Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La incertidumbre se mantiene en docentes a 15 días del regreso a clases

Maestras coinciden en que predomina la falta de información por parte de la SEP sobre el retorno a las aulas. Mientras, el reporte de la SSA arroja más de 60,000 contagios de menores por COVID-19.
lun 16 agosto 2021 06:00 AM
Escuelas en la CDMX
La disyuntiva entre llevar a los niños a la escuela o dejarlos con clases a distancia se remarca conforme se acerca la fecha de inicio del ciclo 2021-2022.

A unos días de que el ciclo escolar 2021-2022 comience de manera presencial en las escuelas, para los docentes no está claro cuál será la ruta que seguirán, solo que están llamados a volver a las escuelas luego de más de un año que salieron de los salones en marzo de 2020 por la llegada de la pandemia de COVID-19.

La situación es distinta a la de hace 15 meses porque los contagios en los adultos mayores y personas vulnerables ya han bajado, aunado a que el personal educativo ya recibió la unidosis de Cansino. Pese a ello, el temor persiste ante los casos detectados en los niños, niñas y jóvenes.

Publicidad

Tanto autoridades como especialistas coinciden en que es necesario el retorno para no agrandar más la brecha educativa, pero insisten en que no se tienen las condiciones o no se han propiciado en las escuelas.

Hasta el 8 de agosto, la Secretaría de Salud reportó 613 defunciones de niños, niñas y adolescentes y 60,928 contagios entre menores de edad en el país por COVID-19 en lo que se considera la tercera ola de la pandemia. Ese es el panorama en el que más de 25 millones de estudiantes de primaria (según datos de la SEP) podrán volver a las clases presenciales, si así lo deciden sus padres.

“No se ha hecho un análisis de ver las especificidades de cada niño para saber si está listo para volver, quiénes pueden volver y de qué manera”, expresa Paola Garnica, maestra de primaria que daba clases en la Ciudad de México, pero ahora se mudó a Morelos, donde empezará a trabajar en un centro privado.

Dice que la diferencia es grande entre ambos sistemas, pues en la nueva escuela ya les están explicando a los papás cómo será el regreso a las escuelas el próximo 30 de agosto y ellos, como docentes, ya tienen programados los Consejos Técnicos Escolares para la próxima semana, los cuales se llevarán a cabo en lugares abiertos, pues tienen las condiciones para hacerlo así.

“Me parece terrible que hoy jueves siga la incertidumbre de qué va a pasar el lunes con los maestros, los niños no saben de qué manera van a volver, y que tengas 15 días para ponerte de acuerdo para saber de qué forma volver, cuando tendría que ser un proyecto ya trabajado. La SEP va tarde de nuevo y es lamentable que como sistema no estemos preparados para lo que sigue”, afirma.

Así lo expresa María Fernanda Paz y Puente, docente en un preescolar del Estado de México.

“Nadie sabe nada y la mayoría está en desacuerdo de regresar porque la realidad es que en las escuelas de gobierno no se tienen las condiciones para regresar, los salones son pequeños, son muchos niños, en escuelas no hay agua”, señala.

La joven maestra explica que en junio, cuando se hizo un primer intento de volver, solo cuatro papás se presentaron en la escuela para hacer la limpieza y al ver eso, decidieron regresar al modelo virtual, pero tiene entendido que ahora no es una cuestión voluntaria, por lo menos para el personal educativo.

“Habían estado mencionando que era voluntario para docentes, papás y niños, después se dijo que solo era voluntario para papás y niños, pero los que van a decidir al final son los papás (…) Ahorita se ha sondeado y la mayoría de los papás no quiere regresar porque sus hijos no están vacunados, ellos tampoco, a lo más tendrán alguna dosis porque la mayoría de los papás son jóvenes”, dice.

Publicidad

Apenas este viernes, el presidente Andrés Manuel López Obrador insistió en la necesidad de regresar y comentó que no era obligatorio para los docentes, pues “nada por la fuerza”, pero señaló que los estudiantes tienen que retornar a las aulas porque se están perdiendo las actividades de socialización.

“Los niños no están conviviendo, no socializan, pero cuando regresemos tampoco lo van a hacer porque no van a poder compartir sus materiales o dinámicas como preescolar, al final no hay receso, no hay ceremonias, y tienen que mantener su distancia, entonces es ir a tomar la clase y nada más”, considera María Fernanda.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) enlistó una serie de medidas para el retorno a las escuelas, mientras que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) cerró filas con las autoridades para un “regreso a clases ordenado, seguro, responsable y cuidadoso”.

“Ante una pandemia que ya nos ha quitado casi año y medio de actividades escolares, tenemos que lograr que las escuelas sean espacios seguros para la comunidad educativa, donde la posibilidad de contagio sea menor y la integridad de los alumnos esté a salvo”, sostuvo el secretario general del sindicato Alfonso Cepeda Salas.

Pero para los docentes, "no es cosa nada más de decir algunas medidas", ya que a dos semanas de entrar todavía no tienen certidumbre de cómo serán las sesiones de consejo técnico programas en el calendario escolar para la próxima semana, mucho menos cómo será el 30 de agosto.

“No es nada más regresar, es que los papás nos ayuden a la entrada, a la salida, poner gel, tomar la temperatura, estar ayudando en la limpieza de las aulas. Por ejemplo, si lunes y miércoles van 10 niños, tengo que citar a los papás de esos niños a que limpien antes y después de las clases y los papás tiene que trabajar u otras cosas que hacer y por ese motivo no lo querían hacer, un conserje no se va a dar abasto para toda la escuela”, señala la maestra de preescolar.

“Sí podemos regresar, yo no me niego, pero que las escuelas estén en condiciones, que contemos con los materiales, que contemos con el apoyo de los papás, no muchos pueden aportar con recursos o tiempo”, aseguró.

Por otra parte, Paola Garnica –quien también es mamá de un niño que entrará a segundo de kínder, pero no ha pisado las escuelas– sostiene que falta mucha información por parte de las autoridades o dar más espacio a las escuelas para decidir.

“Volvemos todos cuando los casos van a la alza. Es una decisión sin un análisis profundo de los cómos, de los contextos y ese es el problema, dar autonomía a las escuelas sería lo ideal, pero no sé si las escuelas estén listas para tener una decisión así”, señala la joven que tendrá que dividir su tiempo entre ser maestra y mamá.

Publicidad
Publicidad
Publicidad