Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#Crónica | La emoción del regreso a clases entre cubrebocas y gel

Este lunes 30 de agosto, millones de estudiantes regresaron a las aulas en todo el país tras año y medio de clases a distancia por el COVID-19. Volvieron entre alegría, nervios y medidas sanitarias.
mar 31 agosto 2021 06:20 AM
Regreso a clases 2021
En este regreso, los planteles tomaron diversas medidas como colocar señalizaciones o procurar que hubiera pocos estudiantes en cada salón.

El cubrebocas, el gel antibacterial y la careta se sumaron a los útiles escolares de los millones de niñas, niños y adolescentes que en casi todo el país regresaron a las aulas este 30 de agosto, tras año y medio de clases a distancia por la pandemia de COVID-19. Detrás de las mascarillas de diferentes tipos, las sonrisas de los estudiantes al volver a ver a sus compañeros eran casi imposibles de notar.

Con excepción de Michoacán y Sinaloa, en 30 estados los alumnos volvieron a las aulas este lunes, luego de que en marzo de 2020, cuando apenas se registraban los primeros casos de COVID-19 en México, las escuelas se cerraron por la llegada de una enfermedad que ya ha cobrado 258,491 vidas, según datos de la Secretaría de Salud federal.

Publicidad

Aún no salían los primeros rayos del sol y al interior de la Escuela Primaria República del Ecuador, en la alcaldía Venustiano Carranza, ya se escuchaba a los conserjes barrer los patios para recibir a los menores que retomarían sus actividades presenciales.

A las 7:30 de la mañana comenzaron a llegar los primeros padres de familia y alumnos con mochila al hombro y sus uniformes de gala o deportivos, pero todos con su respectivo cubrebocas.

Mientras los papás compartían puntos de vista a favor y en contra del regreso a las aulas, algunos niños aprovecharon para saludarse con los puños y otros hasta se abrazaron y jugaron.

Carlos se dijo nervioso por volver a clases tras año y medio de confinamiento, pero aseguró que lo que más esperaba era abrir sus libros y comenzar sus actividades para adquirir conocimientos. "Pues lo que más de desagradó (de la pandemia) es que no podía salir, siempre me quedaba ahí, en casa, y lo que sí me agradó es que me quedaba más tiempo con mi familia", contó.

Parte de los protocolos de ingreso al plantel fue el balizamiento de la baqueta con marcas con una distancia de 1.5 metros para que los alumnos pudieran formarse. Antes de ingresar al patio principal, a los estudiantes se les tomó la temperatura y se les dio gel antibacterial.

Publicidad

La escuela, "el segundo hogar"

Casi al mismo tiempo, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguraba desde Palacio Nacional que el regreso es necesario. "La escuela es insustituible, es el segundo hogar", insistió.

"A veces hay problemas en las familias y se llega triste a la escuela, pero ahí se cuenta lo que se está sufriendo y se encuentra aliento, solidaridad de niñas, de niños. Por eso es muy importante el día de hoy, porque es mantener esta comunicación en todas las escuelas de México, que ya no estén encerrados los niños, las niñas, que no estén expuestos solo al Nintendo, a toda la información tóxica que tanto daña. La escuela es, repito, insustituible, es lo mejor que hay y por eso estamos muy contentos", dijo.

Saúl, de 12 años, terminó el quinto y sexto año de primaria desde la computadora en su casa y ahora inicia la secundaria; Matemáticas, Geografía y Español fueron sus primeras clases. Algo que sí fue contagioso entre sus compañeros fue el nerviosismo, pues ninguno se conocía.

Rebeca Márquez, madre de Saúl, consideró que regresar es importante para la salud mental de su hijo y otros niños de su edad. "El estar todo el tiempo encerrados, el estar todo el día sentados frente a una computadora la verdad era mucho desgaste emocional, físico, y al mismo tiempo les generaba otro tipo de temores", sostuvo.

Por la mañana, los gobernadores de distintas entidades dieron un corte de caja. Mauricio Vila, de Yucatán, informó que 623,000 alumnos regresaron, en tanto que Miguel Barbosa, de Puebla, indicó que hubo un arranque "completo" en el regreso a clases. "Todos los niveles educativos, 18,000 escuelas, 1 millón 700,000 alumnos. Estamos entendiendo este día como el regreso a clases de la sociedad", señaló.

En la Ciudad de México, la expectativa se mantuvo latente en las últimas semanas. El titular de la Autoridad Educativa Federal, Luis Humberto Fernández, informó que entre 90% y 95% de las escuelas públicas y privadas de la capital está abierto para el regreso a clases presenciales.

"Están abiertas, están en condiciones y se están cumpliendo todos los protocolos", dijo este lunes.

En la Primaria República de Yugoslavia se abrieron las puertas minutos antes de las 8:00 de la mañana y, al momento del ingreso de los primeros alumnos, padres de familia no se contuvieron y despidieron a los niños con aplausos para demostrarles su apoyo en este regreso a clases. "Van a pasar a formarse enfrente de su salón y los papás se van hacia allá (en la acera de enfrente), no puede haber papás aquí enfrente ni en grupos. Bienvenidos", dijo la directora de esta escuela al momento de recibir a los primeros alumnos.

Para los padres de familia, este 30 de agosto no solo representó el inicio de un ciclo escolar, sino la oportunidad para que los menores retomen la convivencia con otros, con las medidas de sanidad necesarias. "Se me hace muy bueno porque ya les hacía falta a los niños para socializar y salir tantito de todo el estrés que tenían ya en casa, para los niños fue muy difícil adaptarse al trabajo en línea, el aprendizaje a distancia", expuso Berenice, madre de un alumno de tercer grado.

Publicidad

Regreso voluntario, pero con cautela

Si bien el regreso a clases fue un llamado voluntario, el primer día se vivió en medio de incertidumbre y ausencias. No todos los padres se animaron a llevar a sus hijos, mientras otros lo hicieron con cautela.

"Aun así, nos resta esperar que no haya casos de contagio, yo creo que en los más pequeños les cuesta más porque el contacto lo tienen más fácil", comentó José Alfredo al recoger a su hijo Leonardo, un pequeño que pasó del kínder a la primaria en medio de la pandemia.

En una colonia en Tlalnepantla, tres escuelas primarias se mantienen casi juntas y solo en dos de ellas asistieron alumnos, pues en un plantel se dedicaron las primeras horas para orientar a los padres e informar de los protocolos.

"Es preocupante (que no estén vacunados los niños), pero también es obvio que en la casa no están aprendiendo lo que tenían que aprender", señaló la mamá de Alberto, quien pasó a tercero, al señalar que será el viernes cuando se le den los detalles del regreso a clases, el cual considera necesario para el desarrollo de los menores.

En el Estado de México, el gobernador Alfredo del Mazo explicó que más de 4.5 millones de alumnos de escuelas públicas y privadas tienen la oportunidad de regresar a clases presenciales. "El retorno se realiza de manera segura, gradual y voluntaria", afirmó.

Publicidad

"Tenemos que aprender a vivir con esto"

El primer día de clases en la Secundaria Técnica 14, 5 de Mayo, en la colonia Del Valle de la alcaldía Benito Juárez, transcurrió entre salones a medias y alumnos con cubrebocas que por primera vez en año y medio pisaron un salón.

Valeria estudió entre los muros de esta escuela apenas medio año antes del inicio de la pandemia, cuando en marzo de 2020 se anunció la suspensión de clases. Tras estos meses de clases a distancia, confesó: "Casi no aprendí nada".

Ahora, la adolescente inicia el tercer y último año de secundaria ya con la mente en el siguiente paso: la preparatoria. "Espero salir bien porque paso a la prepa el siguiente año, espero que esto se componga para que puedan ya venir todos a la escuela y que todo vuelva a la normalidad", contó la alumna.

Al llegar, a cada estudiante se le indicó dónde debía sentarse, dejando una silla vacía entre cada uno. También en el receso fueron supervisados por los maestros, quienes recordaban el metro de distancia entre personas como una de las medidas para evitar el contagio de COVID-19.

Sandra Rodríguez, madre de Valeria, sostuvo que, pese a estar consciente del riesgo, la realidad es que su hija se puede contagiar incluso si siguiera en clases a distancia. "Es muy difícil tomar esta decisión, pero también es parte de querer a un hijo el que él siga con sus estudios y se siga preparando. Tenemos que aprender a vivir con esto porque ya no se va a ir", afirmó.

Las medidas sanitarias se replicaron en la mayoría de las escuelas. En este caso, para dejar espacio para la sana distancia, cada grupo de alrededor de 50 alumnos fue dividido en dos: los alumnos cuyo primer apellido inicie con las letras de la A a la M asistirán a clases presenciales, mientras de la N a la Z tendrán actividades en sus hogares. Cada semana se turnarán los grupos.

La apertura de escuelas también estresó a algunos padres y madres, como Yesenia Hernández, quien afirmó que dejar a su hija en la secundaria fue difícil cuando la CDMX continúa en semáforo naranja y aún no se informa si se vacunará a menores ni cuándo.

"(Actuamos) con mucha incertidumbre porque, después de un año y medio de pandemia, ahorita que seguimos en semáforo naranja que nos pongan a asistir a clases sí es un poco complicado y preocupante por su salud", dijo.

Sin embargo, para su hija Michelle este nuevo ciclo significa también libertad de conocer a jóvenes de su edad y concentrarse en sus estudios, pues el próximo año realizará el examen para la preparatoria. "Me agradó mucho el regresar pero todavía, después de un año, estoy como en shock", admitió Michelle.

Publicidad
Publicidad