Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Expertos piden no dejar fuera de la vacuna de COVID-19 a países en desarrollo

Lograr el acceso a la vacuna de COVID-19 puede representar numerosos obstáculos sobre todo para los países con menos recursos y que han sido afectados por la epidemia.
mar 07 julio 2020 03:15 PM
Vacuna Coronavirus
Expertas de Colombia, Argentina y México coinciden que debe haber cooperación internacional para que todos los países puedan tener acceso a una eventual vacuna.

América Latina se ha convertido en el foco de la epidemia de COVID-19 en los últimos meses. Brasil, el país más afectado actualmente en la región, participa en ensayos clínicos de la vacuna contra el nuevo coronavirus, pero esto no garantiza, al igual que en otras naciones, que tenga acceso a ella.

Al respecto, Ana Palmero, coordinadora del Área de Ética en Investigación, Dirección de Investigación en Salud, Ministerio de Salud de Argentina; Silvia Serrano, del Instituto O'Neill para el Derecho y la Salud Nacional y Global de la Universidad de Georgetown, y María de Jesús Medina Arellano del Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM, señalaron que se deben cumplir principios de derechos humanos como no discriminación e igualdad, que debe haber cooperación entre los países, y definir políticas para definir cómo será el acceso al fármaco cuando lo haya.

Publicidad

Hasta el momento, existen más de 130 proyectos de vacuna, siendo la de la Universidad de Oxford y AstraZeneca la que está más avanzada. Este fármaco es el que está en fase de ensayos en Brasil, y México aspira a participar en este proceso.

La funcionaria de Argentina señaló que es importante que como región se pueda participar, acceder y probar de estos conocimientos para así poder negociar el acceso a la vacuna.

Además, destacó la importancia de informar e involucrar a las comunidades y recomendó generar un marco de colaboración entre los países de la región para poder aunar esfuerzos en beneficio de las poblaciones.

Son desafíos que compartimos como región, necesitamos trabajar de forma colaborativa, algunas formas de hacer que nuestras voces se escuchen es trabajar en conjunto.
Ana Palmera.

Publicidad

Así también coincidió Serrano, quien enfatizó el rol de los países en la definición de criterios de priorización de distribución de las vacunas. Entre los derechos que se deben garantizar están el de la salud, el de no discriminación, la igualdad, entre otros.

Explicó que corresponde a los Estados, adoptar las medidas necesarias para garantizar el acceso igualitario y no discriminatorio a una futura vacuna, lo que incluye la capacidad regulatoria para evitar que los intereses comerciales se interpongan al derecho a la salud.

“Dadas las desigualdades de desarrollo y capacidad de investigación entre Estados, la cooperación internacional debe jugar un papel fundamental para asegurar que una futura vacuna contra la COVID-19 constituya un bien público global y sea accesible en todos los países”, señaló en un foro virtual.

Conoce más: La OMS pide 31,300 millones de dólares para las vacunas

A nivel mundial han sido numerosas las declaraciones de solidaridad entre países y acuerdos con la Organización Mundial de la Salud (OMS) adoptados en consenso por todos los Estados Miembros, entre ellas la impulsada por México que fue adoptada por más de 190 países.

Publicidad

No obstante, hay numerosos desafíos a superar para lograr el desarrollo y acceso equitativo de la vacuna, ya que, en medio de la discusión, se encuentran tanto países poderosos como actores privados que pueden poner en riesgo el acceso universal de una vacuna contra el COVID-19, consideraron los expertas.

La investigadora de la UNAM consideró que los “nacionalismos de líderes del mundo”, nos colocan en pocas probabilidades de solidaridad, por lo que sugirió crear un organismo internacional que dicte los lineamientos y vigile el cumplimiento de los mismos.

“Bioeticistas afirman que los nacionalismos de líderes en el mundo nos colocan en situaciones de poca probabilidad de solidaridad, por tanto, deberíamos abogar por un organismo internacional, y en el último de los casos implementar el esquema de lotería, dado que el principio de justicia social no parece ser favorecido por actuales líderes”, afirmó.

Las especialistas insistieron en que se necesitará una fuerte coordinación y cooperación internacional entre los desarrolladores de vacunas, los reguladores, los encargados de la formulación de políticas, los financiadores, los organismos de salud pública y los gobiernos.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad