Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El Gobierno de la CDMX prohíbe los puestos de tianguis que no sean de alimentos

La medida, derivada de la emergencia por el COVID-19, entró en vigor este miércoles. Hasta el fin de semana pasado, tianguis emblemáticos seguían operando, aunque con menos gente de lo usual.
jue 02 abril 2020 06:10 AM
Tianguis
En los tianguis de la CDMX suelen reunirse decenas o incluso cientos de personas. Recientemente, el gobierno capitalino señaló que, como medida de precaución contra el COVID-19, las reuniones públicas o privadas no deben convocar a más de 25 ciudadanos.

A la Ciudad de México llegó una restricción más por causa de la emergencia sanitaria derivada del brote de coronavirus COVID-19 y, esta vez, la medida está dirigida a los tianguis que se instalan en las calles de la capital del país.

Desde este miércoles, los puestos que integran los más de 1,400 mercados sobre ruedas que hay en la CDMX solamente podrán instalarse si lo que venden son alimentos y, además, los tendrán que preparar para llevar.

“Los tianguis tienen que cerrar todo tipo de ventas, menos alimentos”, dijo en entrevista el secretario de Desarrollo Económico de la capital mexicana, Fadlala Akabani.

Publicidad

El funcionario capitalino subrayó que esta decisión está vigente para las 16 alcaldías, a las cuales el gobierno central ya mandó los oficios correspondientes para que apliquen la medida.

“Es una instrucción de la jefa de gobierno (Claudia Sheinbaum)”, señaló Akabani, quien argumentó que la idea también es homologar las medidas contra el coronavirus en todas las demarcaciones.

En el caso de los 329 mercados públicos establecidos en la Ciudad de México, esta medida no se aplicará, pues ahí sí podrán estar abiertos los locales de todos los giros.

La determinación de prohibir que los puestos que venden aparatos, muebles, tenis o ropa en los tianguis se instalen durante esta contingencia es parte de la estrategia del gobierno capitalino para evitar aglomeraciones y prevenir contagios.

Hasta la noche de este miércoles, en todo el país había 1,378 casos confirmados de coronavirus , 3,827 casos sospechosos y 37 fallecimientos.

Fadlala Akabani
Fadlala Akabani es el actual secretario de Desarrollo Económico de la administración de Claudia Sheinbaum. Llegó al cargo en sustitución de José Luis Beato.

Publicidad

La contingencia sanitaria recorre Tepito

Apenas el sábado pasado, el ambiente en Tepito era como el de un lunes, pues en los pasillos formados por los puestos había más vendedores que personas comprando.

Las calles estaban tan poco transitadas que jóvenes en motonetas podían acelerar en los corredores, esquivando a los pocos clientes.

En este tianguis en la alcaldía Cuauhtémoc, que se despliega sobre Eje 1 Norte y calles interiores, habitualmente se ofrecen camisas, playeras, discos y películas piratas, entre otros productos, pero la contingencia ya había empezado a pegar en el flujo del lugar.

“Ha estado bien tranquilo, la gente ya no quiere salir, pero uno viene a ver qué es lo que sale. Aunque sea poquito vender algo, sobre todo porque están diciendo que a partir de la próxima semana ya nos van a quitar”, dijo un vendedor de la calle Aztecas.

El sábado, mientras algunos levantaban sus productos más temprano de lo normal, unos cuantos comerciantes buscaban usar la epidemia a su favor, ofreciendo —junto a su mercancía regular— botellas de uno y dos litros de gel con alcohol, así como cubrebocas estilizados con llamas, cráneos o barbas estampadas.

Conoce más: Estado por estado, estas son las medidas que se han tomado contra el COVID-19

Publicidad

Los únicos puestos de Tepito que no resentían la contingencia eran los de chelerías, que congregaban a entre 20 y 70 personas cada uno, con música y cerveza corriendo y rompiendo con la quietud del resto del tianguis.

La “sana distancia” se olvida en San Felipe

En otro tianguis emblemático de la CDMX, el de San Felipe de Jesús, en la Gustavo A. Madero, el domingo pasado se pudo observar una afluencia importante de personas.

Considerado uno de los mercados sobre ruedas más grandes de su tipo en América Latina, en este lugar —donde lo mismo se puede comprar alimento que ropa de paca— la pandemia del COVID-19 era una presencia que se materializaba en los cubrebocas que lucían tanto los vendedores de garnachas como los clientes que recorrían los puestos, dejando de lado la “sana distancia” que las autoridades piden guardar.

En un recorrido, se pudo constatar que la afluencia, si bien no llegaba a los niveles de otros días, sí iba en contra de las medidas impulsadas para evitar los contagios.

“Esos huecos es porque no se pusieron algunos por las ventas, las ventas han bajado mucho”, comentó un vendedor de lentes al ser cuestionado sobre los vacíos dejados por algunos comerciantes, algo notorio en la avenida Villa de Ayala.

“Es que ellos venden trajes y zapatos medio caros, y pues la gente no anda para comprar eso”, añadió el comerciante.

COVID-19: ¿Qué debo hacer (y qué no) si un vecino se contagia?

No obstante, la mayoría de los tianguistas optó por acudir a su cita semanal, adecuándose a la contingencia usando cubrebocas, guantes o despachadores de gel antibacterial.

De hecho, algunos comerciantes vieron una oportunidad de negocio y decidieron ofrecer alcohol en gel, en presentaciones que iban del medio litro al litro, con precios de entre 30 y 100 pesos, aunque muchas de estas botellas no tenían marca ni daban más detalles sobre las características del producto.

“Es que los mexicanos tenemos mejores anticuerpos”, decía un vendedor a otro.

El domingo pasado, el coronavirus era un asunto común entre tianguistas y compradores, pero no así la “sana distancia”. En una esquina, un grupo de 15 personas pasaba la tarde reunido en un pequeño espacio, mientras unos metros más adelante, cerca de avenida Gran Canal, dos mujeres abrían caguamas para vaciar la cerveza en vasos y prepararse micheladas.

Cuestionado sobre las medidas dispuestas por la GAM, un trabajador de la alcaldía —quien pidió no ser identificado— dijo que hasta ese momento los funcionarios no habían recibido órdenes por parte del alcalde Francisco Chíguil en el sentido de vaya a haber restricciones en estos lugares.

El funcionario local comentó también que se les había pedido vigilar que en los puestos de comida los vendedores usen cubrebocas, delantal y cofias o redes para el cabello, además de que ofrezcan gel antibacterial para su clientela.

Hasta el pasado domingo, funcionarios y vendedores señalaban desconocer si se suspenderían las actividades en el tianguis por causa del brote de coronavirus, aunque este miércoles se dio a conocer que líderes de tianguistas de La Raza y San Felipe acordaron con la GAM parar sus actividades el domingo 5 de abril, por única ocasión, para regresar el día 12.

Según las nuevas disposiciones de la CDMX, ese día solo podrán instalarse los comerciantes de alimentos. Los demás tendrán que esperar a que pase la contingencia por el COVID-19.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad