Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Se cumplen cinco meses de crisis de agua en NL: las protestas y presión crecen

Desde el 22 de marzo, la entidad ha implementado medidas ante la escasez de agua que padece. En estos cinco meses, ha pasado desde recortes hasta búsqueda de fugas.
mié 22 junio 2022 04:01 PM
(Decenas de personas cargando contenedores esperan para recibir un poco de agua en Escobedo, Nuevo León)
La crisis de agua en Nuevo León se ha extendido por cinco meses... sin una pronta solución.

Fue precisamente el Día Mundial del Agua que el gobierno de Nuevo León implementó medidas para enfrentar la escasez de agua que vivía. En estos cinco meses desde aquel 22 de marzo, el gobernador Samuel García Sepúlveda ha enfrentado presiones por esta problemática que lo conduce a su primer gran reto, sin solución pronta.

Desde febrero, el gobierno de Nuevo León hizo la declaratoria de emergencia ante los niveles de agua en las principales presas de la entidad y hasta la fecha, la situación no ha mejorado sino por el contrario las protestas y preocupación se han incrementado.

Publicidad

El pasado 3 de febrero, se emitió una declaratoria de emergencia por el desabasto de agua en las presas Cerro Prieto y La Boca, lo que implicó la suspensión de todas las actividades que por su naturaleza ameriten el uso excesivo de agua y medidas para su cuidado, entre ellas el Plan Agua para Todos.

Esta estrategia de cortes escalonados empezó por secciones, luego extendió a los municipios hasta mantenerse todos los días con horarios definidos. Actualmente, en la zona metropolitana de Monterrey solo hay agua de las 4:00 a 10:00 horas.

Las medidas causaron descontento en la población, lo que llevó a protestas con la exigencia de agua, en tanto que en supermercados el líquido embotellado empezó a escasear al igual que el insumo potable.

Aunque desde noviembre de 2021 se había implementado la fase uno de las medidas para enfrentar el problema de agua, entre ellas la rehabilitación, incorporación y perforación de más de 100 pozos y la reparación de fugas, fue hasta este año que la crisis se incrementó.

 

Desde entonces, a la par de las protestas, se han incrementado las medidas, como la implementación de reductores de agua, la aplicación de multas a quienes desperdician el líquido, la distribución en pipas, así como el bombardeo de nubes para estimular las lluvias.

#En fotos | Un día en el barrio Sierra Ventana, Monterrey

Dams and taps run dry amid historic water shortages in northern Mexico

El descontento social aumenta en Monterrey, Nuevo León, por la carencia de agua.

María Luisa Robles, empleada de una tienda de conveniencia en Monterrey, en el norte de México, gritó la pregunta por segunda vez: "¿Se ha quedado sin agua?".
Luego, la mujer de 60 años, agregó: "¡Todos están batallando porque no hay agua!".

Desesperados, Robles y sus vecinos han recurrido a subirse a un depósito de agua municipal cercano, para llenar garrafas.
Daniel Becerril/Reuters
Dams and taps run dry amid historic water shortages in northern Mexico

La falta de agua afecta las dinámicas familiares.

María Luisa Robles cuida a su madre en su casa que no tiene agua corriente. Más de la mitad de México enfrenta condiciones de sequía de moderadas a severas, en Monterrey.
Daniel Becerril/Reuters
Dams and taps run dry amid historic water shortages in northern Mexico

El agua debe ser cuidada al máximo en las tareas domésticas en los hogares de Nuevo León.

En el área metropolitana de Monterrey, donde viven unos 5.3 millones de personas, la sequía y los años de lluvias por debajo de la media han provocado escasez de agua en toda la ciudad.
Daniel Becerril/Reuters
Dams and taps run dry amid historic water shortages in northern Mexico

Como en una época del pasado, en Monterrey es necesario acarrear agua de suministros externos a las casas.

El agua corriente ha dejado de fluir en algunos barrios, uno de ellos es Sierra Ventana, donde vive Robles con su madre, dos hermanos con discapacidad y una sobrina con una limitación motriz.

Su cuidado requiere mucha agua, por lo que varias veces al día, con temperaturas cercanas a los 40 grados, Robles va y viene del depósito de agua, junto a otros residentes que transportan cubos o empujan carritos de bebé llenos de jarras.
Daniel Becerril/Reuters
Dams and taps run dry amid historic water shortages in northern Mexico

La vida se ha vuelto difícil por la falta de agua.

"Necesitamos agua para vivir".
María Luisa Robles llena el tanque de un inodoro para descargar sin agua corriente en una casa de Sierra Ventana, Monterrey, Nuevo León. Más de la mitad de México enfrenta condiciones de sequía de moderadas a severas.
Daniel Becerril/Reuters

A largo plazo, de 2027 a 2050, se prevén otras medidas como contar con la Presa Vicente Guerrero, ubicada en Tamaulipas, con una dimensión tres veces más grande que El Cuchillo y que por su ubicación es viable llevar agua hacia Nuevo León; la construcción de una obra de toma sobre la corriente del Río Pánuco, la cual sería conducida por bombeo hasta Monterrey mediante un acueducto de 500 km, y la propuesta binacional que implicaría la construcción de una planta desaladora en Texas, que después se podría trasvasar hasta Nuevo León.

El gobernador, quien lleva apenas nueve meses al frente del gobierno de Nuevo León y, enfrenta el que sería su primer gran reto, aunque ha reconocido que la problemática se debe a su predecesor, Jaime Rodríguez Calderón. “No ha llovido en cuatro años, y 'el Bronco' (el exgobernador) se acabó las presas", afirmó el mandatario en una conferencia de prensa el pasado 8 de junio.

Si bien, la problemática se ha incrementado en la actual administración, también por efectos del cambio climático, no es exclusiva de la entidad ni García Sepúlveda, pero su solución sí requiere de acciones inmediatas y de colaboración intergubermantal, así como con el gobierno federal, quien se comprometió a apoyar con recursos para la construcción de La Presa Libertad.

 
Publicidad
Publicidad