Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El esquema con el que el hijastro de Caro Quintero "compró" una casa en la CDMX

Bryant Espinoza Aguilar figura como propietario de una lujosa propiedad en Jardines del Pedregal y que había sido decomisada por el gobierno mexicano a su madre.
mar 07 julio 2020 10:03 PM
pedregal.png
En 2017, la propiedad se vendió en 23 millones de pesos, 10 mdp menos que su valor real.

El gobierno de Estados Unidos dio a conocer este martes que Bryant Espinoza Aguilar, hijastro del narcotraficante Rafael Caro Quintero, sirvió como prestanombres para evitar el decomiso de una propiedad adquirida con las ganancias del narcotráfico.

De acuerdo con la acusación presentada ante la Corte de Nueva York, la propiedad a la que refiere la acusación se ubica en Jardines del Pedregal, una de las zonas más lujosas de la Ciudad de México, fue comprada por más de 23 millones de pesos.

Publicidad

¿Cuál fue el papel de Bryant Espinoza?

La "Ley Kingpin" prohíbe a los ciudadanos estadounidenses realizar operaciones financieras con personas que han sido designadas por el gobierno como narcotraficantes.

Sin embargo, según la acusación, Bryant Espinoza sirvió como prestanombres de su mamá, Diana Espinoza Aguilar, y de su esposo, Rafael Caro Quintero, para "proteger" dicha propiedad, empresas y la fortuna adquirida de forma ilícita.

Este esquema fue descubierto por el Departamento del Tesoro en junio de 2013, cuando el fundador del Cártel de Guadalajara todavía se encontraba en prisión.

Bryant Espinoza fue pieza clave para la "protección" de propiedad, pues no solo es ciudadano estadounidense, sino que además no tenía antecedentes penales, hasta este momento.

Publicidad

¿Cómo fue el proceso con la propiedad?

De acuerdo con la investigación de EU, Diana Espinoza ayudó a Caro Quintero poniendo a su nombre, y luego a nombre de su hijo, la casa en Jardines del Pedregal; Presuntamente también sobornó a un funcionario para que cambiara la documentación pública correspondiente y así evitar que la propiedad fuera decomisada.

Un testigo señaló que, a finales de 2011, un exsocio de Caro Quintero ayudó a Bryant Espinoza con "varios asuntos administrativos" relacionados con la casa de lujo que era propiedad de Diana Espinoza.

La propiedad había sido confiscada por el gobierno mexicano en 2008, cuando Diana Espinoza Aguilar, una exreina de belleza, estaba en el Penal de Puente Grande Jalisco, por narcotráfico.

La casa le fue devuelta en 2011, cuando Diana Espinoza ganó un amparo y, con ello, su libertad. Fue en ese momento que Caro Quintero instruyó a su exsocio ayudarla con los trámites para traspasar la propiedad, según la investigación del gobierno de EU.

Para esta acción, el exsocio organizó una reunión entre un funcionario local y Bryant Espinoza. Para entonces, según el testigo, ya existía una escritura de la casa con el nombre de su nuevo propietario.

Ahora el gobierno de EU sabe que, para ese punto, Diana Espinoza presuntamente ya había sobornado al funcionario para que cambiara la documentación.

Publicidad

Cuando Bryant Espinoza acudió a realizar el registro oficial de "su nueva" propiedad, negoció el porcentaje de impuestos que se debía de la casa, lo que implicó, de acuerdo con el testigo, un nuevo soborno. Para esta acción, Diana Espinoza estuvo asesorando vía telefónica a su hijo.

En la siguiente visita de Bryant Espinoza al registro público entregó "sobres llenos de dinero en efectivo" al funcionario que lo atendió. Al término de la reunión, las escrituras ya estaban a su nombre.

El gobierno de EU señala que una búsqueda en los documentos públicos mexicanos corrobora lo dicho por el testigo y exsocio del capo.

¿Qué se sabe de la propiedad?

La casa está ubicada en la calle Farallón de Jardínes del Pedregal, y en 2004 se registró como el domicilio de una compañía llamada Scope International con un propietario supuestamente ajeno a los Espinoza Aguilar.

Para 2006, dos años antes de ser detenida, la esposa de Caro Quintero ya figuraba como dueña tanto de la propiedad como de Scope International, empresa de la cual hay rastros hasta 2013.

En septiembre de ese año, tras la liberación de Caro Quintero, el gobierno de EU amplió la designación de seis familiares y tres negocios vinculados al capo. Para entonces, Diana Salazar ya había "renunciado" a su cargo como administradora de Scope International y en su lugar nombró a su hijo.

La esposa Caro Quintero hizo esta transferencia de cargo un mes antes de que el Departamento del Tesoro la pusiera en su lista negra junto a otras 20 compañías.

El 22 de diciembre de 2016, cuando Diana Salazar ya estaba en la "lista negra" de EU, su hijo recibió un cheque inicial por un millón de pesos, a nombre de Scope International, para la venta de la casa en la calle Farallon.

Para 2017, Bryant Espinoza ya había finalizado la compra-venta de la propiedad por un total de 23 millones de pesos, cuando en el mercado la casa tenía un valor 33.7 millones de pesos, señala la acusación.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad