Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#QueLaCorteAclare: Organizaciones piden clarificar los alcances de la consulta

Agrupaciones de activistas le solicitan a la SCJN determinar las posibilidades jurídicas del ejercicio ciudadano en el que se votará por llevar a juicio a los expresidentes este 1 de agosto.
jue 15 julio 2021 06:59 AM
dudas consulta expresidentes
Este 1 de agosto, los mexicanos revisarán el pasado al acudir a votar por si los expresidentes deben o no ser juzgados.

La consulta popular sobre los últimos 5 expresidentes de México, una de las propuestas estelares del actual mandatario, Andrés Manuel López Obrador, está cada vez más cerca, pero aún se desconoce el alcance que tendrán sus resultados.

Se trata de la primera consulta ciudadana que se realizará con apego a la Constitución, organizada por el Instituto Nacional Electoral (INE) y respaldada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Pero, ¿en verdad tendrá un alcance "vinculatorio" contra Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), Ernesto Zedillo (1994-2000), Vicente Fox (2000-2006), Felipe Calderón (2006-2012) o Enrique Peña Nieto (2012-2018)? Y en dado caso, ¿esto qué significa?

Publicidad

Con la consigna #QueLaCorteAclare, las organizaciones civiles "Justicia Transicional en México" y "Elementa DDHH" solicitan al máximo tribunal del país que defina cuáles serán los alcances de la consulta, en caso de que haya una respuesta "afirmativa y vinculante".

Las organizaciones enviaron esta semana un escrito a la SCJN en el que alertan que la consulta, tal como está formulada, afecta el derecho de la población a saber qué se está preguntando, priva de efectividad a una consulta como mecanismo de participación del que tendrían que derivar políticas públicas y hace poco operativas las consecuencias y alcances que podrían desprenderse de los resultados.

"Con toda esta campaña de desinformación que ha habido sobre la consulta, creemos que es importante pedirle a la Corte que aclare sus términos; consideramos que el camino es pedir una aclaratoria de sentencia", dice en entrevista Jorge Peniche, abogado y cofundador de "Justicia Transicional".

En octubre de 2020, la Suprema Corte aprobó la realización de esta consulta, pero modificó la pregunta que se le hará a los ciudadanos, toda vez que, explicó en su momento, no se puede realizar la investigación o enjuiciamiento por crímenes o graves violaciones de derechos humanos a través de este ejercicio.

De tal manera que la pregunta que aparecerá en las boletas el próximo 1 de agosto es:

"¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?".

Publicidad

Aunque las organizaciones reconocen la tarea que hizo la Corte para cambiar la pregunta y precisar que la procuración de justicia no está sujeta a consulta, señalan que esta sigue siendo imprecisa y ambigua.

"5 ministros dijeron "no" (a la consulta) y 6 decidieron, por muchas razones y muy distintas entre ellas, que la materia de la consulta era un proceso de esclarecimiento para entender diversos fenómenos, como la corrupción, violencia y desigualdad. Es decir, lo que puede desprenderse de la consulta son mecanismos, pero lo que no está claro son algunos términos ni límites que aparecen en la pregunta", explica Peniche.

Más allá de aclarar que no es un juicio a expresidentes, pensemos en los cómos.
Jorge Peniche

De acuerdo con lo establecido en la Ley Federal de Consulta Popular, los resultados serán "vinculatorios" para los poderes Legislativo y Ejecutivo federales si se obtienen al menos 37 millones de votos; es decir, el 40% de los ciudadanos y ciudadanas inscritos en la lista nominal de electores. Pero las dudas no surgen de los posibles resultados, sino de la pregunta en sí misma.

En total son 5 dudas sustanciales que las organizaciones buscan sean aclaradas por la Corte antes del ejercicio:

  • ¿Cuál es el periodo que debe entenderse como "años pasados" en los términos de la resolución? Es decir, en qué periodo abarcaría un probable proceso de esclarecimiento histórico.
  • ¿Qué se entiende por "actores políticos del pasado"? Toda vez que el concepto es amplio e impide conocer sus límites, pues, en teoría, también se considerarían a grupos armados organizados o redes delincuenciales, por lo que se debe precisar quiénes son esos actores o en todo caso, su rango.
  • ¿Qué es un "insumo de consideración vinculante" y cómo este va a materializarse frente al ordenamiento jurídico?
  • ¿Cómo deben compaginarse el abanico de posibilidades al que refiere la determinación de la Corte? Se habla de mecanismos para avanzar en el derecho a la verdad o de recolección de evidencias, es decir, no está a consulta una acción específica, como la investigación o enjuiciamiento, sino posibilidades, pero cuáles.
  • ¿Cuáles son los límites del término "proceso de esclarecimiento"? Este es el núcleo de lo que podría activarse después de la consulta, por lo que es importante que se precise lo que incluye el concepto y lo que queda excluido".

Jorge Peniche enfatiza que la Corte tiene la obligación de aclarar esos términos abstractos que utiliza en la formulación de la pregunta, pues no solo garantizará el derecho de los ciudadanos a saber qué se está consultando, también les permitirá ser mejores vigilantes.

Además, señala que entre el discurso de "juicio a expresidentes" y "la justicia no se consulta", se está perdiendo la oportunidad de hablar sobre los mecanismos que pueden complementar y empujar temas de justicia, y sobre todo -dice- de preguntarnos cómo tendría que verse el 2 de agosto si gana el plebiscito.

"La Corte ha sido clara en decir que aquí no entrará (en juego) la fiscalía ni los jueces, sino mecanismos o figuras previas que tendrían que recolectar evidencias para ayudar al esclarecimiento de temas y poder generar insumos para la revisión de cuentas, reparaciones y contar la verdad de lo que ha pasado en México en los últimos 30 años, pero ¿cómo? ¿cuáles son los límites?", dice el abogado.

Publicidad

#LaVerdadTrasLaConsulta

Jorge Peniche confirma que la consulta del próximo 1 de agosto es "histórica" y debe tener el objetivo de acercar a la población para poder incidir en decisiones de política pública, pero también tiene grandes obstáculos.

"Ha sido un tema de desinformación, limitado, y es elevado el porcentaje de participación que se pide. Hay un montón de obstáculos detrás de la consulta, pero el ejercicio es histórico, y no es menor preguntarnos qué nos debemos como sociedad, y particularmente a las víctimas (....) Aquí la Corte genera un área de oportunidad", destaca.

No es menor que en un país como México la primera consulta que se va a realizar es sobre temas de verdad y justicia.
Jorge Peniche

Uno de los mecanismos complementarios que tendrían que resultar de la consulta del 1 de agosto es la creación de una comisión de la verdad para esclarecer hechos, causas y consecuencias de graves violaciones de derechos humanos, de todas las posibles víctimas, como una vía para garantizar sus derechos, la construcción de paz y de memoria colectiva.

Por ello —a la par de la solicitud que se le hace a la Suprema Corte—, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Justicia Transicional MX, y Elementa DDHH impulsan la campaña #LaVerdadTrasLaConsulta con la premisa:

"Ya que se llevará a cabo la consulta, consideramos que el debate principal debe centrarse en encontrar la mejor forma de garantizar los derechos de las víctimas (...) consideramos que las víctimas deben estar en el centro del debate de la consulta popular".

Publicidad
Publicidad