Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El crimen organizado desafía al gobierno de Cuitláhuac García en Veracruz

Las masacres de Minatitlán y de Coatzacoalcos muestran que la violencia no cede en el estado, donde empresarios y analistas llaman al gobernador a reforzar su estrategia de seguridad.
vie 30 agosto 2019 05:00 AM
Ataque en Coatzacoalcos
El ataque al bar Caballo Blanco en Coatzacoalcos ocurrió la noche del martes. Hasta ahora, han muerto 28 personas a causa de estos hechos.

XALAPA, Veracruz.— El crimen organizado que opera en Veracruz dio esta semana otra muestra de su capacidad para generar violencia, con el asesinato de 28 personas en un bar del municipio de Coatzacoalcos apenas horas después de que el gobernador, Cuitláhuac García, anunciara una nueva estrategia de seguridad para el estado.

La masacre en el centro nocturno ocurrió la noche del martes 27 de agosto, cuando un grupo armado disparó contra el establecimiento, cerró los accesos y le prendió fuego. Por la mañana, el jefe del Poder Ejecutivo estatal, de Morena, había informado que, tras reunirse con instancias federales y estatales, se determinó atacar la inseguridad dividiendo el mando único y ubicando un comandante para la zona sur y otro para la norte.

Hace apenas unos meses, en abril, otra masacre atrajo la atención nacional. Entonces, se trató del ataque a una fiesta privada en Minatitlán, a raíz del cual fallecieron 13 personas, entre ellas, un bebé.

Publicidad
La violencia que sufre México y los planes para combatirla|#QueAlguienMeExplique

García esa vez recibió el apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador, también militante de Morena, cuyo gobierno envió a la Guardia Nacional a Minatitlán. Sin embargo, las actividades del crimen organizado se han mantenido en todo el estado, igual que los altos niveles de violencia.

Lee: Minatitlán, un reflejo del deterioro de la seguridad pública

Si bien actores sociales y analistas reconocen que la delincuencia y la inseguridad son una herencia de administraciones pasadas, advierten que ahora toca a García enfrentar el problema, encontrar soluciones y dar resultados.

Tras el ataque en Coatzacoalcos, sin embargo, el gobernador ha centrado sus mensajes más en criticar al fiscal general de Veracruz, Jorge Winckler —con quien ha mantenido diversos enfrentamientos públicos—, que en explicar qué hará su gobierno para mejorar la seguridad.

Lee: La violencia en Veracruz enciende otra vez el pleito entre gobernador y fiscal

Publicidad

Los asesinatos bajan, la alarma sigue

Entre diciembre de 2018 y julio de este año —es decir, desde que García asumió como gobernador hasta el último corte disponible—, en Veracruz se registraron 1,111 víctimas de homicidio doloso, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Esto representa una baja de 10.18% respecto del mismo periodo comparable, diciembre de 2017 a julio de 2018, cuando hubo 1,237 asesinatos.

Pero a pesar de esa disminución, crímenes como los de Minatitlán y Coatzacoalcos siguen generando alarma entre la ciudadanía y mostrando el poder de la delincuencia organizada.

Ahora, la Fiscalía General del Estado ha atribuido el ataque en Coatzacoalcos a una posible represalia por parte de un grupo delictivo que quería cobrar derecho de piso. En tanto, versiones de prensa señalan que el atentado pudo derivar de una disputa entre células del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y de ‘Los Zetas’.

Minutos después de que la noche del martes se diera a conocer que se había realizado el ataque, el gobierno estatal informó que se había desplegado un férreo operativo de seguridad en el sur del estado. Sin embargo, eso no impidió que horas más tarde, a mediodía del miércoles, ocurriera una balacera cerca de una plaza comercial de Coatzacoalcos, y que una pareja fuera asesinada afuera de una tortillería en el municipio de Agua Dulce.

Publicidad

La zona sur de Veracruz registró hechos de violencia por parte de grupos delictivos desde mediados de 2008, cuando el priista Fidel Herrera era gobernador. A partir de entonces, la situación comenzó a empeorar. Este año, incluso después de la matanza de Minatitlán —a raíz de la cual se anunció el despliegue de 1,059 elementos de la Guardia Nacional—, al menos seis negocios locales han sido incendiados.

Lee: En Veracruz, identifican a víctimas de Coatzacoalcos; hay 2 extranjeros

Empresarios y analistas urgen a hacer ajustes

Pese a que Coatzacoalcos y localidades vecinas son patrulladas por más elementos de seguridad, esto todavía no se traduce en resultados y en mejores condiciones de vida para los habitantes.

Roberto Morales, analista político, consideró que el municipio, antes caracterizado por la prosperidad económica derivada de la industria petrolera, ahora es una de las zonas más afectadas por el crimen organizado.

“En el caso de Coatzacoalcos, lo pienso como una presa moribunda y sanguinolenta, me parece una imagen terrible, es una presa que está en manos de la delincuencia organizada. De sus empresas, muchas han cerrado sus puertas, una plaza comercial completa ya prácticamente desapareció porque los negocios cerraron”, dijo a Expansión Política.

De acuerdo con Morales, ese escenario también se observa en municipios aledaños como Minatitlán, Cosoleacaque, Agua Dulce y Las Choapas, lo que considera refleja la escasa eficacia de las estrategias lanzadas desde la Federación y el estado.

“Hay un clima de temor por toda esta violencia, la gente definitivamente tiene miedo (...) Aquí se ve frustración, decepción, desesperanza, porque los nuevos gobiernos no están respondiendo ante el clima de inseguridad”, agregó, y llamó a ajustar las medidas de seguridad ejecutadas en la entidad.

Desde el sector empresarial, uno de los más afectados por la inseguridad, el reclamo es similar.

Líderes de la iniciativa privada como Armando Carvallo, de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Coatzacoalcos, llaman a todos los niveles de gobierno y a la sociedad a hacer un frente contra la delincuencia, en el que todos colaboren y se dejen de lado las luchas políticas.

“Más que fuerza se requiere una labor de inteligencia. Urge un llamado al más alto nivel, al presidente de la República, al secretario de Seguridad Pública del país, a que nos volteen a ver, que se ponga atención a esta situación tan delicada, yo diría que a los tres niveles de gobierno, es momento de trabajar juntos”, manifestó.

“Lo hemos dicho en su oportunidad, en la fiscalía (estatal) se habla de muchas detenciones, pero hay pocos procesados, un porcentaje verdaderamente alarmante lo que se logra procesar, muy cercano a cero (...) Por lo menos deberíamos tener una retroalimentación, ver qué está fallando quizá en la parte que hace la detención, y cómo podemos ir incrementando el índice de procesados”, concluyó el líder empresarial.

Hasta la noche del jueves, aún no había detenidos por el crimen en Coatzacoalcos.

#Crono|¿Cuál es el país de América Latina con más incidentes por balas perdidas?

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad