Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

De cazadores a presa: el asedio a los yunistas Winckler y Even no cesa

Quienes hasta hace unos meses eran los fiscales general y anticorrupción de Veracruz, Jorge Winckler y Marcos Even Torres, respectivamente, hoy están prófugos de la justicia.
sáb 11 enero 2020 06:14 AM
winckler-even-veracruz.jpg
Jorge Winckler y Marcos Even Torres, los fiscales perseguidos de Veracruz.

Xalapa, Veracruz.– Uno de los objetivos del aparato de justicia en Veracruz es capturar a quienes en el gobierno del panista Miguel Ángel Yunes se encargaron justamente de aplicarla: la mira está puesta en Jorge Winckler y Marcos Even Torres, quienes se desempeñaron como fiscal general y fiscal anticorrupción, respectivamente, hasta que desaparecieron la noche del 21 de septiembre y se convirtieron en prófugos.

El gobernador Cuitláhuac García y los legisladores de Morena –que son mayoría en el Congreso local– rechazan que se trate de revanchismo político y acusan a los exfuncionarios de probable comisión en el delito de desaparición forzada, entre otros delitos.

Así justifican que parte de los recursos de la Fiscalía General del Estado (FGE), que para este 2020 cuenta con un presupuesto de 1,466 millones de pesos y menos de mil empleados, se destine a perseguir a los yunistas, en una entidad que enfrenta problemas de inseguridad y violencia con un saldo de 42 mil delitos, más de 3,600 desapariciones reconocidas oficialmente, 1,849 homicidios dolosos, 147 feminicidios y casi 300 secuestros, solo en el primer año de gobierno de García Jiménez.

Publicidad

Winckler Ortiz y Even Torres se mantuvieron dentro de la FGE diez meses después de que su jefe político, Yunes Linares, dejó la gubernatura y fracasó en el intento de dejar a su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez en el cargo al ser derrotado en las elecciones estatales de 2018 ante el arrastre de Morena y su candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

Desde el primero minuto que Cuitláhuac García asumió la titularidad del Poder Ejecutivo, hubo tensión, roces y abierta confrontación con el fiscal general, al grado que se le intentó destituir con estrategias legislativas en febrero de 2019, pero la inexperiencia política de Morena facilitó la permanencia de Jorge Winckler y su equipo en la FGE.

Siete meses después, apenas despertando de las fiestas patrias, la noche del sábado 21 de septiembre se filtró a varios medios de comunicación la copia de una orden de aprehensión contra Winckler y Marcos Even Torres, así como de otros de sus colaboradores.

Recomendamos:

¿Qué posibilidades legales hay de que Winckler vuelva a la Fiscalía de Veracruz?

“Está girada por un juez y esto es muy grave, nosotros lo veníamos diciendo, ahora el Poder Judicial lo corrobora; en la Fiscalía General del Estado no estaba un procurador de justicia, estaba un auténtico delincuente, una mafia, ya nos están dando la razón como lo habíamos dicho”, dijo Cuitláhuac García días después de que se expidió la orden de aprehensión. Posteriormente, el mismo morenista confirmó que son dos órdenes de aprehensión las que pesan sobre Winckler.

Las tensiones desembocaron en órdenes de aprehensión giradas en su contra en septiembre de 2019 y ahora corren la misma suerte que los duartistas que ellos persiguieron en el bienio de Yunes, en el que también se destinaron recursos económicos y personal para meter a prisión al varios excolaboradores de Javier Duarte de Ochoa, aunque varios de ellos salieron de prisión meses después.

Publicidad

Impuestos, cuestionados y prófugos

Jorge Winckler y Marcos Even Torres fueron señalados por opositores al PAN y por críticos de Yunes Linares de haber sido impuestos en la FGE para tener fiscales a modo tanto en la Fiscalía General del Estado y la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, que oficialmente deben ser autónomas.

Los opositores señalaron que la intención de su nombramiento era cubrir a Yunes para evitar que se le investigara al dejar la gubernatura en 2018, lo que siempre fue rechazado tanto por el exgobernador panista como por los fiscales.

En noviembre de 2016, el entonces Yunes logró colocar a Jorge Winckler como Visitador General en la Fiscalía General del Estado que tenía como titular al duartista, Luis Ángel Bravo Contreras, quien fue el primer fiscal en el estado luego de que en enero de 2015 de transformó la Procuraduría de Justicia en FGE y cuyo encargo duraría hasta el año 2024.

Sin embargo, días después de la llegada de Winckler como visitador, Bravo Contreras presentó su renuncia con carácter de irrevocable para hacerse valida a partir del primero de diciembre de 2016, es decir el primer día del gobierno del panista Yunes Linares. El movimiento permitió a Winckler hacerse cargo de la FGE, lo que fue visto por los analistas de la prensa como una negociación política.

Y en julio de 2018, ya con la elección perdida y la inminente llegada de Morena al gobierno del estado, el grupo político de Yunes Linares en el Congreso local logró colocar a Marcos Even Torres como zar anticorrupción: sin mayoría y en tres votaciones seguidas, Torres fue designado y se le tomó protesta ente jaloneos y gritos de los diputados opositores, para ser sacado del recinto legislativo en medio de un operativo de seguridad que se abrió paso empujando a diputados y periodistas.

Te puede interesar:

La jugada de Morena para quitar a Winckler de la Fiscalía de Veracruz

Publicidad

El pasado 12 de diciembre, Verónica Hernández Giadans, encargada de despacho de la FGE, aseguró que una auditoria a la institución se detectó la existencia de 300 “aviadores”, personas que cobran sin trabajar, entre los que se encontraban periodistas y empleadas domésticas.

Cuatro días después, Arturo Nicolás Baltazar, abogado de Luis Ángel Bravo Contreras, adelantó a medios locales que se próximamente se emitirá otra orden de aprehensión en contra Winckler y otros funcionarios debido a que la detención de su cliente se realizó de manera ilegal, pues estaba amparado al momento en que se ejecutó.

A su vez, el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso de Veracruz, Juan Javier Gómez Cazarín, el Congreso del Estado de Veracruz anunció que se buscará la remoción definitiva de Jorge Winckler Ortiz al cargo de fiscal.

El morenista señaló que el tema será una de las prioridades y reconoció que aún buscan los mecanismos para la separación debido a que Winckler no ha renunciado. Y este jueves, el gobernador Cuitláhuac García sugirió que el exfiscal debe ser sujeto a un juicio político ante su posibles nexos con el crimen.

Te puede interesar:

En Veracruz, el grupo de Miguel Ángel Yunes sufre dos golpes en un solo día

“Creo que en algún momento se tendrá que dar (el juicio político) (…), pero de que existe una presunta vinculación entre el anterior fiscal y la delincuencia, la hay”, dijo en entrevista con el medio público Radio Televisión de Veracruz.

Para Marcos Even el panorama es claroscuro, pues el pasado 2 de enero se le negó la protección de a justicia contra la FGE, luego de que buscó un amparo en contra de la denuncia que pesa en su contra por incumplir con la entrega recepción de la oficina que abandonó.

Pero el pasado 6 de enero obtuvo un amparo contra una orden de aprehensión a inicios de este mes por los delitos de cohecho y contra la procuración de justicia. Aunque aún enfrenta la denuncia por los delitos de privación de la libertad en su modalidad de secuestro y desaparición forzada de personas, por la cual ya se libró una orden de aprehensión que sigue vigente.

Y mientras que la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción opera también con un encargado de despacho, Gómez Cazarín, líder de la Jucopo, ya anunció que también se trabaja en la convocatoria para el sucesor de Torres Zamudio.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad