Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La pandemia del coronavirus acentúa la crisis migratoria en México

Además de ser vulnerables a contagiarse de COVID-19, los migrantes están sufriendo por la falta de espacios en albergues y de oportunidades laborales mientras pueden seguir su camino hacia EU.
mié 13 mayo 2020 06:00 AM
Migrantes
MIGRANTES. De enero de 2019 a la fecha, se estima que Estados Unidos ha regresado a México a 65,000.

Si ya era difícil ser migrante en México, la pandemia de coronavirus llegó a complicarlo aún más. Antes de la contingencia había espacios para pasar la noche en un albergue, sin embargo ahora es más difícil encontrar refugio debido a que las medidas de Sana Distancia han limitado los lugares.

Esta situación se presenta en la frontera norte, donde además de la falta de empleos, se han sumados contagios entre esta comunidad. Sin embargo, pese a este escenario adverso, a la migración nada la ha detenido.

Publicidad

“No hay protocolos para la atención de los migrantes en México y en Estados Unidos por lo que pronto habrá un colapso”, advierte María Inés Barrientos, investigadora del Colegio de la Frontera Norte (Colef).

En entrevista, la especialista explica que, a diferencia de hace unos años, la migración que va hacia Estados Unidos no la originan motivos económicos, sino de violencia, por lo que pese a la pandemia a los migrantes centroamericanos les interesa llegar a territorio estadounidense para solicitar asilo.

El gobierno de Donald Trump ha enviado a 65,000 migrantes solicitantes de asilo a territorio mexicano desde que entró en vigor del programa Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés), en enero de 2019, el cual establece que quienes llegaron a Estados Unidos a través de México de manera ilegal pueden ser retornados a México durante el tiempo que duren sus juicios migratorios.

Pero en la frontera no hay un espacio propicio para albergar a los migrantes, más cuando se cuentan por miles.

Investigadores del Colef realizaron el estudio “Migrantes en albergues en las ciudades fronterizas del norte de México” en el que refieren que ante el COVID-19 esa población en tránsito está enfrentando falta de empleo, ausencia de vínculos sociales, incertidumbre ante la espera de poder continuar con su camino y tramites y hacinamiento, lo que resulta peligroso para su salud.

Migrantes atrapados en México se enfrentan a la amenaza del COVID-19

Publicidad

“Es un reto muy, muy grande particularmente para estos migrantes porque se encuentran en condiciones adversas y en muchos albergues no están preparados para atender a esta población, que incluso se vuelven foco de propagación del virus”, indica María Inés Barrientos.

De acuerdo con el documento, en la frontera norte de México hay alrededor de 100 albergues que ofrecen hasta 11,500 espacios para migrantes, pero debido a la emergencia sanitaria, varios están limitando los espacios o incluso aplicando una política de “nadie entra y nadie sale”, para evitar así contagios.

Aunque hasta ahora no hay una cifra oficial de cuántos migrantes han dado positivo a COVID-19, varios estados del norte de México reportan casos de contagios. Hace unos días, un migrante que fue deportado de Estados Unidos a México, contagió a 14 personas en un albergue localizado en Nuevo Laredo.

En ese sentido, Barrientos afirma que en algunos albergues hay hacinamiento, y escasas medidas de prevención e incluso de atención en caso de que alguno presente síntomas de COVID-19. “La pandemia viene a exacerbar la vulnerabilidad para los migrantes”, asegura.

Otro problema al que se enfrentan es que debido al cierre de fábricas y prácticamente todas las actividades económicas, los migrantes no tienen trabajo.

Publicidad

La migración no se detiene

El académico de la Universidad Anáhuac México, Carlos Barrachina Lisón, asegura que, pese al escenario adverso del coronavirus, la migración no se detendrá. .

“Esta va a mostrar la debilidad de los sistemas sanitarios nacionales, la inutilidad de la estrategia del cierre formal de las fronteras y la necesidad de mucha gente de migrar. El crimen organizado va a desempeñar un papel importante ofreciendo estrategias para cubrir la demanda de desplazamiento de migrantes con estructuras de apoyo a través de México”, refiere.

El también Doctor en Ciencias Políticas y Sociología e integrante del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) afirma que a pesar que Estados Unidos es el país con más contagios de coronavirus en el mundo no disuadirá a la gente en su intención de llegar a esa nación, como tampoco lo hizo el incremento de la violencia en México, país de tránsito para cualquiera que quiera llegar a territorio estadounidense.

Barrachina alerta que la pandemia puede representar una oportunidad de negocio para el crimen organizado, pues existe la posibilidad de que se ofrezca a los migrantes centroamericanos la opción de seguirse desplazando y cruzando hacia Estados Unidos.

“Cada día se desplazan cientos de migrantes hacia los Estados Unidos a través de México, cruzando las porosas fronteras de la región, y el crimen organizado se ha ido convirtiendo cada vez más en un actor relevante en este tránsito”.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad