Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Controlar agentes extranjeros, un mensaje de AMLO a la DEA por caso Cienfuegos

Expertos consideran que las modificaciones a la Ley de Seguridad Nacional aprobadas por el Senado serán inaplicables y podrían afectar cooperación bilateral entre México y Estados Unidos.
vie 11 diciembre 2020 05:55 AM
AMLO
El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que con su iniciativa se buscaba "poner orden" en la actuación de agentes extranjeros en México.

Prácticamente vía “fast track”, el Senado de la República aprobó la iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador para modificar la Ley de Seguridad Nacional que “busca poner orden” en la actuación de agentes extranjeros en México; sin embargo, expertos consultados refieren que se trata de un mensaje de gobierno mexicano a las actuaciones clandestinas que por décadas han realizado elementos de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés), incluyendo la detención del general Salvador Cienfuegos.

En entrevista con Expansión Política, Ramón Celaya, abogado penalista y experto en seguridad, y Ernesto Antonio Pérez, especialista en seguridad pública de la Universidad La Salle, coincidieron que esta iniciativa, que calificaron de ilusoria e inaplicable, tiene un destinatario: la DEA.

Publicidad

“Es un claro mensaje de Gobierno Mexicano al gobierno de Estados Unidos, pero específicamente con dedicatoria a la DEA, no solo por el arresto de Cienfuegos, también por la detención de García Luna y por todas las operaciones clandestinas de más de cuatro décadas en México sin supervisión”, sostuvo Celaya Gamboa.

El mismo presidente López Obrador ha manifestado su animadversión a la actuación de agentes de la DEA en México.

“Estaba completamente metida en la Secretaría de Marina; había un operativo conjunto entre ambos gobiernos… ellos operaban (la DEA), entraban con absoluta libertad al país, hacían lo que querían. Claro, se los permitían”, dijo en una gira en octubre pasado por Oaxaca.

Tras la detención de Salvador Cienfuegos en Estados Unidos por presuntos delitos de narcotráfico, se especuló que el presidente planteó al gobierno de Estados Unidos que, si no desestimaban las acusaciones contra Cienfuegos, expulsaría a los agentes de la DEA en México, lo cual fue rechazado por el mandatario federal.

Siete semanas después del arresto de Cienfuegos Zepeda, López Obrador envío una iniciativa al Senado de la República para modificar la Ley de Seguridad Nacional. Bastaron menos de 24 horas para que las comisiones de Gobernación y Estudios Legislativos Segunda, así como el pleno aprobaran regular la presencia de agentes extranjeros en México, solo con un cambio propuesto por el senador Ricardo Monreal para que la Secretaría de Relaciones Exteriores no tenga facultades de control sobre elementos de las agencias extranjeras y que de ello se encarguen “las autoridades correspondientes”.

Publicidad

Para Ramón Celaya, la iniciativa aprobada no solo es innecesaria, sino equivocada por lo que podría resultar hasta contraproducente para el gobierno mexicano.

“El contenido de la reforma es ilusorio e ignorante de quien redactó la reforma porque plantean una serie de requisitos de los que el Estado mexicano no tiene capacidad para verificar ese cumplimiento”, destacó.

Entre lo aprobado por el Senado , destaca que los agentes extranjeros en México deberán poner en conocimiento de las autoridades mexicanas, la información que obtengan; actuar sin inmunidad alguna; portar el arma que en su caso autorice la Sedena, entre otras.

Celaya Gamboa consideró que, en los términos que fueron aprobadas las modificaciones, la ley será letra muerta.

“No veo a agentes de la DEA presentando un informe mensual a autoridades mexicanas entre muchas razones, por la desconfianza que históricamente tienen hacia el gobierno de México”, comentó.

Lo único que hicieron fue crear un elefante blanco algo que no va a poder ser aplicado puesto que el Estado mexicano no tiene forma de verificar que las agencias cumplan con lo que dice la ley”.
Ramón Celaya, abogado penalista y experto en seguridad pública.

Publicidad

Ernesto Antonio Pérez, especialista en seguridad de la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle, coincidió en que estas modificaciones podrían resultar contraproducentes para el gobierno de México porque los agentes no comparten su información con México.

“Quién dirá, ‘señor fiscal de la República, vengo a avisarle que acabamos de intervenir el teléfono de alguien’. Son aspectos que suenan ilusorios”, refirió.

Dijo que el presidente de México no ha querido reconocer al gobierno de Joe Biden y ya le está modificando aspectos de cooperación bilateral, lo cual podría generar un impacto negativo en la relación.

“Todavía no hay nuevo presidente, ni nuevo fiscal y ya estamos como declarando la guerra, de aquí en adelante la relación va a ser así… Lo van a ver como un altercado”, consideró el experto.

Planteó que estas modificaciones a la Ley de Seguridad Nacional tienen como destinatario a Estados Unidos: “Qué sabrán los Estados Unidos de personajes de la política mexicana, de secretarios, subsecretarios activos que hacemos esta ley”, destacó.

Ponen límite a funcionarios a locales

Las modificaciones realizadas por el Senado de la República proponen en el artículo 70 que, si servidores públicos de los estados o municipios sostienen alguna reunión, intercambian información, sostienen llamadas telefónicas o comunicaciones con agentes extranjeros, deberán entregar un informe por escrito a la Secretaría de Relaciones Exteriores y a la de seguridad Pública.

Gobernadores de oposición se manifestaron en contra de la iniciativa del presidente López Obrador al considerar que criminaliza a los funcionarios locales que sostengan alguna reunión o relación con agentes extranjeros.

El integrante de la bancada de Acción Nacional y miembro de las comisiones dictaminadoras, Damián Zepeda, calificó de grave que, con estas modificaciones, se subordine a los gobiernos municipales y estatales a la federación.

Ahora resulta que tienen que pedir permiso y ser acompañados por un chaperón cuando quieran sostener reuniones, cuando se trata de gobiernos autónomos”.
Damián Zepeda, senador del PAN.

Legisladores y gobernadores de oposición acusan que con estas modificaciones se criminaliza a los funcionarios locales y subordina a los estados y municipios al gobierno federal.

Al respecto, Ramón Celaya consideró que éste sí es un aspecto positivo de las modificaciones realizadas por los legisladores porque pondrán un límite a los acuerdos discrecionales que llegan a suscribir autoridades locales con agentes extranjeros.

“Hemos visto a presidentes municipales acordando la presencia con agentes de la DEA, del FBI para capacitar a sus policías y la federación no tenía conocimiento…el lado negativo, es saber cuáles son los arreglos o condicionantes de extranjeras a cambio de esta capacitación, esto sí tiene que ser reportado, porque sí veíamos una amplia discrecionalidad”, destacó.

En la conferencia del pasado 8 de diciembre, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, explicó que con estas modificaciones la finalidad es concentrar en un solo ordenamiento legal la actuación de agentes extranjeros en México, reciprocidad que implicaría exigirle a esos funcionarios internacionales requisitos y respeto a las leyes mexicanas como así se les solicita a los mexicanos en el exterior y que la política exterior se circunscriba al gobierno federal.

“La Constitución dice: ‘La política exterior es una potestad del Ejecutivo federal’. Entonces, no puede haber convenios de un estado o un municipio, no puede haber reuniones, intercambios de información que no sean del conocimiento del Ejecutivo federal, porque es lo que manda la Constitución de la República”, aseguró.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad