Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las elecciones 2021 desinflaron la alianza de gobernadores de oposición

Con la mitad del país gobernada por Morena y la mayoría de los Congresos locales dominados por la fuerza política a la que pertenece el presidente, se prevé menos confrontación.
mar 15 junio 2021 06:00 AM
Alianza federalista
Cuatro de los 10 integrantes de la Alianza Federalista saldrán este año por las elecciones del pasado 6 de junio, de éstos, dos serán sustituidos por morenistas.

Tras varios desencuentros y confrontaciones con el presidente Andrés Manuel López Obrador, un grupo de 10 gobernadores de oposición formalizó su salida de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) –un foro de mandatarios estatales de todos los partidos creado desde 2002– para conformar la Alianza Federalista.

La estrategia para enfrentar la pandemia de COVID-19 y la discusión del presupuesto 2021 acrecentó las fricciones al punto que los gobernadores (en su mayoría del PAN) decidieron romper con la Conago y delinear sus propias estrategias y “reemprender la defensa del federalismo y la democracia”.

No obstante, con los resultados electorales del pasado 6 de junio, esta agrupación perderá fuerza, pues Morena gobernará en la mitad del país y cuatro de los 10 mandatarios de la AF serán sustituidos, dos de ellos por gobernantes del partido en el poder.

Publicidad

Es el caso de Colima, donde la victoria la obtuvo Indira Vizcaíno Silva, en sustitución del priista José Ignacio Peralta, y Michoacán, donde ganó el morenista Alfredo Ramírez Bedolla, quien sustituyó a su copartidario Raúl Morón en la boleta, actualmente gobernado por el perredista Silvano Aureoles.

Los otros dos mandatarios que cambian son Samuel García Sepúlveda (MC), quien entrará en Nuevo León en lugar de Jaime Rodríguez Calderón ‘El Bronco’, y María Eugenia Campos Galván, la gobernadora electa de Chihuahua, que sustituirá al también panista Javier Corral Jurado, quienes se prevé continúen con la Alianza.

Es decir, que de conservarse los ocho que quedarían, la Alianza Federalista que alguna vez hizo frente al presidente en temas en los que había desacuerdo como la creación de los súper delegados, quienes los gobernadores consideraban les restaban poder, y las reformas educativa y en materia de salud que, de igual forma, limitaban sus funciones y se redireccionaban al gobierno central, quedaría debilitada.

Javier Martín Reyes, politólogo del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), considera que con una “enorme cantidad de gubernaturas”, la relación de los gobiernos estatales con el presidente será “mucho más unida y estrecha”, por lo que la oposición quedará “menguada”, aun cuando tenga de su lado a mandatarios de entidades como Nuevo León o Jalisco, con Enrique Alfaro, que pertenece a la Alianza.

“El hecho de que Jalisco sea gobernado por la oposición, que Nuevo León esté gobernado por la oposición es significativo, pero el peso que puedan tener los gobernadores de oposición va a estar muy menguado”, dice el especialista.

 

Entre los integrantes de la Alianza que quedan se encuentra Miguel Riquelme, de Coahuila, del PRI; Martín Orozco, de Aguascalientes; Diego Rodríguez Vallejo, de Guanajuato; José Rosas Aispuro, de Durango, y Francisco J. García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas, del PAN.

Contra éste último el gobierno federal ha emprendido una investigación que generó la revocación del fuero en la Cámara de Diputados federal.

Al respecto, el gobernador panista ha acusado que se debe precisamente a que forma para de la Alianza y se han negado a decisiones federales. Por su parte, los gobernadores del grupo le han brindado su respaldo y denunciaron que es "inaceptable" que se use a las instituciones del Estado para "someter a adversarios políticos".

"Nos defenderemos y defenderemos a cualquier integrante de la Alianza Federalista que sea atacado desde el poder central. Llevaremos a cabo todas las acciones necesarias en todos los frentes para defendernos de la embestida política que se ordena desde Palacio Nacional", sostuvieron en un comunicado.

Quien también defendió al mandatario fue el Congreso local –de mayoría panista– que no avaló la solicitud de procedencia para que Cabeza de Vaca pudiera ser detenido, pero tras las elecciones del pasado 6 de junio, Morena ganó en las elecciones a diputados locales, al igual que en otros 17 congresos por lo que también a nivel local, el presidente tendría más apoyo y la relación sería más fácil en los estados.

“Morena trae 19 congresos, entonces son las gubernaturas y los congresos, en términos de gobernabilidad me parece que va a ser mucho más ágil la relación, al menos en estos estados”, señala la académica de la UNAM, Luz María Cruz Parcero.

 

El tema de la seguridad y el presupuesto han sido dos de los puntos principales que han causado fricción entre los gobernadores y el presidente. Tras el asesinato del exgobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, los gobernadores de la Alianza reprocharon que pese al esfuerzo no se ha conseguido la paz.

“Lo decimos con el mayor respeto, nuestros ciudadanos no deberían padecer los estragos de una estrategia sin estrategia, y que en su falta de tecnicismo y carencia de análisis solo ha difuminado la paz y la confianza de las y los mexicanos”, señalaron en un comunicado.

Previamente, habían reclamado la falta de recursos para la atención de la pandemia y la desaparición de programas que afectaban estrategias de seguridad locales. Incluso llamaron a renegociar un nuevo pacto fiscal , al argumentar que recibían menos de los que aportaban. Previo a la discusión del presupuesto de este año, pidieron una reunión con el Ejecutivo, pero éste se negó argumentando que lo analizaran con los secretarios de Gobernación, Olga Sánchez, y el de Hacienda, Arturo Herrera.

Te puede interesar: La alianza Va por México se diluye en los estados: PAN, PRI y PRD pierden once

Esto podía complicarse incluso aún más, pues como el Ejecutivo lo ha mencionado el hecho de haber conseguido mayoría simple en la Cámara de Diputados, le permitirá aprobar los presupuestos para los próximos tres años, como los mande.

“En términos presupuestales, la cosa se les va complicar porque mucho del presupuesto que tienen los gobernadores, los estados y municipios son transferencias que vienen de la Federación, en la medida que Morena y aliados van a tener el control del presupuesto y van a tener una mayoría de gobernadores es algo que les va a facilitar la implementación de programas sociales y de política públicas”, señala Martín Reyes.

A poco más de una semana de las elecciones que reconfiguraron el escenario político restará ver cuál es el papel que jugarán los gobernadores de oposición y la estrategia para enfrentar al presidente.

Publicidad
Publicidad