Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Campañas en Iztapalapa: entre promesas de agua potable e inundaciones

Durante las campañas, los candidatos han prometido soluciones a la escasez del líquido, sin embargo, la alcaldía padece también inundaciones por las lluvias; los especialistas piden enfoque climático.
jue 27 mayo 2021 11:59 PM
alcaldia-iztapalapa-agua-pipas.jpeg
El suministro de agua potable en Iztapalapa no es un asunto de contingencia, sino un reparto cotidiano.

Atender el problema de la escasez del agua es la propuesta que se repite en los discursos de los candidatos que compiten por gobernar Iztapalapa, donde alrededor de 400,000 de sus 1.8 millones de habitantes reciben agua por tandeo.

El Valle de México atraviesa por una de las sequías más graves en los últimos 25 años, según ha reconocido el Gobierno capitalino.

Publicidad

De acuerdo con el estudio “La gestión del agua potable en la Ciudad de México: los retos hídricos de la CDMX, gobernanza y sustentabilidad”, realizado por el Instituto Nacional de Administración Pública y el Instituto de Investigaciones Parlamentarias, la alcaldía requiere un abasto de 6,000 litros de agua por segundo, pero sólo recibe 4,000.

Los aspirantes a la alcaldía han planteado propuestas desde terminar la construcción del acuaférico –actualmente de 31 kilómetros al norte de la capital– como lo planteó Jazmín Teresa Curiel, de la alianza Va por la CDMX, o el rastreo y vigilancia en el reparto de pipas, como lo propone David Santiago, de Movimiento Ciudadano.

Mientras las propuestas que se repiten entre los aspirantes son la instalación de equipos de recolección de agua de lluvia en casas y escuelas.

“No hay que engañar a la población: las alcaldías no contamos con atribuciones para traer más agua”, reconoció la alcaldesa en busca de la reelección, Clara Brugada, durante el debate organizado por el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM).

La alcaldía ha instalado 17 módulos en los puntos de mayor escasez a donde los habitantes pueden acudir a solicitar una pipa, además de habilitar y teléfonos de atención para que los habitantes ante la falta del líquido.

Por el extremo contrario, a Iztapalapa también le sobra el agua, pues apenas el 12 de mayo sufrió inundaciones y encharcamientos que afectaron 140 viviendas en colonias como Santa Martha, Ermita Zaragoza, San Miguel Teotongo, Santiago Acahualtepec, Apolocalco, Santa María Aztahuacan y La Colmena.

Padre cruza con su niña en pecho, una de las zonas más afectadas por las lluvias.
Las inundaciones del 12 de mayo afectaron también la Calzada Ignacio Zaragoza, provocando que cientos de personas quedaran varadas entre el agua y la suspensión del servicio de la Línea A del Metro.

Publicidad

Aunque parece una contradicción que una alcaldía que vive con una sed constante sufra a la par de inundaciones, ambos son efectos del cambio climático, según considera Carlos Samayoa, coordinador de Ciudades Sustentables en Greenpeace México.

“La crisis del agua es una parte de la crisis climática. El cambio climático va asociado a una cuestión de no poder predecir con mucha exactitud los fenómenos meteorológicos que se avecinan porque estamos alterando ciclos como el del agua, por ejemplo”, dice en entrevista con Expansión Política.

Uno de los principales problemas es que las lluvias no han sido suficientes para permitir la recuperación de los niveles de las presas del Sistema Cutzamala que se mantienen al 39.2% de su capacidad, pero tampoco se infiltran en el subsuelo de la Ciudad de México.

“Las aguas pluviales se siguen mezclando con las aguas del drenaje, tenemos un doble problema. En primer lugar estamos desaprovechando el agua de la lluvia que podría usarse con un proceso muy simple en abastecer las necesidades de muchos hogares.

“En segundo lugar estamos saturando la capacidad de los drenajes. Cuando sobrepasamos la capacidad del drenaje de la ciudad el agua no tiene a dónde más ir que a las calles y a las casas”, detalla Samayoa.

Para el representante de Greenpeace, más allá de instalar sistemas de captación para domicilios particulares, lo que ayudaría a aprovechar el agua de lluvia sería contar con infraestructura a gran escala en la ciudad.

Publicidad

José Antonio Benjamín Ordoñez, profesor e investigador del Tec de Monterrey, explica que al ser el Valle de México una cuenca, el agua tiende a permanecer en ella y su urbanización es lo que ha generado un desequilibrio.

“Por capricho, quisimos hacerla un área urbana y mandamos toda el agua a ríos para sacar toda el agua posible. Esa contradicción no es de la naturaleza sino de la labor humana y nuestra necedad por no entender ni respetar a la naturaleza”, considera.

El especialista en energía y cambio climático sostiene que Iztapalapa tiene un fuerte peso político al ser la alcaldía más poblada, sin embargo, los candidatos y gobernantes se han enfocado en propuestas de obras de drenaje y tubería así como acciones a pequeña escala, sin un enfoque ambiental multidisciplinario.

“Toman los títulos de alguna propuesta de agua agenda, no conocen bien a bien el contenido ni las estrategias que se proponen. Por ejemplo el acuaférico, pero no vemos que se dé tratamiento a las aguas residuales que es mucho más importante”, comenta.

Benjamín Ordoñez advierte que de no aplicarse soluciones como la recuperación de bosques circundantes, rehabilitación de áreas verdes y creación de zonas de absorción de agua, hay un riesgo de que el Sistema Cutzamala colapse pronto.

“Si los niveles de las presas siguen bajando tenemos reserva para un año y si en año y medio no se compone la situación vamos a empezar a colapsar”, señala.

Publicidad
Publicidad