Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Siete retos urgentes para la próxima Presidenta de México

El país vive un momento histórico al elegir a una mujer como Presidenta; sin embargo, los retos en materia de género a los que se enfrentará son puntuales y urgentes.
mar 04 junio 2024 07:50 AM
retos-urgentes-presidenta.jpg
La virtual ganadora de la elección presidencial, Claudia Sheinbaum, deberá atender la agenda de género, donde uno de los temas urgentes es la violencia en contra de las mujeres.

Por primera vez en la historia de México, tenemos una mujer como Presidenta, pero la pregunta que muchas mujeres nos hacemos es: ¿nuestros sueños se reflejan en las urnas? Hasta el cuarto trimestre de 2023, las mujeres representaban el 40.4% de la población económicamente activa de México, lo que se traduce en 24.7 millones de ellas, mientras que los hombres representaban 36.2 millones.

"No llego sola, llegamos todas", ha dicho Claudia Sheinbam, al celebrar el triunfo que le da su lugar en la historia como la primera mujer que encabezará el Ejecutivo Federal, luego de arrasar con la votación en la carrera presidencial.

En Expansión seleccionamos algunos temas que consideramos urgentes con los que se enfrentará esta gestión; tanto en materia de género como de economía y los pusimos bajo la mirada de nuestras editoras:

Publicidad

Desigualdad y discriminación latentes


Por: Milagros Oreja

Ser o no ser: hombre o mujer, blanca o morena, con alguna discapacidad o sin ella, joven o adulta, heterosexual u homosexual. La lista sigue. Hoy, las oportunidades de éxito personal o profesional en México no están vinculadas a las capacidades, sino al género, la apariencia física, la edad, el origen y las preferencias sexuales de las personas, a lo que se ve superficialmente de ellas.

El ámbito laboral es uno de los principales escenarios donde las mujeres enfrentan discriminación. Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo de 2022, 40% siente que su género define tanto sus salarios como sus oportunidades de ascenso.

El rechazo se profundiza cuantas más intersecciones se atraviesan: el 60% de quienes forman parte de la comunidad LGTB reportaron haber enfrentado discriminación en el trabajo, y el 40% de ellas alegan haber sido despedidas o no contratadas debido a su orientación sexual o identidad de género. Además, el 70% de quienes tienen alguna discapacidad sufrió marginación en las escuelas y eso, además, afectó profundamente sus oportunidades laborales, según la encuesta Nacional sobre Diversidad Sexual y de Género de la Conapred.

La edad y el peso también influyen. El 45% de quienes son mayores de 60 y el 35% que tienen sobrepeso u obesidad también sufren profundas consecuencias sociales, según el Inegi. La cuestión, en medio de este panorama, es recordar que los sesgos son socioculturales y se pueden modificar. Lograrlo será un trabajo colectivo que debe partir del gobierno.

Publicidad

Los derechos reproductivos sin agenda clara


Por: Fernanda Hernández

México tendrá por primera vez una mujer presidenta, pero el aborto, un tema clave para las mujeres, ha sido casi ignorado por la próxima gobernante mexicana durante su campaña.

En 2019, cuando era jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, defendía que las mujeres tienen derecho a acceder a opciones seguras y legales en materia de interrupción del embarazo, además de que no se deberían enfrentar acciones penales por ello. Pero en su discurso rumbo a la presidencia el tema desapareció.

Durante la gestión de Andrés Manuel López Obrador, para quien la legalización del aborto nunca fue una prioridad, el tema avanzó. El 7 de septiembre de 2023, la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional la criminalización del aborto. En 12 de las 32 entidades del país ya es legal la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 12 de gestación. Todos estos son cambios empujados por los colectivos feministas.

La marea verde promete seguir su avance en México, con o sin una mujer al frente del gobierno.

Publicidad

Existe un sistema de cuidados, sin autocuidado femenino


Por: Eréndira Reyes

Todos hemos necesitado de cuidados, y si nos preguntamos quiénes estuvieron para vernos crecer, o se mantuvieron al tanto cuando nos enfermamos, la mayoría de las veces vamos a recordar a nuestras madres, abuelas, hermanas o tías.

Curiosamente, la etimología de cuidar proviene del griego cogitare, que en latín refiere al verbo pensar. Sin embargo, brindar cuidado a alguien ha sido, por milenios, una tarea que miles de mujeres han tenido que cargar, por encima de la opción de estudiar o trabajar.

En 2020, se presentó una reforma para la creación del Sistema Nacional de Cuidados, misma que fue aprobada por la Cámara de Diputados, pero congelada por el Senado. Durante los debates presidenciales se habló de manera superficial del tema, sin ahondar en el presupuesto o la manera en cómo podría ser una realidad.

Esta situación le pega a 28.3 millones de personas de 15 años y más, que brindan cuidados, de acuerdo con los datos más recientes de Inegi. De este segmento, 75.1% son mujeres, ¿cómo cerrar la brecha laboral si no hay oportunidad de salir a estudiar o trabajar? Aunque no es trabajo de un sexenio, es un tema urgente al que se enfrentará esta la nueva presidenta.

Reducción de la pobreza y salarios dignos


Por: Ivet Rodríguez

"Lupita y yo estamos como en una luna de miel", dijo Don Arturo, el administrador de un edificio de condominios en la Ciudad de México. Lupita, una señora de mediana edad que había trabajado como encargada de limpieza en el edificio durante unos cinco años, había reportado recientemente al comité vecinal que se sentía incómoda por la constante vigilancia de Don Arturo, quien le tomaba fotos mientras realizaba su trabajo.

Al ser confrontado por el comité de vecinos del edificio sobre estas quejas, él negó las acusaciones, alegando que probablemente ella había hecho esos comentarios para pedir más dinero, ya que, según él, las mujeres con salarios bajos suelen recurrir a esos argumentos. Además, afirmó que su relación laboral con Lupita era como "una luna de miel".

El resto del comité vecinal, compuesto por cuatro hombres y solo una mujer, apoyó a Don Arturo, un arquitecto retirado. Uno de los miembros, un odontólogo con un consultorio privado, incluso comentó que la mujer que limpiaba su consultorio ganaba 2,000 pesos y nunca se quejaba, mientras que Lupita, ganando el doble, sí lo hacía. Finalmente, Lupita renunció.

Un estudio realizado por la consultora Korn Ferry analizó datos salariales de más de 20 millones de empleados en 110 países y 25,000 organizaciones. Comparó los salarios entre hombres y mujeres en dos contextos laborales: mismo nivel laboral y misma empresa; mismo nivel laboral, misma empresa y misma función. Encontró que los hombres tienden a ocupar roles en funciones y sectores mejor remunerados. Además, en industrias donde las mujeres son mayoría, los hombres ocupan la mayoría de los cargos directivos y de liderazgo.

Por primera vez, una mujer estará en una posición que en México y Norteamérica siempre ha sido ocupada por un hombre: la presidencia. Como máxima jefa de Estado, tendrá la oportunidad -y la responsabilidad histórica- de equilibrar la balanza.

Voto de mujeres para reducir la brecha representativa


Por: Rosalía Lara

Un pie tras otro hemos andado para acercarnos a tener una representación paritaria en el poder político. Y se dice fácil, pero no lo fue. Ahora recuerdo a mi abuela, quien fue de las primeras mujeres en votar (de hecho, el INE la entrevistó en 2020 para el documental “Nuestra voz, nuestro voto: así fue la primera vez que votaron las mujeres mexicanas”) y quien siempre alzó la voz, y es que en la Constitución de 1917 no se otorgó el derecho a votar a las mujeres.

Hace 100 años, en 1924, San Luis Potosí permitió el voto a las mujeres que supieran leer y escribir, pero no fue hasta 1958 que las mujeres votaron por primera vez en una elección presidencial. Desde entonces nos hemos hecho escuchar. En esta jornada se confirmó que las mujeres votan más que los hombres y cómo género hemos ganado representación, no se trata solo de la primera presidenta, también en 4 de los 9 estados en los que se votó por una gubernatura ganó una mujer. En el Congreso vamos más adelantadas y es que ya en 2018 se alcanzó por primera vez la paridad de género.

Estas elecciones muestran que hemos avanzado, pero no podemos detenernos ni aminorar la marcha, y menos en un país con los niveles de desigualdad como México, por ello el reto de la nueva administración será no dar ni un paso atrás en estos hitos alcanzados.

Mujeres en los negocios


Por: Puri Lucena

Tal vez no es el reto más urgente en un país que tiene tantas deudas hacia las mujeres, pero al hablar de su participación en el ámbito económico, una de las prioridades es aumentar su número en los puestos de alta dirección y los consejos de administración.

Las mujeres representan 40% de los puestos en los niveles de entrada en México, según indican datos de McKinsey & Company, pero este porcentaje empieza a bajar a medida que suben la escalera corporativa, hasta quedarse en 10% en puestos de dirección general. Los factores son variados, pero uno pesa particularmente: la edad de la maternidad coincide con el periodo laboral más productivo y no todas las organizaciones tienen políticas de apoyo. Por eso es tan necesario, además del trabajo que deben hacer las empresas, un Sistema Nacional de Cuidados, para que desarrollar una carrera y tener una familia no dependa de tener o no los medios económicos para tercerizar los cuidados.

Según los datos del IMCO, solo 13% de los asientos en los consejos de administración de las empresas en la bolsa en México están ocupados por mujeres, somos el tercer país con el menor porcentaje entre los miembros de la OCDE, por detrás de Estonia y Hungría. El promedio en la organización es de 30%.

Necesitamos más mujeres tomando decisiones y si las empresas no lo hacen, habrá que incentivar a que lo hagan. Hay que perder el miedo a hablar de las cuotas o, de perdida, hay que analizarlo. La Unión Europea ha impulsado una ley para que las empresas que cotizan en bolsa tengan al menos 40% de mujeres sentadas en sus consejos de administración.

Establecer una cuota no significa que a las mujeres les regalen la posición. Hay talento suficiente para tomar decisiones basadas en las capacidades de la persona. Y si no, la solución es tan sencilla como facilitar su preparación.

Tener a mujeres tomando decisiones no solo es importante para las empresas (está demostrado que las más diversas son más rentables), también para la sociedad.

Abrir Palacio Nacional a las mujeres


Por: Mariel Ibarra

Abrir de par de par las puertas de Palacio Nacional es la única opción para comenzar a combatir la violencia en contra de nosotras. Las vallas de acero de dos metros protegiendo la fachada del recinto virreinal no es el camino para escuchar a las miles de mujeres que claman por justicia, que piden respeto a sus cuerpos o que buscan a sus hijas desaparecidas.

10 mujeres en México son asesinadas diariamente de camino al trabajo, a sus escuelas, en sus trabajos, en en su casas... y sucede bajo la normalización de una cifra que de tanto escucharla se nos vuelve costumbre, en un país con 80 homicidios en promedio al día.

Volver a su dimensión real esa cifra a través de poner nombre, rostro, familia y atención a cada caso de violencia, ayudará a combatir el hartazgo o indiferencias de autoridades locales, policías, ministerios públicos que ignoran o entierra estos casos.

Necesitamos que desde Palacio Nacional la frase "No llego sola, llegamos todas", nos abrace con políticas públicas en favor de nosotras y que la indignación de las decenas de mujeres que marchan cada 8 de marzo, con el rostro de su madres, su hija o hermana en un playera pidiendo encontrarla, la vuelva suya y, al llegar frente a su casa, no las ignore y les cierre las puerta. Necesitamos que las escuche e invite a dialogar.

MGID Recomienda

Newsletter

Los hechos que a la sociedad mexicana nos interesan.

Publicidad

Publicidad