Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Sin clases presenciales se tiene un retroceso de tres ciclos escolares

La organización Mexicanos Primero señaló que las clases a distancia no solo no han generado aprendizajes, sino que aquellos que ya se tenían en la educación básica se están perdiendo.
mié 26 enero 2022 03:20 PM
(Alumno de primaria en salón de clases)
La organización Mexicanos Primero detectó un retroceso en los aprendizajes básicos de matemáticas y español en los dos años que se han pausado las clases presenciales.

En México están por cumplirse dos años desde que las clases presenciales quedaron en pausa debido a la pandemia de COVID-19. El impacto de las decisiones de las autoridades educativas y de salud ya se puede estimar: un retroceso de hasta tres ciclos escolares.

Así lo reportó este miércoles la organización Mexicanos Primero durante la presentación del estudio 'Equidad y Regreso sobre la presencialidad en las escuelas y aprendizaje', en el que alertó sobre una pérdida de aprendizajes en alumnos de primaria y secundaria, por la decisión de cerrar las escuelas e impartir clases a distancia.

Publicidad

"Con estos casi dos años de clases suspendidas se tiene un retroceso de tres ciclos escolares. A los estudiantes se les olvida hacer una operación simple o hasta leer un número de dos dígitos", dijo durante la presentación Katia Carranza, investigadora de Mexicanos Primero.

De acuerdo con el estudio, hasta diciembre de 2021, 51% de alumnos de 10 a 15 años asistía a la escuela, 35.1% estaba a distancia y 7.5% cursaba en sistema híbrido, pero 6.2% ya había abandonado la escuela.

Los datos muestran que aquellos estudiantes que tomaron clases a distancia empeoraron los conocimientos en 8.3% al no poder comprender un texto de 4to grado, cuando en mayo de 2021 sí pudieron.

Es decir, señaló Katia Carranza, los estudiantes que cursan a distancia no solo no están aprendiendo, sino que están perdiendo conocimientos que ya tenían.

Pero los más afectados son aquellos que ya no están tomando clases, al empeorar en 23%, puesto que ya no pudieron comprender un texto de 3er grado. Mientras que quienes asistieron a las aulas vieron una mejoría de 6.2%, y los que cursaron en modelo híbrido mejoraron en 5%.

En conocimiento de matemáticas, la pérdida de aprendizajes es más grave: los estudiantes que están en modelo híbrido empeoraron en 8.3%; del grupo de los que siguieron a distancia, la pérdida de aprendizaje se dio en 6.2%; mientras que aquellos que asistieron a la escuela mejoraron en 10.7% al ser capaces de resolver una división simple.

El estudio concluye que asistir a las escuelas más días favorece en el aprendizaje, especialmente de las materias más complejas.

"Ir a la escuela, aunque sea un solo día a la semana, hace la diferencia. No ir ningún día a la escuela, es decir, seguir a distancia, implica perder aprendizajes (...) Solo la presencialidad continua hace la diferencia en la recuperación de los aprendizajes", resaltó Katia Carranza.

 

"Emergencia de los aprendizajes"

David Calderón, presidente de Mexicanos Primero, resaltó que el aprendizaje no se quedó congelado y no es el mismo que antes de la pandemia, por lo que lamentó la forma en que la autoridades educativas siguen tomando acciones en este sentido.

"Es devastador el cierre de escuelas en México al no haber generado las condiciones óptimas para que todos pudieran aprender. Está demostrado que para alumnos de básica la oferta a distancia no les gusta, no les funciona y no siempre tienen las condiciones para hacerlo", mencionó.

Calderón indicó que desde el primer momento se exigieron protocolos y suministros para lograr la presencialidad al 100% y segura, pero en su lugar, manifestó, la autoridad educativa se ha enfocado en defender el contenido de sus libros y programas.

Por el panorama actual que enfrenta la niñez en materia de educación, Mexicanos Primero lanzó un llamado a las autoridades a realizar la fórmula de 5x5x5: cinco horas de escuela, cinco días a la semana y con cinco condiciones imprescindibles:

  • Agua, jabón y sanitizantes.
  • Aire, ventilación, sana distancia y cubrebocas.
  • Apoyo socioemocional.
  • Refuerzo en los aprendizajes fundamentales.
  • Participación, escuchar a la comunidad.

Para David Calderón, el hecho el que solo el tercio de la población escolar esté en las aulas, según los datos presentados cada semana por la Secretaría de Educación Pública (SEP), es una "emergencia de aprendizajes que debe convertirse en un problema público".

“Regresemos, sí, pero a aprender, no solo es la cantaleta de 'regresen, regresen', sin dar confianza en los hechos, y sin un propósito. Si logramos que todas las familias capten que el aprendizaje es algo vivo, y que no se queda detenido con el marcador en ceros, sino que decrece y que es necesario un plan de recuperación vigoroso, entonces hay esperanza", expresó.

 

¿Dónde está el diagnóstico de la SEP?

Mexicanos Primero señaló que, hasta este momento, la SEP no cuenta con un diagnóstico sobre el abandono escolar ni los aprendizajes en estos casi dos años de clases presenciales suspendidas.

"De entrada, hoy no sabemos cuántos niños están asistiendo a la escuela, qué están aprendiendo y qué tanto dejaron de aprender. ¿Dónde están los datos oficiales, precisos y confiables?", dijo en la presentación del estudio Laura Ramírez, también investigadora de la organización.

Los resultados del estudio de Mexicanos Primero derivan de una encuesta en campo realizada por la propia organización, hablamos directamente con niños, niñas y adolescentes, a quienes se les aplicó un cuestionario socioemocional y una prueba de medición aprendizaje.

Mexicanos Primero destacó que el estudio fue integrado en el reporte 'El estado de la educación global en la crisis, un camino hacia la recuperación', realizado por UNESCO, UNICEF y el Banco Mundial.

En su trabajo, la organización reportó que en los dos años de pandemia en México, 23.2% de los alumnos de educación básica que dejó los estudios fue por falta de equipo para cursar a distancia; mientras que 23.2% dijo que ya no quería estudiar.

"Para el derecho a aprender es fundamental regresara las aulas, pero eso no es suficiente, porque no se trata de llenarlos de datos, sino de ver lo que necesitan aprender. Se necesitan políticas públicas que respondan al panorama actual", concluyó Katia Carranza.

Publicidad
Publicidad