 1913" que se otorga cada año a ciudadanos que se hayan distinguido sirviendo a la colectividad, a la República y a la humanidad, destacando por sus hechos cívicos, políticos o legislativos.

En ese mismo año, el 23 de octubre de 2019, a los 92 años de edad y a 44 años de la desaparición de su hijo, el Pleno del Senado de la República aprobó otorgarle la Medalla de Honor Belisario Domínguez, en reconocimiento de su ardua labor como activista y defensora de los derechos humanos por más de cuatro décadas en favor de presos políticos, desaparecidos y exiliados.

Fue entonces que dejó “en custodia” su medalla al presidente López Obrador hasta devolverla con la "verdad sobre el paradero de nuestros queridos y añorados hijos y familiares".

Rosario Ibarra AMLO
El presidente Andrés Manuel López Obrador tenía una relación cercana con la activista Rosario Ibarra de Piedra.

El Ejecutivo federal fue de los primeros en manifestar su pésame por la activista que lo apoyó en 2006, cuando compitió por primera vez por la presidencia de México. Luego de que perdió en la votación frente a Felipe Calderón, Rosario Ibarra le colocó una banda presidencial honorífica.

 
Publicidad
Publicidad