Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

México encara la Fase 3 del COVID-19 con déficit y personal médico en riesgo

De acuerdo con la OMS, México tiene una de las menores tasas de médicos y enfermeras, situación a la que se suma los riesgos a los que está expuesto este personal.
vie 24 abril 2020 03:08 PM
Personal médico México
México tiene una tasa de 23.82 médicos y 25.07 enfermeros y enfermeras por cada 10,000 habitantes, menor a la de otras naciones.

La falta de personal médico para atender a pacientes graves con COVID-19 es un reto más para el gobierno de México. El déficit que se venía arrastrando de años pasados, sumado a las bajas de médicos, enfermeras, camilleros, y demás personal médico, ya sea por contagios o porque son vulnerables al virus, incrementaron la dificultad de la atención en la etapa más crítica de la pandemia que ya ha cobrado más de 185,000 vidas a nivel mundial y más de 1,000 en el país.

Los profesionales de la salud tienen una importancia mayor en la Fase 3 de esta contingencia, al estar al frente de la línea de batalla, no obstante en las últimas semanas también han sido víctimas tanto del coronavirus como de ataques. Hasta la semana pasada se habían registrado 535 personas del sector salud infectadas y al menos 21 agresiones.

Publicidad

El reclutamiento de personal

Si bien México no es la única nación que está reclutando a personal en medio de la epidemia, sí cuenta con una mayor desventaja de inicio. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el país tiene una tasa de 23.82 médicos y 25.07 enfermeros y enfermeras por cada 10,000 habitantes, menor a la de otras naciones.

En ese sentido, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) señala que los sistemas de salud han buscado formas de aumentar la cantidad de personal disponible para enfrentar al COVID-19, no obstante existen diferencias notables.

Algunos países que gastan mucho en salud, como Noruega, Suiza y Alemania, tienen un número relativamente alto de médicos y enfermeras, que les proporciona una mayor capacidad para responder a la epidemia de COVID-19.

En contraparte, los países que gastan relativamente menos en salud, generalmente tienen menos médicos y enfermeras por población (como México, Turquía y Polonia), por lo que que tendrán que extender sus intentos para abordar la demanda adicional de atención por la epidemia.

Incluso países que tienen una tasa más elevada de personal han sufrido los estragos de la epidemia, por lo que han recurrido al reclutamiento. Estados Unidos, que es hasta ahora el país más afectado con más de 886,000 infectados y 50,000 muertos, cuenta con una tasa de 26.12 y 145.48 médicos y enfermeros.

En el caso de Italia, con más de 25,000 muertes, la tasa es de 39.80 y 60.60 médicos y enfermeros, respectivamente. En este país, se reclutaron cerca de 800 voluntarios , entre ellos jubilados, para reforzar los hospitales del norte, la zona más afectada.

Mientras que en España, donde la tasa de médicos y enfermeros es de 38.72 y 57.29, se convocaron a 50,000 profesionales entre estudiantes de Medicina y Enfermería, doctores jubilados y médicos y enfermeras licenciados sin plaza para abordar la emergencia sanitaria, de acuerdo con el diario El País .

En México, se buscan a más de 40,000 personas. Para la atención de pacientes con COVID-19 se buscan 6,600 médicos y 12,300 enfermeros, mientras que el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo un llamado a 20,000 jubilados para la cobertura médica en unidades que no atienden a contagiados.

Publicidad

Se busca personal médico

De acuerdo con el secretario de Salud, Jorge Alcocer, al llegar a la administración actual se encontró un déficit de 200,000 doctores. Según las estimaciones, se requieren 123,000 médicos generales y 72,000 especialistas para cumplir con la norma internacional y avanzar hacia la cobertura universal de salud.

Por ello, desde el año pasado, se habían lanzado convocatorias para fortalecer el sistema de salud en el país. En noviembre, se hizo el llamado para pertenecer a los “médicos del bienestar” y unirse a las filas del recién creado Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

La urgencia por contar con personal suficiente para la parte más crítica de la epidemia aceleró el proceso de búsqueda, por lo que Secretaría de Salud, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), y el Insabi unieron esfuerzos para fortalecer las capacidades de atención médica con la plataforma México contra COVID.

El titular de la Coordinación Nacional Médica del Insabi, Alejandro Svarch Pérez, señaló que se les dará el pago de un mes por adelantado, puntos para los jóvenes que ya terminaron su carrera y presentarán el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM), prestaciones, aguinaldo, vacaciones, asistencia dental, seguro de vida, alimentos, seguro de responsabilidad civil y fondo de ayuda por defunción, bonos, así como viáticos y sueldos competitivos. Se prevén 34,755 pesos para especialistas y 26,600 a médicos generales .

Por su parte, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que se hará cargo de algunos hospitales COVID-19, también emitió una convocatoria el 26 de marzo para reclutar a profesionales de la salud con sueldos que van de los 15,000 a los 35,573 pesos.

El titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval, indicó que se tendrá un total de 3,694 integrantes del personal médico, de los cuales 386 son médicos cirujanos, 2,861 enfermeras y 447 afanadoras. El general detalló que el Ejército cuenta con 1,738 médicos cirujanos, 1,727 enfermeras, 884 oficiales de sanidad, 649 cirujanos dentistas, así como 3,600 militares que podrían brindar apoyo.

Publicidad

Personal en riesgo

Aunque la convocatoria se lanzó antes de que iniciara la Fase 3 , los contagios entre el sector por falta de medidas de prevención, por la propia atención de los casos de COVID-19 y las agresiones en su contra son factores que juegan en contra.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, informó que hasta el 13 de abril se tenía el reporte de 535 personas del sector salud confirmados con COVID-19 y nueve fallecimientos. Detalló que se le habían hecho pruebas a 4,148 y que a quienes habían desarrollado síntomas se les había enviado a su casa.

“Han dejado el lugar de trabajo para que no exponer más a quienes están atendiendo. Esa es una pérdida para nosotros, pero es importante que se mantengan así (…) Esto así, porque son sujetos de alto riesgo y son muy valiosos para seguir atendido el resto de la población”, afirmó.

A esto se han sumado las denuncias por agresiones que ha sufrido el personal de salud que lo coloca como un grupo vulnerable y de riesgo, no solo por razones sanitarias, frente a la epidemia, aun cuando es indispensable en la situación actual.

El pasado 20 de abril, Fabiana Maribel Zepeda Arias, jefa de la División de Programas de Enfermería del IMSS, informó que se han registrado al menos 21 agresiones en contra de personal médico en la Ciudad de México, el Estado de México, Yucatán, San Luis Potosí, Sinaloa, Jalisco, Puebla, Morelos, Coahuila, Guerrero, Quintana Roo y Durango.

Al respecto, Jordi Raich, jefe de la Delegación Regional del Comité Internacional de la Cruz Roja para México y América Central (CICR), condenó –durante la presentación del informe anual del organismo– las agresiones al personal.

“Es inconcebible que se ataque a personal médico, están demostrando quiénes son los héroes, los héroes son el personal sanitario, son personas que están arriesgando sus vidas y salud, son las primeras personas a quienes acudiremos. Es inaceptable, se merecen absoluto respeto y admiración”, expresó.

Por su parte, Antonio Molpeceres, coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas en México, pidió proteger a los médicos, enfermeras y todos los trabajadores de la salud.

"Todos los días hay agresiones a esos grupos y van en aumento. Pedimos a las autoridades medidas correspondientes para protegerlos", afirmó.

El gobierno de México envió a la Guardia Nacional a custodiar algunos hospitales y unidades de salud, aunado a que se han sumado iniciativas para apoyar al personal, tales como transporte y alimentos gratuitos, y producción de insumos y materiales para su seguridad, como forma de agradecimiento a quienes están al frente de la línea de batalla en la emergencia sanitaria.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad