Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La pandemia de COVID-19 'apaga la luz' de 80% de los antros y bares de la CDMX

La Asociación Mexicana de Bares, Discotecas y Centros Nocturnos estima que, tras 15 meses sin que el sector haya podido operar, ocho de cada 10 lugares han cerrado y se han perdido 200,000 empleos.
sáb 03 julio 2021 07:01 AM
Interior de un bar que no ha podido reabrir sus puertas debido a la pandemia de Covid-19.
Empresarios del ramo plantean a las autoridades un protocolo para reabrir, que incluye acceso con reservación, suspensión de pistas de baile y aforos limitados.

Antros, bares, salones de baile, cantinas y otros establecimientos de la vida nocturna son los negocios que han permanecido cerrados durante más tiempo por la pandemia de COVID-19 en la Ciudad de México, con 15 meses acumulados de suspensión de actividades.

Ante la prohibición de abrir, 80% de estos lugares ha cerrado de forma permanente y el sector tiene pérdidas estimadas en 100,000 millones de pesos, según advierte la Asociación Mexicana de Bares, Discotecas y Centros Nocturnos (Ambadic).

"Al día de hoy, tenemos poco más del 80% de los lugares que estaban establecidos antes de la pandemia que ya han cerrado, traspasado, entregado los locales o que ya al día de hoy no funcionan", dice Helkin Aguilar Cárdenas, presidente de la organización, en entrevista con Expansión Política.

Publicidad

"Poco menos del 20% que aún sobreviven están en una situación muy precaria. Han logrado mantenerse a partir de créditos, préstamos para no tener que desalojar los locales o mantener su plantilla laboral con el salario mínimo", detalla el representante.

Mientras cines, teatros y hoteles han reabierto sus puertas con medidas para reducir el riesgo de contagios e incluso los estadios realizan partidos de futbol con el 50% de aforo, los negocios de la vida nocturna se han quedado atrás en el plan de reactivación económica de la capital del país.

De la mano de los cierres de establecimientos y las pérdidas económicas, esto ha provocado la desaparición de alrededor de 200,000 empleos directos e indirectos en la CDMX, ligados a los alrededor de 2,600 establecimientos que existían antes de la pandemia de COVID-19.

Aguilar Cárdenas explica que, después de tres meses de silencio, hace una semana se reanudó el diálogo con el Gobierno de la Ciudad de México a través de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), y en los próximos días se presentará una propuesta de protocolo para la reapertura ante las autoridades de salud, para someterlo a su valoración.

Publicidad

¿Qué medidas se proponen?

El sector plantea las siguientes acciones para poder reabrir:

  • Sanitización de espacios constante.
  • Aforo reducido al 50%.
  • Horario limitado hasta la 1:30 AM.
  • Acceso con reservación y registro a la entrada.
  • Quitar cadenas de acceso para evitar aglomeraciones.
  • Eliminar temporalmente las pistas de baile.
  • Se suspendería el servicio en barra, solo se llevarían bebidas a mesa.
  • Señalización y uso de cubrebocas.

Incluso, se ha planteado la posibilidad de que los clientes presenten su comprobante de vacunación o de prueba negativa de COVID-19 a la entrada de los establecimientos.

El presidente de Ambadic señala que uno de los efectos del cierre ha sido el crecimiento del negocio de las fiestas clandestinas, que se realizan con pocas o nulas medidas ante el COVID-19 y en espacios que no cumplen con los requisitos de protección civil.

"En octubre teníamos un registro que hicimos, donde en la Ciudad de México estábamos teniendo entre 10 y 12 fiestas por fin de semana; ahora estamos llegando a entre 60 y 70 fiestas por fin de semana en bodegas, casas, terrenos, almacenes y albercas", detalla.

Publicidad

El programa ReAbre, lanzado por el gobierno capitalino para dar la opción a estos establecimientos de recibir clientes si se adaptan a funcionar como restaurantes, no tuvo un impacto sobre su recuperación o supervivencia, afirma el empresario.

"Es una buena idea, pero una pésima adaptación a la vida nocturna. Un bar no nace como un restaurante, pensar en que un lugar pudiera invertir en meter cocinas y cambiar mobiliario después de cinco meses cerrado para funcionar como otro giro resultó inviable", señala.

El llamado es a ya no retrasar más la reapertura. Sigue creciendo la clandestinidad, siguen abriendo lugares a horarios nocturnos, están autorizando a otros giros ampliar aforos y demás".
Helkin Aguilar Cárdenas, presidente de la Asociación Mexicana de Bares, Discotecas y Centros Nocturnos

Con la posición de la jefa de gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, sobre no cerrar de nuevo actividades económicas en la ciudad pese al regreso a semáforo amarillo, el representante de los empresarios de antros y bares advierte que es urgente su reapertura.

"Después de 15 meses, hay una necesidad de atención y de urgencia, de meterle celeridad para poder salvar las fuentes de empleo que quedan", sostiene.

Publicidad
Publicidad