Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Luis Miguel Pérez: Si un consejero cede a presiones, daña la confianza en el INE

El número uno en la lista de aspirantes a un asiento en el Consejo General reconoce que un puesto así implica el reto de mantenerse imparcial, así como saber superar las presiones externas.
vie 21 febrero 2020 06:00 AM
Luis Miguel Pérez Juárez
Luis Miguel Pérez Juárez es doctor en Democracia y Transición y actualmente se desempeña como académico del Tecnológico de Monterrey.

El académico del Instituto Tecnológico de Monterrey Luis Miguel Pérez Juárez está en el primer lugar de la lista de aspirantes a ocupar uno de los cuatro asientos que quedarán vacantes en el Instituto Nacional Electoral (INE), tras el término de los periodos de los consejeros Pamela San Martín, Marco Antonio Baños, Benito Nacif y Enrique Andrade.

Pérez Juárez, investigador de los regímenes democráticos de México y de otros países, asegura que como consejero electoral hay que mantener “la objetividad que solo te da la imparcialidad” para saber afrontar los retos, en especial, las numerosas presiones externas que hay en este tipo de posiciones.

“Si en algún momento uno cede a la presión, cede a algún interés, estará pervirtiendo no solo el proceso, sino el buen nombre de la institución, y dañando irreparablemente la fama pública que uno ha construido como persona durante muchos años”, dice en entrevista con Expansión Política.

Publicidad

Incluso, califica de “criminal” este tipo de actuación, principalmente en un contexto en el que el INE está en medio de críticas y pasando por uno de sus “peores momentos”, según lo afirmó recientemente el consejero presidente, Lorenzo Córdova.

Lee: Lorenzo Córdova: El INE no había enfrentado un "ambiente tan hostil"

A pesar de ello, Pérez Juárez apuesta a llegar al Consejo General del INE y considera que, además de sus credenciales en la materia como doctor en Democracia y Transición, puede ayudar a fortalecer la credibilidad del órgano electoral.

“(Hay un) mal momento que está pasando el Instituto Nacional Electoral, efectivamente cuestionado en credibilidad, en sus procedimientos internos, en su costo. Creo que esa es precisamente una de las razones que me impulsa a hacerlo: cuando una institución está fuerte, está cómoda, es relativamente fácil, pero las verdaderas aportaciones a una institución se hacen cuando esas instituciones están en crisis o requieren un empujón fuerte”, señala.

Para el académico, otra motivación es demostrar que hay una participación viva y activa de la sociedad civil, y que incluso cuando pueda parecer que el INE “es un botín de partidos políticos”, en realidad es una institución de los ciudadanos.

Conoce más: 10 'tips' para que la elección en el INE no sea una "fuente más de controversia"

Publicidad

“En momentos como este donde hay tanta polarización en el país, el (objetivo es) demostrar que hay instituciones que, sin importar qué posición ideológica tengan, sin importar cuál es su visión de un gobierno o un desarrollo social, son instituciones que pueden aglutinar el interés de todos los mexicanos”, subraya.

El INE no es una institución con ideologías, sino es una institución que regula la democracia, y sin importar qué ideología tenga, yo creo que apelar a la democracia como cualquier forma de gobierno que existe es fundamental”.

Un INE menos costoso

El aspirante está de acuerdo en que se reduzca el sueldo de los consejeros y en que la democracia no debe ser “tan cara”, como reclaman miles de ciudadanos y analistas.

Para él, el valor más importante de un instituto público tiene que ser su capacidad de contar con credibilidad, de tener resultados para la gente, sin que necesariamente sean muy costosos.

Publicidad

“El voto tiene un precio en la medida de cuánta gente vota; cuando hay mucha abstención y se prorratea lo que se gastó en una elección o lo que se gasta en la máquina electoral por tan pocos votos, pues resulta un voto muy caro. Lo que hay que hacer es incrementar y motivar la participación ciudadana y elevarla al máximo”, dice.

Por eso, considera que existe una oportunidad de transformar al instituto con las reformas que se están impulsando, y afirma que él puede ser un factor que abone a ello.

“Aspiro a ser un factor de credibilidad y ofrecer un plus a una institución como es el INE”, insiste, y se muestra confiado en que el proceso de elección de los cuatro nuevos consejeros del instituto será “sin cuotas ni cuates”.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad