Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La captura de Cienfuegos marcará la cooperación entre México y EU en seguridad

Tras la detención del general Salvador Cienfuegos, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que pedirá información de la participación de las agencias estadounidenses en México.
vie 06 noviembre 2020 05:45 AM
Salvador Cienfuegos_sedena
El presidente López Obrador dijo hace unos días, que pasando la elección presidencial de Estados Unidos, México delinearía la postura ante el caso Cienfuegos.

El gobierno de México ha respirado hondo para no reaccionar de inmediato ante “el descontento” que causó la detención en Estados Unidos, del general Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa Nacional en el gobierno de Enrique Peña Nieto, sin que se informara al país.

A decir del propio presidente, Andrés Manuel López Obrador, solo esperaba que pasaran las elecciones presidenciales de ese país para solicitar información a las autoridades estadounidenses sobre el caso.

En el gobierno mexicano hay incomodidad con el actuar de las agencias y en el estadounidense desconfianza por el actuar en temas de seguridad en el país y esta "tensión" puede marcar la relación bilateral en la materia, con quien sea que se convierta en el inquilino de la Casa Blanca.

Publicidad

Para Emerson Segura Valencia, especialista en relaciones internacionales y que ha sido investigador en el Instituto Matías Romero, la detención de Cienfuegos será un “parteaguas” en la agenda bilateral en esta materia.

“Ese tema puede tocar el corazón de relación bilateral, hay una codependencia muy alta en este tema de seguridad”, señala Segura Valencia a Expansión Política.

Explica que aunque la Oficina de Control de Drogas (DEA), no se ha caracterizado por ser pulcra, la detención de Cienfuegos se puede leer como una señal del gobierno de EU a México para que se detenga la asignación de recursos al Ejército, al considerar que no se puede confiar en la institución, donde el exgeneral que estuvo al mando un sexenio, está acusado por cargos de narcotráfico.

¿Sana distancia?

Desde que inició su gobierno e incluso antes, López Obrador ha manifestado que México debe atender con independencia y soberanía los temas de seguridad, y ha rechazado la ayuda que ha ofrecido su homólogo estadounidense, Donald Trump, en esta materia.

La detención del general Cienfuegos en un aeropuerto de Los Ángeles, acusado por delitos de narcotráfico y de dar protección al cártel de Juan Francisco Patrón, ‘H-2’, por parte DEA cayó de sorpresa en México, donde se dijo no se les había informado, y que aquí no había ninguna investigación en contra del general del Ejército.

López Obrador aseguró que cuando pasaran las elecciones en Estados Unidos, se daría más información, pero que por el momento tenían que actuar con “prudencia” para que no se usara el tema con propósitos electorales.

Por su parte, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, agregó que se expresó al gobierno de Estados Unidos “su profundo descontento” por no compartir información sobre el arresto.

Publicidad

Cambio de percepción

La percepción sobre el exsecretario de la Defensa Nacional en Estados Unidos cambió drásticamente en dos años, pues pasó de ser condecorado con la Legión del Mérito —uno de los más prestigiosos premios militares que se otorgan en EU—, por sus “extraordinarias contribuciones“ en asuntos bilaterales como funcionario entre 2012 a 2018 a ser un criminal acusado de narcotráfico que no merece llevar su juicio en libertad, por la alta probabilidad de que autoridades "corruptas" en México le ayuden a escapar.

Te puede interesar: Exzar antidrogas de EU: "un insulto" si México desconocía investigación sobre Cienfuegos

“Este es un mensaje muy claro de que Estados Unidos en este momento no necesariamente tiene confianza en el actual gobierno mexicano cuando se trata de la agenda de seguridad binacional”, dijo un exfuncionario de alto nivel en el gobierno mexicano al diario Financial Times.

“Podríamos haber imaginado que teníamos una relación con EU, y no es así”, afirmó, según el texto de Jude Webber titulado “ El arresto de un general mexicano en EU ‘sacude’ a López Obrador en casa y en el extranjero ”.

De acuerdo con el presidente López Obrador, el grueso de la información de la DEA salió de México, por eso impulso la idea no solo de pedir más datos sobre la indagación, sino de que también investiguen a la agencia por su injerencia en asuntos del país.

“Lo que no se vale es que ellos participen en México, incluso se vinculen a instituciones de México, saquen información y resuelven sin dar a conocer al gobierno de México lo que están investigando. Es su derecho, porque se trata de un gobierno soberano, pero también nosotros tenemos que hacer los mismo”, aseguró en conferencia de prensa.

Publicidad

Previamente en un evento en Oaxaca, también había exigido que se investigara a la DEA, la cual dijo “estaba completamente metida en la Secretaría de la Marina”, por lo que pidió que la agencia informar sobre su participación tanto en este caso, como en el de Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad en el gobierno de Felipe Calderón , también detenido en Estados Unidos.

“Indudablemente ellos convivieron tanto con García Luna como con el general secretario del sexenio pasado. ¿Y ellos no tuvieron responsabilidad, por ejemplo, en la instrucción de las armas en el operativo de Rápido y Furioso, que fue una propuesta aplicada desde Estados Unidos?”, cuestionó el presidente.

Javier Urbano Reyes, investigador del Departamento de Estudios Internacionales en la Universidad Iberoamericana, asegura que las agencias estadounidenses como la DEA y el FBI siempre han estado metidas en México, pero cuando el gobierno está diciendo que las agencias no deben investigar, lo que debería entender “para vergüenza propia” es que ellos están deteniendo a las personas que aquí serían “intocables”.

“Están poniendo en evidencia que en México la gente que ha participado en la élite del poder no están siendo investigada, y cuando se van, parece ser que se vuelven intocables. El que EU investigue y detenga a exfuncionarios mexicanos vinculados a la corrupción y narcotráfico, es un síntoma de la incapacidad de lo que lamentablemente no hace el gobierno mexicano”, afirma en entrevista.

Por su parte, Raúl Benítez-Manaut, del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la UNAM, sostiene que dado el impacto que tuvo la detención de Cienfuegos, el presiente tiene la obligación de decir que se va a investigar y no quedarse callado; lo mismo el canciller Marcelo Ebrard, quien puede hacerlo con la nota de reclamo.

Para el académico, es importante tomar en cuenta que las agencias estadounienses no informan a nadie, “son agencias de inteligencia que hacen lo que tienen que hacer y no informan ni a los gobiernos donde trabajan”.

“López Obrador tiene la obligación porque sino pierde legitimidad con el Ejército. Con (Joe) Biden es más fácil resolver el problema, va a decir ‘yo ni era presidente’, y si gana Trump, va a ganar muy envalentonado, y a ver quién se atreve a reclamar”, comenta.

Publicidad

En 2018, antes de que López Obrador asumiera la presidencia, el exsecretario de Seguridad y Participación Ciudadana, Alfonso Durazo, anunció que se evaluaría la cooperación en seguridad con Estados Unidos , como la Iniciativas Mérida, con la que se envió una dotación de armas a México para combatir el narcotráfico y el crimen organizado con valor de 2,900 millones de dólares, aproximadamente.

Así, desde el inicio de su administración, el presidente mexicano ha establecido una estrategia “doméstica”, es decir, tratando de resolver los problemas internamente antes de acudir a acuerdos en el extranjero, por lo que ha rechazado cualquier intento de cooperación ofrecido por Estados Unidos.

“En las relaciones entre México y Estados Unidos hay cooperación, este es uno de los temas; sin embargo, es un asunto que nos corresponde a nosotros atender, al gobierno de México, de manera independiente y haciendo valer nuestra soberanía”, aseguró tras el ataque a la familia Langford Miller hace un año , cuando Trump ofreció ayuda.

No obstante, los expertos aseguran que solo son discursos, porque la cooperación continúa, como fue el caso del acuerdo del año pasado para frenar la migración. “Una cosa es el discurso, pero otra cosa son los acuerdos de cooperación concretos en la política de seguridad”, señala en entrevista Benítez Manaut.

A su vez, Urbano Reyes resalta que las agencias van a continuar por los mecanismos internacionales que existen, y que de acuerdo a quien resulte ganador en la elección entre Donald Trump o Joe Biden, se podría definir cambiar protocolos y modalidades de cooperación.

Publicidad
Publicidad