Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ministros, magistrados y consejeros recibirán aguinaldos de más de medio millón

Aunque la actual administración ha instrumentado medidas de austeridad, el pago de aguinaldos en 2019 tendrá montos que van de los 200,000 hasta casi los 600,000 pesos.
mar 17 diciembre 2019 06:00 AM
aguinaldo.jpg
De sueño. Los aguinaldos de funcionarios de alto nivel resultan un verdadero "sueño" para el resto de la población.

Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), magistrados del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), y magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) recibirán más de medio millón de pesos de aguinaldo, en estos casos, todas las personas que ocupen estos puestos tendrán una remuneración mayor que la del presidente Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con una revisión de las cantidades aprobadas en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020, documento que ya fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), el presidente López Obrador recibirá en el mes de diciembre 324,437 pesos; esta cantidad se compone de dos conceptos: un aguinaldo de 89,455 y una compensación de fin de año de 234,982; mientras que los ministros de la SCJN recibirán un total de 586,234 pesos bajo el concepto de aguinaldo.

Publicidad
¿Qué hago si no me dan aguinaldo? | #QueAlguienMeExplique

Según las cifras aprobadas por la Cámara de Diputados, también los magistrados de la sala superior del Tribunal Electoral estarán cerca de lo que percibirán los ministros de la Suprema Corte, con 586,195 pesos.

Los consejeros de la Judicatura cobrarán a fin de año 586,158 pesos, mientras que los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) tendrán una percepción de 342,663 pesos, cifra que también supera a la del presidente de la República.

Otra funcionaria que recibirá una cantidad similar a las anteriores será la titular de la Comisión Federal de Competencia (Cofece), Alejandra Palacios, quien se desempeña en ese cargo desde septiembre de 2013 y en este diciembre de 2019 tendrá un ingreso de 328,571 pesos, entre aguinaldo y compensación de fin de año.

Publicidad

Los que reciben menos que el presidente

De acuerdo con lo aprobado por los diputados, el auditor superior de la federación, David Colmenares, quien llegó al cargo tras ser seleccionado por el pleno de la Cámara de Diputados en marzo de 2018, recibirá en este diciembre una compensación de 324,323 pesos.

Otra que tiene una percepción importante autorizada es la presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la recién designada Rosario Piedra Ibarra, quien tiene autorizado un aguinaldo de 321,547 pesos.

Recomendamos: El salario mínimo en México subirá a 123.22 pesos diarios en 2020

Los siete comisionados del INAI, ganarán 227,310 pesos cada uno.

Los legisladores también tendrán una compensación por fin de año por debajo del salario de López Obrador. Se prevé, según lo publicado en el Diario Oficial, que un senador reciba 214,593 pesos, es decir, 109,844 pesos menos que el titular del Ejecutivo.

Para los diputados, quienes sólo consideraron “gratificación de fin de año”, en vez de aguinaldo, en el Presupuesto de Egresos 2020, la cantidad fijada es de 211,579 pesos, una cifra similar a la del presidente del INEGI, que tendrá este fin de año una compensación de 211,027 pesos.

Publicidad

¿Qué dicen los expertos?

Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), asegura que un aguinaldo de medio millón de pesos es “injustificable”, sin embargo, no se ha llegado a un “punto medio” en la administración pública.

“Un aguinaldo de medio millón de pesos y cosas por el estilo es injustificable en el servicio público. Pero la historia es complicada, por un lado tienes estos puestos que a pesar de las buenas intenciones, la homologación no ha sido real, están algunos puestos en el sector judicial, queda por ahí uno que otro órgano desconcentrado, está lo que sucede en Banco de México. Está complejo, porque por otro lado estamos viendo en otros puestos de la estructura de los ramos administrativos que la reducción de sueldos fue tan radical, sobre todo cuando ves la retabulación por un lado, pero también que se quita seguro de separación, que se quita el seguro de gastos médicos”, opina.

Lee también:

El INE tendrá déficit de 284 mdp y prevé cobrar por servicios

El investigador asegura que se debe llegar a aplicar medidas parejas en toda la administración pública.

“Ojalá pudiéramos ir a un término medio, que sean parejas las medidas que se tomen en toda la administración pública federal, incluyendo al Poder Judicial, el Legislativo, órganos desconcentrados, pero que al mismo tiempo haya estudios y análisis de por medio de cómo se llegan a estas propuestas, que sean cambios perdurables y que al rato no digamos ‘se nos pasó la mano’, vamos a tratar de componer, pero ya destruiste muchas carreras, ya separaste cuadros técnicos”, reflexiona.

Explica que hay “hipocresía” y no se ha llegado hasta las últimas consecuencias en la reducción de salarios.

“Hay una parte de diseño institucional que no ha podido ser abordada de manera correcta, pero creo, que hay cierta hipocresía convenenciera. ¿Realmente quieres empujar hasta sus últimas consecuencias y que desde la plana mayor del Banco de México se salga la mitad de los altos funcionarios? Esto te mete en una tensión y en un juego perverso. Se tendría que tener una reacción más enérgica de lo que ha sucedido hasta ahora, pero por otro lado dices ¿realmente en áreas muy técnicas debes fijarte más en los salarios o en las estructuras? A mí me preocupa más que el INAI tenga más de 20 direcciones generales. A lo mejor eso sí es un sinsentido. Mejor tener dos y que su sueldo sea alto”, considera.

Brecha salarial

Alfonso Bouzas, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), asegura que altas compensaciones de fin de año siguen “molestando a la sociedad”, debido a la brecha salarial que existe de los altos funcionarios con el resto de la población.

En entrevista con Expansión Política opina que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador inició bien estableciendo una política de austeridad en el gasto, particularmente en las percepciones del sector público, pero lamentablemente la división de poderes no ha permitido que esto sea una generalidad.

"Es una política laboral -que en mi opinión es adecuada, porque México es un país pobre- pero se brinca por el Poder judicial. Es una realidad que molesta a la sociedad. La sociedad tenía conciencia en que la cordura privara y, aún cuando no se tienen facultades de ejercer en el espacio del Poder Legislativo y Judicial, por congruencia se bajarían salarios y percepciones como el aguinaldo, pero no es así”, reconoció.

El investigador asegura que en materia salarial se está viviendo una contradicción por parte de los poderes autónomos.

“Estamos viviendo parte de esta realidad contradictoria donde una política laboral moralizadora no es entendida, aceptada, instrumentada por los funcionarios. La sociedad está molesta y no digo sólo la gente de ingresos más bajos, sino a los sectores medios también les choca ese desajuste, esta brecha tan grande, porque finalmente en el Poder Ejecutivo –con agrado o sin agrado– los salarios se vinieron a la baja. Y en honor a la verdad yo creo que los salarios de funcionarios no son para morirse de hambre”, reflexiona.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad