Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

"Si Alito gana habrá un PRI hincado al poder": Beatriz Pagés

La exdiputada federal quien esta semana renunció al tricolor, señala que una de las causas de su salida fue que la cúpulas decidieron imponer a un candidato: Alejandro Moreno.
sáb 22 junio 2019 07:00 AM
Beatriz Pagés
La exdiputada, quien esta semana renunció a su militancia, señala que el PRI corre el riesgo de convertirse en un satélite de Morena.
@Ariadna_Orte

Hasta hace unos días, Beatriz Pagés era priista. Fue diputada federal en 2006, secretaria de Cultura del PRI y candidata al Senado por el partido en la Ciudad de México el año pasado. Hoy ya fuera se sus filas, denuncia que se quiere convertir al Revolucionario Institucional en un "mero satélite" del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En entrevista con Expansión Política, la directora de la revista Siempre, considera que está cerca de concretarse con las elecciones internas del PRI, donde "la cúpula priista" decidió imponer al gobernador con licencia de Campeche, Alejandro 'Alito' Moreno, al frente del partido.

Publicidad

"El PRI se ha convertido en un partido comparsa de las decisiones más arbitrarias que está tomando este gobierno y por supuesto se podría esperar que de llegar Alejandro Moreno a la dirigencia nacional del PRI, estaría ante un PRI que estaría hincado, simplemente aplaudiendo, alabando y elogiando lo que haga un partido, Morena, y un presidente, Andrés Manuel López Obrador", afirma.

Este miércoles, tras el anuncio del exrector de la UNAM, José Narro , para no participar en la elección interna del PRI y de renunciar al partido, Pagés decidió seguir sus mismos pasos.

"El PRI decidió convertirse en una oposición silenciosa, inexistente y de brazos caídos, ante un régimen que se ha dedicado a desmantelar el orden constitucional (...) El PRI se vuelve tumba y tragedia al permitir complaciente que su proceso interno sea infiltrado por el gobierno", dice en un video.

Entre las razones de su salida, enumeró el proceso electoral en el 2018, donde el PRI, dice Pagés, cometió una serie de errores, pero el más importante fue el haber entregado prácticamente el resultado electoral a Morena y no haber hecho lo suficiente para tratar de mantener o conservar una presencia importante en el Congreso.

Más que un triunfo de parte de Morena y López Obrador en 2018, hubo un acto de brazos caídos por parte del PRI para entregar toda la elección al partido de López Obrador.

Publicidad

El factor Alito

El segundo motivo fue le proceso interno, donde asegura las cúpulas –gobernadores del PRI, quienes forman parte de la dirigencia y otros personajes importantes dentro del partido– decidieron imponer a un candidato, en un momento en el que el electorado estaba esperando y necesitaba que el PRI diera muestras de que era capaz de llevar a cabo un proceso limpio, democrático y sin trampas.

Te puede interesar: Alito se propone... sus contrincantes en el PRI se oponen

Para la exlegisladora, el PRI lo que necesita es mostrarse como un partido que es capaz de hacer las cosas de manera distinta y de recuperar la credibilidad que ha perdido ante la sociedad, pero el hecho de que la cúpula esté permitiendo que desde el gobierno se imponga candidato y se haya abierto la puerta para que el presidente intervenga en beneficio de Moreno, no lo demostró.

"Esto significa, convertir al PRI, reducir al PRI de ser un partido importante histórico, en un mero satélite del gobierno en turno y en un momento donde lo más importante que necesita la democracia son contrapesos porque de otra manera se está dejando el poder y la vida del país bajo un régimen que tiene serios y evidente matices autoritarios", advierte.

Pagés considera que es muy probable que eso pase porque Alito tiene los recursos, tiene el apoyo por lo menos de 11 de 12 gobernadores, porque –dice– esa es la instrucción de las cúpulas y tiene el apoyo del gobierno federal para que se convierta en el próximo dirigente.

Publicidad

Como ella, otros priistas han manifestado su inconformidad en el proceso y por cómo se están haciendo las cosas en el partido, luego de la derrota electoral que sufrieron en el 2018. Eso fue lo que llevó a Pagés a renunciar al partido al que perteneció por 13 años.

"Este tipo de decisiones se toman, se empiezan a reflexionar, yo la empecé a reflexionar desde el resultado del 1 de julio al ver todo lo que había estado sucediendo, lo que ha venido ocurriendo del 1 de diciembre a la fecha, al ver el silencio, la ausencia del PRI frente a todos los excesos, esta actitud que es entre complaciente y cómplice. Es un idea que venía reflexionado y consideré que éste –justo después de ver una decisión tan valiente como la del rector Narro– era el momento de sumarme a ella y de también dar una lucha ya desde la sociedad", comenta.

Estamos hablando de una nueva etapa y a lo mejor la etapa terminal en el PRI.

Quien también fue secretaria de Cultura del partido, subraya que será interesante lo que pase en el partido en los próximo meses porque se va a ver con qué legitimidad llega el próximo dirigente, si es impugnada la elección, cuál es el resultado y qué ocurre con el resto de los contendientes.

"Yo creo que en este momento lo peor que le podría suceder al PRI es que su próximo dirigente estuviera falto de legitimidad, eso contribuiría a reducir la falta de credibilidad que ya de por sí es muy pequeña, prácticamente inexistente el prestigio que tiene el PRI electoralmente hablando. Vamos a ver qué dice la militancia y qué actitud comienza a asumir el PRI frente a todos los excesos que estamos viendo por parte del gobierno federal", señala.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad