Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

No nos está matando el COVID-19 sino la violencia vial, reclaman repartidores

Al menos seis repartidores han muerto y 42 han resultado lesionados entre abril y julio en la capital, de acuerdo con el colectivo Ni Un Repartidor Menos.
sáb 01 agosto 2020 06:45 AM
Decenas de repartidores se manifestaron en la explanada del Monumento a la Revolución como parte del paro nacional que organizó el movimiento “Ni un repartidor menos”.
“Ni un repartidor menos”, la consigna de los trabajadores que transportan nuestros alimentos ante los riesgos a los que se exponen.

César Arvizu murió al ser embestido por una camioneta en la esquina de Río Frío y Rojo Gómez el 27 de mayo, cuando se dirigía en su motocilceta a recoger un pedido que tomó a través de Didi.

Su hermana, Reyna Arvizu, salió corriendo para ayudar a su hermano desde su trabajo como vendedora de Movistar en un Elektra de Ixtapaluca, Estado de México. Esa misma tarde perdió tanto a César como su empleo.

Publicidad

“Cuando iba en camino me avisaron que ya lo tenían en el MP, que debía ir a reconocer el cuerpo. En el MP no me encararon con la persona que lo atropelló y a esta persona la dejaron libre.

“Trabajaba en Movistar y me dieron de baja porque me tuve que salir del trabajo. No me dieron permiso (de ausentarme) pero es mi familia, no me interesó si me iban a correr o no”, cuenta.

Para Reyna no había motivo para pelear: otros repartidores le advirtieron que la empresa no se haría responsable y los dos celulares con los que trabajaba su hermano “desaparecieron” tras el incidente, por lo cual no tenía forma de comprobar que se encontraba activo en Didi ni en Rappi, la otra aplicación en la que trabajaba a la par.

“No nos dejaron ninguna forma que comprobar que sí estaba trabajando, de hecho al acababa de entregar un pedido, por eso estaba ahí.

“Nada de eso nos lo va a regresar. A mí no me van a regresar a mi hermano, a la nena no le van a regresar a su padre”, afirma Reyna, al referirse a la niña de 10 años que César dejó tras de sí.

Publicidad

Cuando un repartidor sufre un accidente, un robo o muere se encuentra prácticamente solo, señala Saúl Gómez, fundador de Ni Un Repartidor Menos, que tiene registro de al menos seis repartidores fallecidos y otros 42 lesionados en incidentes viales tan solo entre abril y julio de este año. "No tenemos información de algún compañero que haya muerto por COVID, sí tenemos en esta contingencia a seis compañeros muertos por la violencia vial, eso es lo que nos está matando".

“Es una situación muy difícil porque las familias quedan desamparadas, muchos no saben qué hacer o cómo actuar, otros prefieren dejarlo por la paz y ser ellos quienes lleven esta carga.

Queremos encontrar la forma en que las personas puedan ser más empáticas con nosotros. ‘En tu pedido va mi vida’ es una frase que lo dice todo”.
Saúl Gómez, fundador de Ni Un Repartidor Menos.

Aunque aplicaciones como Didi Food y Uber Eats cuentan con seguros para los repartidores, es una pelea para los repartidores y sus familias el lograr que se hagan válidos, comenta el activista.

En México, Brasil y otros países repartidores de apps han realizado protestas y paros para que las empresas los reconozcan como trabajadores y con ello ganar derechos como el seguro social.

“Si te dice cómo hacer las cosas y te paga por ello, es tu patrón. Necesitamos que ellos reconozcan que son nuestros empleadores y vamos a ver cómo hacemos que poco a poco esto se pueda lograr", sostiene Gómez.

Publicidad

El diputado local Eduardo Santillan, de Morena, advierte que es necesario aclarar el vacío legal de este tipo de trabajos donde al no haber una relación laboral reconocida, los repartidores se exponen sin protección no sólo al contagio de COVID-19 sino a los incidentes de tránsito.

"No se consideran como trabajadores de las plataformas y a partir de ello realizan una actividad que implica un riesgo muy importante, dice Santillán.

No tienen una relación laboral, no tienen una seguridad social, no tienen acceso a un riesgo de trabajo ni a condiciones de seguridad para el desempeño de sus funciones y hay una absoluta falta de vinculación de las empresas".
Eduardo Santillán, diputado de Morena.

El autódromo de México pasa del Vive Latino y la F1 a ser autocine

El diputado tiene claro es que necesario prohibir los tiempos de entrega mínimos para reducir la velocidad y los riesgos que toman los repartidores. Sin embargo para legislar sobre las condiciones de trabajo primero el Congreso capitalino tendrá que definir si los repartidores de apps se consideran como empleados -y por tanto deben ser reconocidos por las empresas- o se definen como trabajadores no asalariados.

"Sería difícil considerarlas no asalariadas en el sentido de que ellos pueden recibir una propina o no, pero hay una empresa que hace un cobro por la prestación del servicio y al mismo tiempo hace un pago por el servicio.

"Desde mi punto de vista hay una relación subordinada que implica por tanto una relación de carácter laboral, pero también tendríamos que analizar si se trata de un trabajo no asalariado", señala.

El legislador adelanta que organizará foros en el Congreso donde invitará a las apps, organizaciones de repartidores y expertos en derecho laboral para adaptar la legislación a las nuevas formas de empleo.

Si no nos mata el bicho nos mata un vocho o una persona que crea que su prisa vale más que nuestra vida".
Saúl Gómez, fundador de Ni Un Repartidor Menos.

¿Qué dicen las aplicaciones?

Los repartidores de Didi Food cuentan con un seguro que los cubre durante una entrega y hasta 30 minutos después, explica en entrevista Andrea Vidales gerente de comunicación de la empresa.

"Diseñamos un esquema de seguros junto con Chubb y Risco que protegen y brindan tranquilidad a los socios repartidores durante las entregas", comenta.

El seguro cubre responsabilidad civil a terceros, gastos médicos, muerte accidental, invalidez total y permanente. Y que en caso de algún problema también brindan asesorías, señala la representante de la aplicación.

Antes de la pandemia de COVID-19,Vidales dice que se repartieron guías de prevención de riesgos para los repartidores en bicicleta y motocicleta. Afirma que ha apoyado a 50 socios repartidores en la epidemia, entre personas vulnerables – de la tercera edad, con comorbilidades (diabetes, hipertensión)– y sospechosos o contagiados de COVID-19, de estas últimas no detalló más.

Para Didi Food la naturaleza de la relación entre la empresa y los "socios repartidores" es clara.

La relación con los socios repartidores sí es completamente independiente, ellos son dueños de su propio tiempo y deciden cuándo conectarse, nosotros no les obligamos a absolutamente nada".
Andrea Vidales, gerente de comunicación de Didi Food.

Por su parte Uber Eats respondió que los repartidores cuentan con seguro durante los pedidos y también la aplicación tiene un botón de emergencia con el cual se enlaza al 911.

"Todos los viajes realizados con el uso de la aplicación de Uber Eats en México, independientemente del modo de transporte, están asegurados sin costo adicional para los socios repartidores. El programa cubre incidentes que involucran muerte o lesiones del socio repartidor, así como muerte, lesiones y daños a terceros", respondió la empresa en un comunicado.

Sobre el proceso para pagar un seguro, señaló que cuenta con procesos y equipos especializados para que, en caso de que ocurra un incidente durante un viaje de entrega, puedan responder ágilmente a los reportes dentro de la aplicación y asegurarse de que la compañía de seguros haya hecho el contacto con respecto a la cobertura, entre otras acciones.

Respecto a la capacitación apuntó que ha colaborado con OSC e instituciones nacionales de salud enfocadas en la seguridad vial para desarrollar contenido dedicado a los socios repartidores que incluye recomendaciones sobre respuesta de primeros auxilios, ciclismo urbano, prevención de accidentes y equipos de seguridad.

Sobre contagios o decesos por coronavirus entre su personal, Uber omitió la respuesta.

Se buscó a Rappi, Cornershop y Sin Delantal para este reportaje, sin embargo hasta el cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad