Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#Testimonios | Tres años de batalla acercan a damnificados del 19S a sus hogares

El paso de dos gobiernos en la CDMX aún no ha devuelto los hogares Leticia y Trinidad, que ven la luz cerca, pero no quitan el dedo del renglón.
sáb 19 septiembre 2020 11:59 PM

La última vez que Leticia Rosales vivió en su departamento en el piso 12, podía ver por el espacio entre los muros el vacío hacia la calle, pues el edificio Osa Mayor había quedado prácticamente partido en dos tras el sismo del 19 de septiembre de 2017.

Para ella y sus vecinos el miedo llegó días antes, con el primer temblor ocurrido la noche del 8 de septiembre, cuando vieron quebrar las escaleras y los muros, pero aún pensaban que la construcción de 60 metros de altura y casi 50 años de antigüedad.

Publicidad

Aún así, varios habitantes decidieron permanecer en sus departamentos mientras otros durmieron en un campamento en la calle Doctor Lucio, colonia Doctores, hasta que el segundo sismo de 7.1 grados dejó claro el peligro de que se cayera la construcción.

“De repente de un día para otro nos quedamos sin casa. Empieza la lucha, a visitar autoridades, a tocar puertas y que fueran sensibles con nosotros lo que estábamos viviendo”, cuenta en entrevista con Expansión Política.

A tres años del sismo que los obligó a salir definitivamente, el edificio se encuentra de nuevo en pie y Leticia espera el momento en que le permitan regresar a su hogar.

Los damnificados de Osa Mayor primero tuvieron que pelear para que se demolieran su edificio aún en la administración de Miguel Ángel Mancera; después el Instituto de Vivienda (INVI) tomó el proyecto pero a diferencia de la mayoría de los damnificados que no pagarán la reconstrucción de sus viviendas, en los edificios de la Unidad Morelos los habitantes recibieron un crédito.

Adriana Lemus, administradora y damnificada de Osa Mayor, señala que uno de los mayores retos ha sido enfrentarse a la burocracia gubernamental.

Aquí los propietarios sí aceptaron la redensificación de su edificio para evitar la deuda al cubrir el costo de la reconstrucción con la venta de los departamentos excedentes.

Publicidad
Screen Shot 2020-09-18 at 3.35.08 PM.png
El edificio de Osa Mayor elevó sus pisos para solventar los gastos de reconstrucción.

Sin embargo, la decisión de poner acero en toda la estructura del edificio para hacerlo más seguro ante el próximo sismo también significó un incremento en el costo.

“Nuestro siguiente paso está con la duda de ‘voy a entrar pero por cuánto me voy a embarcar’, porque a nosotros sí nos van a cobrar”, señala Adriana.

“El gobierno nos va a poner 65 metros cuadrados y nosotros vamos a pagar 35 porque los departamentos son de 100 metros. En eso estamos, hasta la fecha no nos han dicho cuánto vamos a pagar”, explica Leticia.

Las vecinas que antes no se conocían ahora se han convertido en aliadas y enfrentan la incertidumbre juntas. La unión entre habitantes, compartir un propósito con quien vive al lado, es una de las lecciones del 19S, considera Adriana.

Screen Shot 2020-09-18 at 3.36.37 PM.png
Regresar al hogar implicará el reto de pagar el hogar que el sismo dañó.

“El sismo nos dio la oportunidad de conocernos, de saber que organizándonos, aunque muchas veces no estemos de acuerdo, se pueden lograr muchas cosas”, comenta.

Mientras Leticia recuerda como si fuera ayer los días posteriores al 19 de septiembre hace tres años, cuando durmió por primera vez en la calle y de pronto voluntarios y personas llegaron a apoyarlos con comida caliente, cobijas y despensas. Para ella, la solidaridad es una fuerza que crece y un día regresa.

“Mi mamá tenía una panificadora que se llamaba La Ideal en Benjamín Franklin, cuando vino el temblor del 85 ellos no obtuvieron ganancias, fue de repartir bolillos, teleras a todos los que iban en motos, voluntarios, en carros, mi mamá daba los costales de bolillo.

“Quién iba a imaginar que su hija iba a estar en esas circunstancias, iba a recibir lo que ella dio”, cuenta Leticia.

Publicidad

A unos dos kilómetros, Trinidad Godínez recorre los pisos del edificio de Ámsterdam 27 en la colonia Hipódromo, que se encuentra en proceso de rehabilitación tras el 19S.

A diferencia de los damnificados de Osa Mayor, Trinidad y sus vecinos se opusieron a la redensificación al tener que incrementar un 35% la altura de la construcción así como el aumento en costos como el mantenimiento y servicios. En su lugar, decidieron que el edificio fuera reparado y reforzado.

En Ámsterdam se han colocado 19 toneladas de vigas de acero y sólo falta una tonelada más, comenta uno de los encargados de la obra. Ante esto la Comisión de Reconstrucción, encabezada por César Cravioto, advirtió que el costo de la obra subió y no será posible incluir servicios y acabados en los departamentos.

“Llevamos ya tres años, diferentes administraciones, diferentes comisionados para la reconstrucción y ninguno ha estado a la altura. Todos ponen pretextos, todos nos dicen ‘pues es que no tienes derecho con trabajos, vamos a dejar el edificio estructuralmente bien y hasta ahí te conformas porque no vamos a dar más’.

0-2.png
El hogar de Trinidad aún está en obra, pero confía en regresar en próximos meses.

“Nosotros en la primera administración de (José Ramón) Amieva (suplente de Mancera) ganamos los recursos para la seguridad estructural y para la habitabilidad completa. Ahora lo que nos está haciendo Cravioto es rasurarnos a todos, dejarnos sin habitabilidad”, sostiene.

Tres años después, Trinidad recorre su departamento vacío que se encuentra en obra. Ahí está aún su librero y su closet, en el espacio que ocupaba su sala donde le gustaba leer y observar la lluvia desde la ventana junto a su perro.

Espera que el próximo año pueda regresar, sin embargo aún no hay una fecha segura para la entrega del edificio.

Trinidad es integrante de la organización Damnificados Unidos, que ha presionado al gobierno capitalino para la reconstrucción de edificios y viviendas dañadas tras el sismo.

Ahora como organización también piden que la Ley de Reconstrucción Integral de la Ciudad de México quede como legado del 19S, para asegurar que si alguien pierde su hogar en el próximo sismo, el Gobierno se encargue de restituirlos.

“Queremos que quede para todos los damnificados en adelante, lo que quieren hacer ahora es decir que esa ley es sólo para los damnificados del 2017. Si ya batallamos tanto estos tres años para que el gobierno se haga responsable.

“Ante esta emergencia tuvimos que aprender lo que son nuestros derechos y no los vamos a dejar perder”, afirma.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad